Archive for 15 mayo 2017

El origen de Asturica, avalado por el hallazgo de una lápida

Encuentran en Astorga una placa honorífica de un personaje del Imperio Romano que reafirma que la ciudad se constituyó como tal en el siglo I d.C.

Un momento de la presentación del nuevo hallazgo romano.

Fuente: P. Ferrero  |  La Nueva Crónica
15 de mayo de 2017

Una vez más, los restos arqueológicos romanos hacen acto de presencia en Astorga, y una vez más son la huella de esta antigua civilización que dio vida a la conocida Asturica; una ciudad que sigue conociéndose día a día con los nuevos hallazgos que se van encontrando. El último, una lápida honorífica, cabe pensar que de un personaje importante de la época de Tiberio, en la primera mitad del siglo I d.C (entre los años 14 y 37), que ha sido encontrada en un solar de la calle Pío Gullón. La inscripción de la lápida pone de manifiesto que se trata de un tribuno militar de nombre Trebius, apodado comúnmente Nepoti –aunque está incompleta–. Ostentaría también otros cargos militares, así como civiles, destacando el de ‘procuratori’, administrador imperial.

Esta placa conmemorativa, hallada en el ángulo noroccidental del pórtico doble que enmarca un gran espacio público relacionado, en época del campamento de la Legio X Gemina, con el Ara Augusta y en la época del asentamiento urbano con el foro de Asturica, supone un importante avance arqueológico, ya que confirma las hipótesis planteadas de que en esa época, Asturica Augusta no era ya un campamento como lo fue en era de Augusto, sino que ya era un núcleo urbano civil, con todas las construcciones propias de las ciudades romanas.

Las excavaciones están siendo dirigidas por María Luz González y el hallazgo fue presentado el pasado viernes con la participación del delegado territorial de la Junta, Guillermo García, que en su intervención dejó claro que la intención es que en un futuro –tras averiguar más sobre este personaje y realizados los análisis y estudios pertinentes– formen parte del patrimonio de la ciudad y se queden en Astorga.

De campamento a núcleo urbano

Asturica empieza a florecer en época de Tiberio, en el siglo antes mencionado. Por aquel entonces esta civilización era más que consciente de la importancia de este enclave, debido a cercanía con las minas auríferas. Es por ello que Asturica se convierte en el punto de encuentro de grandes personajes de la vida social, jurídica y económica de la Hispania romana, que hicieron de ella una ciudad próspera y de gran riqueza; muestra de la fuerza y el esplendor del Alto Imperio Romano.

Enmarcada dentro de la muralla, de la que hoy aún se conserva bastante tramo, se fueron desarrollando las construcciones propias de las ciudades romanas. Asturica contaba con sus termas mayores y menores. Las primeras –visitables en la Ruta Romana–, previsiblemente, construidas para la alta sociedad y las segundas de carácter público. Ocupaban el espacio central de la ciudad. Aunque su construcción se emplaza en el siglo I pasaron por varias remodelaciones posteriormente.

Astorga también conserva restos de las denominadas domus romanas. Viviendas unifamiliares, de familias de clase social acomodada. La Domus del Mosaico del oso y los pájaros es una muestra de estas construcciones. Estas viviendas contaban con baños privados, un vestíbulo, así como con estancias que rodean un patio central, decoradas con motivos vegetales. De esta domus es destacable el mosaico que hace referencia a Orfeo y el otoño, pero su construcción se remonta a finales del siglo II y principios del III.

Como en cualquier otra ciudad romana, Asturica contaba, en el interior de sus calzadas, con las cloacas; y es que,la vida en la urbe requería adoptar ya unas medidas sanitarias adecuadas. De ellas aún se conservan algunos restos que también pueden visitarse en la ruta.

Pero Asturica no sería una completa ciudad romana si no contara con su foro; el lugar en el que se desarrollaba la vida pública. Era de grandes dimensiones, ya que sobre él oscilaban los edificios públicos. Actualmente ha quedado fosilizado en la Plaza Mayor de la ciudad, pero con medidas mucho más reducidas. Dentro del marco del foro, en el centro del lado occidental, se llevó a cabo la construcción del Aedes Augusti, un templo dedicado al emperador Augusto. Y frente a este templo se encuentra una de las construcciones más importantes, debido a su conservación, y que ocupa una relevancia especial en lo que respecta a este nuevo hallazgo: la Ergástula. Una galería abovedada que se remonta al año 30 y que formaría parte de una construcción mayor sobre la que se instalaría el Ara Augusta, un monumental altar sobreelevado unos seis metros con respecto al horizonte de circulación, donde se celebraban ceremonias de culto al emperador y a la ciudad de Roma, la Dea Roma. Se construyó un pórtico, y en uno de estos lados ha sido hallada la placa a este nuevo personaje romano, que ha vuelto a la vida, milenios después de su muerte y pasando siglos en el olvido, en Astorga.

 

15 mayo 2017 at 8:44 pm Deja un comentario

Un nuevo campamento de las Guerras Cántabras confirma que el Portus Victoriae estaba en la bahía de Santander

Un nuevo campamento de las Guerras Cántabras hallado en Castañeda ha permitido situar en la bahía de Santander el Portus Victoriae que los romanos fundaron para conmemorar su triunfo en esta contienda en tiempos del emperador Augusto.

La Cabaña (ENRIQUE GUTIÉRREZ CUENCA)

Fuente: EUROPA PRESS  |  20minutos.es

SANTANDER, 15 May.- Así lo ha informado hoy el doctor por la Universidad de Cantabria, Enrique Gutiérrez Cuenca, cuya investigación ha puesto luz sobre una cuestión que ha sido objeto de debate desde hace décadas.

El arqueólogo ha recordado que Santander, Santoña, Suances o San Vicente de la Barquera eran algunas de las ubicaciones propuestas para el Portus Victoriae, aunque ha sido la capital de Cantabria la que ha contado con más apoyo.

Sin embargo, hasta ahora no había evidencias arqueológicas que sustentasen esa afirmación, ya que los escenarios del enfrentamiento entre cántabros y romanos en tiempos de Augusto se localizaban al sur de la Cordillera y en los cordales montañosos del interior, pero el rastro del avance de las legiones se perdía en la zona costera.

Recientes hallazgos en el lugar conocido como La Cabaña, en el municipio de Castañeda, permiten completar el relato de la conquista y poner de manifiesto la importancia de la bahía de Santander en este acontecimiento histórico.

La prospección realizada en La Cabaña durante 2016, dirigida por Gutiérrez Cuenca con la colaboración de José Ángel Hierro Gárate, Rafael Bolado del Castillo y Eduardo Peralta Labrador, ha confirmado la existencia de un nuevo campamento romano utilizado durante la campaña del año 25 antes de Cristo.

Su ubicación, a menos de 20 kilómetros de la bahía de Santander, vincula este establecimiento militar con el desembarco de tropas romanas que quebró la resistencia indígena e hizo posible la conquista de Cantabria por Roma, ha explicado el doctor.

El recinto tiene una extensión aproximada de dos hectáreas, superficie suficiente para alojar a unos 1.500 hombres. Las estructuras mejor conservadas definen una línea triple de fosos y terraplenes en la zona norte que se completa con una fortificación más sencilla que encierra la cumbre de la loma sobre la que se asienta.

Los trabajos han permitido recuperar diversos objetos que confirman el carácter militar y la cronología del yacimiento. Una moneda romana de bronce acuñada en la Colonia Lépida Celsa (Velilla del Ebro, Zaragoza) entre los años 44 y 36 a. de C., una pieza de suspensión de una vaina de puñal finamente decorada y una fíbula en omega son algunos de los hallazgos que permiten caracterizar el campamento romano.

Además, han aparecido otros útiles usados por los legionarios como una dolabra -un tipo de herramienta empleada para cavar los fosos del campamento- o parte de un molino de mano portátil utilizado para moler la ración diaria de cereal en campaña.

Las estructuras más visibles del yacimiento ya habían sido identificadas por este mismo equipo de arqueólogos mediante fotografía aérea y satelital. Además de este recinto de La Cabaña, esa prospección previa había permitido localizar otro posible campamento romano de campaña de mayor tamaño a poco más de un kilómetro hacia el sur, en el barrio de Pando (Santiurde de Toranzo).

Ambos fueron incluidos en la obra colectiva ‘Las Guerras Astur-Cántabras’ en 2015. Están en relación visual directa tanto con los campamentos del Campo de Las Cercas y Cildá como con el castro de la Espina del Gallego, que forman parte del mismo dispositivo militar romano, ya en la otra orilla del Pas.

CONSERVACIÓN

Aunque la existencia de éstos y otros posibles recintos fortificados de las Guerras Cántabras -entre ellos, los campamentos de Liébana que han sido recientemente relacionados con el Monte Vindio- fue puesta en conocimiento de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte en el verano de 2014 por parte de sus descubridores, el yacimiento de La Cabaña se encuentra actualmente “muy alterado”, según su descubridor.

Un incendio forestal devoró en 2015 la plantación de eucaliptos que se había llevado a cabo en la loma hace menos de una década y los trabajos de acondicionamiento del terreno tras el fuego se realizaron sin la pertinente supervisión arqueológica.

La actuación que se ha llevado a cabo en 2016 ha consistido en una operación de salvamento con el objetivo de documentar y recuperar los restos que la maquinaria pesada se había llevado por delante.

Ha sido autorizada por la Consejería y financiada con fondos propios de los investigadores. El MUPAC colabora en la restauración de materiales arqueológicos, que pasarán a formar parte de sus fondos tras su estudio. El Ayuntamiento de Castañeda, por su parte, ha mostrado su interés por el proyecto y por dar a conocer sus resultados a los vecinos del municipio.

Este nuevo escenario de la conquista romana de Cantabria fue, además, testigo de excepción de un conflicto bélico más reciente. Casi 2.000 años después del paso de las legiones de Augusto, otro ejército italiano dejó su huella en La Cabaña, donde tuvo lugar uno de los últimos combates importantes de la Batalla de Santander, durante la Guerra Civil Española.

Allí se enfrentaron el 24 de agosto de 1937 tropas de la División Littorio, que apoyaban al ejército franquista, y algunas unidades republicanas del Cuerpo de Ejército de Santander, que defendían ya a la desesperada el paso hacia la capital. Numerosos materiales relacionados con ese episodio poco conocido de la historia de Cantabria también han sido recuperados durante la intervención arqueológica.

 

15 mayo 2017 at 8:37 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente