Roma no construyó un Arco de Tito… sino dos

21 marzo 2017 at 7:56 pm Deja un comentario

Los arqueólogos descubren en el Circo Máximo los restos de esta construcción, mucho más grande que la ubicada en la colina del Palatino

Detalle de la zona donde se han encontrado los restos del segundo Arco de Tito (Sovrintendenza Capitolina ai Beni Culturali)

Fuente: DAVID RUIZ MARULL  |  LA VANGUARDIA
21 de marzo de 2017

Los arqueólogos de Roma han descubierto los restos de un segundo arco triunfal dedicado al emperador Tito tras sofocar la Gran Revuelta de los judíos en el siglo I después de Cristo. El edificio estaba ubicado entre las gradas del Circo Máximo, la extensa arena donde se celebraban carreras de carros, luchas navales y peleas de gladiadores, a menos de un kilómetro de la colina del Palatino, hogar del Arco de Tito que sí ha perdurado en el tiempo.

Ambos arcos -levantados para conmemorar las victorias de Tito, incluido el sitio de Jerusalén (70)- habían sido construidos alrededor del año 82 de nuestra era por Domiciano (81-96), el último emperador de la era Flavia que empezó con su padre Vespasiano (69-79) y continuó con su hermano mayor Tito (79-81).

Los dos Arcos de Tito fueron construidos por su hermano Domiciano alrededor del año 82

El descubrimiento de este segundo arco ofrece, según los investigadores de la Sovrintendenza Capitolina ai Beni Culturali, una visión del tenso clima político de finales del primer siglo y el funcionamiento de la máquina de propaganda imperial. Marialetizia Buonfiglio, la arqueóloga a cargo de la excavación, ha explicado a Haaretz que no recuerda “ningún otro caso” de dos arcos construidos para celebrar la misma victoria militar.

”Los líderes y generales romanos querían jactarse de sus éxitos en la batalla. (Con la construcción de los arcos) quizás se sintió la necesidad de consolidar el poder (de Domiciano) relacionándose con el glorioso pasado de sus predecesores”, especula Buonfiglio.

Reproducción del Arco de Tito que estaba ubicado en el Circo Máximo (Sovrintendenza Capitolina ai Beni Culturali)

”Bajo los emperadores flavianos, y especialmente con Domiciano, se hizo mucha propaganda a través de construcciones e infraestructura, especialmente en lugares muy simbólicos como el Circo Máximo”, añadió la investigadora italiana.

Domiciano, que había visto como su padre iniciaba la construcción del Coliseo en el año 70, aprovechó que un fuego destruyó parte de Roma o que la erupción del Vesubio arrasó Pompeya para iniciar un grandioso plan de reformas y proyectos urbanísticos que incluyó carreteras, circos, palacios y templos.

Bajo los emperadores flavianos se hizo mucha propaganda a través de construcciones

Los restos del segundo Arco de Tito -del que se tenía algunas referencias aparecidas en mapas antiguos- se descubrieron tras una década de excavaciones arqueológicas en el extremo sur del Circo Máximo. Los investigadores creen que esta construcción tendrían unos 17 metros de ancho y 10 de altura. Era un enorme arco triple, mucho más grande que el de una sola puerta que se encuentra en el Palatino. Estaría decorado con una estatua de bronce de Tito conduciendo un carro de cuatro caballos, como los que llevaban los aurigas del circo.

“El arco del Palatino era más un monumento a Tito, marcando su deificación post mortem. El del circo, en cambio conmemoraba su victoria en la Gran Revuelta de los judíos”, considera Marialetizia Buonfiglio. La inscripción dedicatoria del arco, que no ha sobrevivido, fue transcrita por monje suizo del siglo VIII conocido sólo como el Anónimo de Einsiedeln. “Siguiendo el consejo y la dirección de su padre, sometió al pueblo judío y destruyó Jerusalén, algo que todos los demás generales, reyes y pueblos antes de él no habían intentado o no habían logrado”, rezaba el texto.

El segundo Arco de Tito tendría 17 metros de ancho y 10 de alto

Gracias a esta inscripción los arqueólogos deducen que la construcción debía estar en buen estado a principios de la Edad Media y consideran que podría haber sido dañado por un terremoto en el año 847, el mismo incidente que también destruyó parte del Coliseo.

En el siglo XII, el Circo Máximo ya se había convertido en una zona de cultivo y se había canalizado a través del arco un nuevo acueducto para regar los campos y hacer llegar el suministro de agua a la ciudad. Hoy en día sólo quedan unas pocas columnas rotas.

 

Anuncios

Entry filed under: ancient rome, arqueología, arquitectura clásica, cultura clásica, Roma. Tags: , , , , , , , , .

La química saca los colores a la escultura clásica romana Los restos arqueológicos de la C-31 permiten imaginar una Badalona romana más alargada de lo que se creía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

marzo 2017
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: