Archive for 9 febrero 2017

El Teatro Romano de Guadix podrá visitarse los sábados

Las reservas previas podrán realizarse en la Oficina de Turismo

guadix_teatro

Los visitantes podrán seguir las indicaciones de la guía oficial. / IDEAL GUADIX

Fuente: JESÚS JAVIER PÉREZ > Guadix  |  Ideal.es
8 de febrero de 2017

Tal y como se anunciaba en Fitur, el Ayuntamiento de Guadix ha articulado todo lo necesario para poder ofertar visitas guiadas y cerradas al Teatro Romano de Guadix los sábados en horario de cuatro a cinco de la tarde para grupos reducidos (a fin de posibilitar una visita de calidad en la que todos los asistentes puedan recibir la información por parte de la guía oficial y trabajadora de la Oficina de Turismo).

Todo ello a un precio público asequible: general, 2,60 euros; mayores de 65 años y pensionistas, 1,55 euros; grupos superiores a 25 personas, 2,05 €; niños hasta 14 años, gratis. La reserva y compra de entradas se debe de realizar en la Oficina de Turismo de Guadix de la Plaza de las Palomas, teléfono 958662804. La recepción y salida se realizará en la propia Plaza de las Palomas.

A finales de año se realizó una experiencia piloto en la que se ofertaron una serie de visitas gratuitas guiadas por el arqueólogo Antonio López que tuvieron gran aceptación y este sábado se ha realizado la primera de las visitas de este nuevo ciclo, también con gran éxito. El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Guadix, Iván López Ariza, recuerda además “que la importancia histórica, cultural y patrimonial de estos restos está al alcance de todos a través de la guía a la que se puede acceder desde el código QR que se puede encontrar en la Oficina de Turismo”.

 

9 febrero 2017 at 6:41 pm Deja un comentario

El latín, ¿lengua oficial de la UE?

El éxito editorial de un profesor italiano demuestra que el idioma fundacional de la cultura europea goza de buena salud y podría resucitar como argumento identitario para un continente en horas bajas

arco_tito

El arco de Tito, en el foro de Roma, construido para celebrar las victorias del emperador en Judea. / RON SACHS (CORDON PRESS)

Fuente: RUBÉN AMÓN  |  EL PAÍS
9 de febrero de 2017

Una de las escenas más pintorescas de Il sorpasso (Dino Risi, 1962) concierne al pasaje en que unos sacerdotes alemanes detienen el Alfa Romeo descapotable donde viajan Vittorio Gassman y Jean-Louis Trintignant. Se les ha averiado su coche, han pinchado, necesitan un gato, pero no saben cómo explicárselo a sus interlocutores. Y es entonces cuando uno de los curas decide hacerlo en latín: “Elevator nobis necesse est”.

Trintignant, que es francés, explica la problemática a Gassman, que es italiano, pero no puede satisfacer la emergencia de los religiosos. Y les responde inequívocamente: “Non habemus gato, desolatus”.

La escena es ilustrativa de la raigambre del latín en la cultura occidental. De su vigencia como argumento de comunicación. Y hasta de su valor identitario en el acervo de continente, más aún ahora que las presiones de Trump y de Putin han estimulado una suerte de reacción y de orgullo.

El inglés predomina sobre las demás lenguas y es la más extendida en los planes escolares. El problema es que identifica también un sabotaje, el sabotaje del Brexit. Y que podría subvertirse, hasta el extremo de convertir el latín en el idioma hegemónico de la Unión Europea. Tolerando incluso expresiones tan macarrónicas como el “desolatus” de Gassman.

La idea, la provocación, proviene de un profesor italiano, Nicola Gardini, y de la popularidad —de la fiebre— que ha adquirido en su propio país un ensayo, un libro, concebido, en realidad, sin las menores ambiciones comerciales.

Las ha conseguido como si la sociedad estuviera reclamando un ejercicio retrospectivo de autoestima hacia una lengua que está demasiado viva para considerarla muerta. La LOMCE española (2013), por ejemplo, la ha rehabilitado como asignatura troncal del bachillerato, pero el latín también representa un vehículo de comunicación extraordinario en el ámbito del derecho, la medicina, la filosofía, la liturgia religiosa, el ejército, la ingeniería, la arquitectura y el lenguaje cotidiano.

Decimos motu proprio, quid pro quo, de facto, ergo, ex profeso o in extremis, quizá no demasiado conscientes de que estamos evocando un hito fundacional de la cultura europea cuyo aliento todavía relaciona sobre el asfalto a un cura alemán con un latin lover italiano.

Es el contexto en el que ha resultado providencial la publicación de Viva il latino, storie e bellezza di una lingua inutile. Ocho ediciones lleva la iniciativa de la editorial Garzanti, y el título no requiere de traducción al español, precisamente por la raíz común del idioma. Y porque España fue uno de los territorios más fértiles de la romanización, y también más dotados en la exportación de talentos al imperio. No ya por las figuras de Adriano o Trajano en la nómina de los emperadores, sino por la envergadura de filósofos y escritores que contribuyeron a enriquecer el latín.

Nicola Gardini destaca a Séneca. Y se congratula de la felicidad que nos ha proporcionado el maestro estoico. Tanto en la forma cristalina de su literatura como en los matices conceptuales. Vivir el presente —aunque el carpe diem es de Horacio—, eludir la superstición de la esperanza, disfrutar lo que tenemos mucho más que frustrarnos por aquello que nos falta.

“El latín de Séneca”, escribe Gardini, “es el reflejo directo de su lucidez y de su propensión a la síntesis, va derecho al meollo de las cuestiones, sin complicaciones, sin alzar la voz. Un latín espontáneo. Un latín de quien medita y de quien transforma las ideas en reglas de vida”.

Es el antagonismo perfecto a la retórica ampulosa de Cicerón, aunque Gardini no se la reprocha. Todo lo contrario, le atribuye un valor muy superior al artificio lingüístico. Sostiene que Cicerón dice las cosas adecuadas de la manera adecuada. Y que su oratoria es una ciencia de las emociones, pero también el medio desde el que se desglosa un sistema de valores. “Hablar bien es una filosofía. Escribir bien es una manera de hacer el bien. Y Cicerón lo ha demostrado, exponiendo su propia elocuencia al servicio de una sociedad amenazada por la tiranía. Fue el enemigo jurado de cualquier despotismo y fue un heroico portavoz del Senado. Su arma fue una palabra: libertas” (libertad, si es que la traducción hace falta).

Regresar al latín, a juicio de Gardini, no sería una regresión ni una extravagancia anacrónica, sino un recurso de Europa para reconocerse en su identidad y en el idioma que la ha estructurado en su idiosincrasia civilizadora. Escribir y hablar en latín nos haría buenos, como Cicerón. Y obscenos, como Catulo. Y conmovedores, como Virgilio. Y profundos, como Lucrecio, aunque este monumento de la lengua latina nunca se hubiera engendrado sin la evangelización de Catón (234-149 antes de Cristo) y de Plauto (250-184 antes de Cristo). Sujetaron ellos las columnas del idioma, predispusieron el primer hálito de un prodigio que ha sobrevivido mucho más allá de su tiempo y de su espacio. Lo demuestran las misas pontificias y las patadas que le damos al diccionario latino (de motu propio, a grosso modo, el quiz de la cuestión…), tanto como lo hacen la adhesión al idioma en que llegaron a significarse por los siglos de los siglos Patriarca, Milton, Ariosto, Tomás Moro, pero también Rilke, Montale, Beckett, Joyce o Jorge Luis Borges.

“No sin cierta vanagloria, había comenzado en aquel tiempo el estudio metódico del latín”, escribió el sabio argentino. Evoca la frase Gardini al inicio de su ensayo. O habría que decir en el incipit, pues cualquier libro está lleno de expresiones y abreviaciones latinas (circa, sic, op. cit.), como los garbanzos que el profesor italiano nos ha puesto por delante para seguir el camino hacia “la plenitud cultural” y la resistencia ciceroniana.

“Hay que estudiar latín”, concluye Gardini, “no sólo para disfrutar, sino además para educar el espíritu, para darle a las palabras toda la fuerza transformadora que se aloja en ellas”. Y para entenderse con un cura alemán que está tirado con el coche en la carretera. Y decirle: “Desolatus”.

 

9 febrero 2017 at 6:32 pm 1 comentario

El nuevo mosaico romano de Badalona es obra de un maestro de la época de Augusto

La pieza, que combina mármol de importación y pizaras locales, será trasladada al Museu de Badalona

mosaico_badalona

El nuevo mosaico romano de Badalona, el noveno conocido hasta ahora.

Fuente: CARLES COLS > Barcelona  |  El Periódico
8 de febrero de 2017

Badalona (Baetulo) ya era una ciudad romana de estupendos casoplones cuando Barcelona (Barcino) era solo una colonia recién fundada y de tres al cuarto, y de eso da fe el mosaico que, como un tesoro inesperado, ha emergido en las obras de ampliación de la autovía C-31 a su paso por la ciudad. El martes, el hallazgo, la decoración central de una de las habitaciones de una ‘domus’ señorial, estaba aún cubierto por el barro, pero su belleza ya se intuía.

Ahora, tras una primera limpieza, la jefa de arqueología del Museu de Badalona, Pepita Padrós, está en disposición de anticipar unas primeras impresiones: en aquel mosaico se intuye la mano de un maestro artesano itálico, no es obra de un aficionado de provincias, pocas veces elegante en aquellos tiempos. De los nueve mosaicos ahora conocidos en Badalona, una cifra que incluye este nuevo descubrimiento, el de la ‘domus’ de la C-31 se coloca de inmediato entre los más completos y elegantes.

El mosaico es, como en otros casos, una combinación de solo dos colores, el blanco del mármol, probablemente de importación, y el negro de piezas de pizarra, posiblemente de alguna cantera cercana. La complejidad del dibujo es la que revela que aquello no fue una obra de un aprendiz, como sucede en ocasiones con la herencia artística de aquellos años, y como muestra, el célebre Príapo de Hostafrancs, una escultura famosa por sus dimensiones genitales, pero de una factura muy poco fina.

AVE, AUGUSTO

Por su diseño, Padrós aventura de momento la posibilidad de que el mosaico corresponda a la etapa de Augusto, que gobernó entre el 27 A.C. y el 14 D.C., tiempo en el que este emperador fundó Barcino, pero en el que Baetulo ya era un importante centro de producción vitivinícola, un sector en el que era fácil hacerse rico (las tropas parece que llegaban muy sedientas a las fronteras del norte de Europa y había que proveerlas de suficientes ánforas) y desear, en consecuencia, un residencia acorde con sus ingresos.

El mosaico acrecienta el patrimonio de la Badalona romana, en el que ya destacan dos piezas que se conservan en su emplazamiento original en el museo de la ciudad (una en el ‘tepidarium’ y otra en el ‘caldarium’), además de los estupendos mosaicos de otras dos valiosas ‘domus’, la Casa dels Dofins y la Casa de l’Heura. Sin embargo, en este caso el mosaico no podrá descansar en su localización original. Las obras de adecuación de los laterales de la C-31 mandan. El yacimiento será cubierto de nuevo porque, afortunadamente, están en una cota más baja que la de la autovía, pero el mosaico será retirado y trasladado al Museu de Badalona.

La importancia de este reciente hallazgo no reside solo en su valor artístico, sino que ha supuesto toda una sorpresa por su localización, por encima de la autovía, lo cual implica que las dimensiones urbanas de Baetulo eran mucho mayores de lo que hasta ahora se suponía.

 

9 febrero 2017 at 8:31 am 1 comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente