Los arqueólogos reproducen en 3D el segundo barco íbero localizado en el Cap de Creus

1 enero 2017 at 7:39 pm Deja un comentario

  • Descubren por qué se hundió
  • La nave, que hacía entre 9 y 10 metros de eslora y llevaba un cargamento de más de 150 ánforas de vino, naufragó en el siglo I aC

cala_cativa_i_3d

La imagen en 3D del yacimiento Cala Cativa I, que permite ver la extensión y los restos que se conservan. (ACN / CASC)

Fuente: LA VANGUARDIA
1 de enero de 2017

Antes de cubrir de arena sus restos para evitar expolios y dejarlos reposar en el fondo del mar, los arqueólogos han hecho cientos de fotografías del segundo barco íbero localizado en el Cap de Creus para reconstruir lo que queda de él en 3D. El resultado es una imagen interactiva que permite ver en detalle este yacimiento. La nave, del siglo I aC, que hacía entre 9 y 10 metros de eslora, naufragó tras chocar contra unos arrecifes.

A bordo iban dos tripulantes y llevaba un cargamento de entre 150 y 200 ánforas de vino. Este 2016, el Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya (CASC) ha hecho la segunda y última campaña de excavación del pecio, bautizado como Cala Cativa I. Se han podido documentar 25 cuadernas ligadas con cuerdas, características de la técnica naval de los íberos.

El resultado de los trabajos arqueológicos se podrá ver en una exposición. Se inaugurará el 30 de marzo del próximo año, en la sede del Museo de Arqueología de Catalunya (MAC) de Barcelona. La muestra llevará por título Navegants d’Aiguamolls y versará sobre la arquitectura y la técnica naval de los íberos, aprendida a partir del estudio del Cap de Vol y el Cala Cativa I.

Del Cala Cativa I hacía más de 120 años que se conocía su existencia, pero las técnicas del siglo XIX no permitieron descubrir el tesoro que esconden los restos. Se trata de una técnica constructiva que se distancia de la de los romanos y que, como subraya el director del CASC, Gustau Vivar, “es claramente característica de los indígenas locales de la época”.

Las primeras ánforas, extraídas por coraleros

Quien descubrió el barco fue un prohombre del Port de la Selva, Romualdo Alfaràs, que en 1894 contrató unos coraleros de la zona y llegó a extraer un centenar de ánforas del fondo marino. Alfaràs las dio a un museo, pero cuando quiso sacar más a la superficie topó con los impedimentos del Estado.

Hace cinco años, el CASC hizo una primera inspección en esta parte del subsuelo marino y relocalizó los restos de la nave. El hallazgo fue casi simultáneo al estudio del pecio del Cap de Vol, también hundido en el Cap de Creus, y que permitió documentar, por primera vez en la Península, la arquitectura naval de los iberos.

Del Cap de Vol al Cala Cativa I

El año pasado, con la ayuda del submarino Ictineu, se exploraron los restos del Cala Cativa I, situados a unos 30 metros de profundidad. Ya entonces, los arqueólogos concluyeron que se encontraban ante el segundo exponente de arquitectura naval ibera. Según concreta Vivar, a diferencia de los buques romanos, en este caso las cuadernas se ataban con cuerdas.

Además, otra característica que se escapa de la tradición romana es el hecho de que la quilla era totalmente plana; en aquella época, la costa estaba formada por marismas, y estos barcos se diseñaban específicamente para navegar. “El Cala Cativa I era un barco muy pequeño, adaptado para hacer navegaciones de entre tres o cuatro días”, concreta Vivar. Y añade: “Precisamente, sus dimensiones y el hecho de que creemos que no venía de otro lugar refuerzan la conclusión de que se trata de una nave hecha con técnicas navales indígenas”, subraya Gustau Vivar.

Este 2016, la segunda y última campaña en el Cala Cativa I ha permitido sacar a la luz incógnitas que aún se cernían sobre el barco. De la nave se conservan 7 metros de la carcasa del casco, aunque el barco hacía entre 9 y 10 de eslora. Lo que falta no ha sobrevivido al paso de los siglos.

Los arqueólogos han destapado la mitad de los restos (el año pasado, estudiaron la otra) y han descubierto que, en el momento de naufragar, en la nave había dos tripulantes. “Esto lo sabemos porque hemos encontrado trozos de objetos de su vida cotidiana, como platos y ollas”, precisa Gustau Vivar. Gracias a estos objetos, los arqueólogos también han datado con precisión el hundimiento: a mediados del siglo I aC.

Además, esta última excavación también ha permitido saber por qué se hundió la nave. “El barco se estrelló contra unas piedras y se le abrió una vía de agua importante”, concreta el director del CASC. “Pero cuando naufragó no se desmembró, porque eso habría hecho que las ánforas quedaran repartidas por el fondo del mar”, añade.

Más cargamento del que se sospechaba

Inicialmente, basándose en las que se habían extraído del agua a finales del siglo XIX, los arqueólogos creían que el Cala Cativa I llevaba un cargamento de 100 ánforas de vino. Procedían de la zona del Baix Llobregat y, seguramente, su destino final era Narbona. Ahora, sin embargo, el director del CASC subraya que probablemente la nave llevaba más carga: entre 150 y 200 ánforas.

Por un lado, porque al lado del pecio se han localizado diferentes fragmentos. Y, por el otro, porque mediante un estudio los arqueólogos han visto que estos barcos podían llevar hasta 40 ánforas en 1 metro lineal de buque. “Lo más seguro es que fuese cargado, por tanto, podemos afirmar que al menos llevaba 100 ánforas, que son las que se extrajeron del fondo; pero además nosotros creemos que la carga era mayor y llegaba hasta las 200”, precisa el director del CASC.

Vivar confía en que este barco y el otro que se descubrió, el de Cap de Vol, no serán los únicos yacimientos de la época que se esconden bajo las aguas del Cap de Creus. En los próximos años, si las partidas presupuestarias lo permiten, podría haber nuevos hallazgos.

 

Guardar

Guardar

Anuncios

Entry filed under: arqueología, yacimientos arqueológicos. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , .

¿A qué dedicaban los romanos su tiempo libre? Roma abre al público, sin barreras, los Foros Imperiales y Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

enero 2017
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: