Italia celebra la recuperación de las obras que robó Napoleón

20 diciembre 2016 at 8:31 pm Deja un comentario

El emperador tuvo un sueño: un museo universal en París con el mejor arte del mundo. El Quirinal de Roma evoca en una gran exposición aquel saqueo

correggio

«Llanto por Cristo muerto», de Correggio: el sobrecogedor lienzo de Correggio se halla en la colección de la Galería Nacional de Parma – ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ FUENTES  |  ABC
20 de diciembre de 2016

Roma celebra el fin del expolio napoleónico con una extraordinaria exposición que reúne parte de las obras maestras robadas en Italia por orden de Napoleón Bonaparte. Italia logró recuperarlas solo en parte, pero desgraciadamente no lo supo hacer igual España, que también sufrió un expolio de su patrimonio artístico durante la Guerra de la Independencia contra Napoleón. De Roma partieron obras maestras del arte universal, monumentales y delicadísimas, como el grupo escultórico del Laocoonte y el Apolo Belvedere.

Los franceses se llevaron lo mejor del arte italiano desde el Renacimiento, con Rafael (robaron casi toda su producción), hasta obras maestras de bien entrado el siglo XVII con los hermanos Carracci, Guercino, Guido Reni y Correggio, pasando por la gran escuela veneciana de Veronés, Tiziano y Tintoretto. La exposición, que bien vale un viaje a Roma, estará abierta hasta el 12 de marzo en las Escuderías del Quirinal. Se titula «El Museo Universal. Del sueño de Napoleón a Canova». La inclusión del gran escultor Antonio Canova en el título de la muestra se justifica porque el artista y brillante diplomático hizo una extraordinaria labor en la recuperación de parte de las obras.

«Vinieron los franceses a traernos lo que llamaban libertad y nos robaron monumentos preciosos y posesiones». Con esta frase Cossimo del Fante, oficial italiano al servicio de Napoleón, tras sumarse a los ideales de la Revolución Francesa –combatió incluso como capitán en España–, resumió lo que sucedió en Italia durante las campañas napoleónicas.

leon_x_rafael

«Retrato del Papa León X», de Rafael – ABC

Napoleón Bonaparte tuvo el sueño de lograr que París se hiciera con un museo universal que albergara lo mejor que había producido el mundo durante siglos. El Louvre fue rebautizado como Museo Napoleón, un proyecto que pretendía ser la apoteosis cultural del nuevo orden imperial napoleónico, un símbolo estético de sus conquistas territoriales. En consecuencia, no podía limitarse a tener las colecciones de la Corona y las de los aristócratas en fuga tras la Revolución Francesa, sino que también era necesario enriquecerlo con el botín de las guerras y campañas napoleónicas.

Napoleón Bonaparte, al mando de la primera campaña en Italia de 1796, ordenó un expolio sin precedentes. Se constituyó una comisión de expertos y estudiosos, dirigida por el artista, escritor, diplomático y coleccionista de arte Dominique Vivant Denon. Entre 1796 y 1814 hicieron una impresionante razia en museos, colecciones públicas y privadas, iglesias, conventos, villas y palacios. La selección se orientó a obras maestras de la Antigüedad y del Renacimiento, incluyendo también oro y joyas. Italia fue literalmente despojada de sus mejores obras. Napoleón robó, solamente en pintura, 506 obras, de las que pudo recuperarse el 80% tras su caída (abdicó en 1814), pero las otras nunca retornaron.

El Estado Pontificio también cedió a la presión napoleónica. Con la ilusión de evitar la ocupación de Roma entregó a los franceses 100 obras de arte (17 pinturas y 83 esculturas, entre ellas el Laooconte, la Venus Capitolina y el Apolo Belvedere), además de 500 incunables y manuscritos de incalculable valor. El Papa permitió la razia de arte, pero no impidió que Napoleón «secuestrara» a Pío VII, un pontífice débil, y lo llevara a París para que asistiera en 1804 a su ceremonia de coronación como emperador en la catedral de Notre Dame.

La labor de Canova

Caído el emperador, diversos estados italianos lograron, en el Congreso de Viena, la restitución de sus obras maestras. Insigne fue la labor de Canova como organizador desde París del retorno de las obras, tras ser nombrado comisario pontificio por el Papa Pío VII y con ayuda incluso financiera del Rey Jorge VI de Inglaterra. En dos expediciones, con decenas de carrozas a caballo, Canova mandó buena parte de las obras expoliadas. Los viajes no estuvieron exentos de accidentes. De la carroza que lo transportaba llegó a caerse el grupo escultórico del Laocoonte. Se rompió en varios pedazos sobre el hielo del Moncenisio en los Alpes.

El retorno del botín expoliado por Napoleón fue recibido en Italia con desbordante entusiasmo, como reflejó el 4 de enero de 1816 el «Diario di Roma», el periódico político del Estado Pontificio: «Llegaron a esta capital diversas carrozas que contenían varias de las mejores obras maestras de pintura y escultura. Este acontecimiento ha suscitado el más grande entusiasmo del pueblo romano». Es una de las muchas crónicas con las que, en los diversos estados italianos, se celebró el retorno de las obras robadas por Napoleón.

venus_capitolina

«Venus Capitolina» – ABC

Desde entonces, han pasado 200 años y en Roma vuelve la celebración con esta exposición. Muchas de esas obras maestras se presentan en las Escuderías del Quirinal. Una de las estrellas es Rafael, con su «Retrato del Papa León X», préstamo excepcional de los Uffizi de Florencia. Otras obras a destacar son: «La matanza de los inocentes», de Guido Reni (Pinacoteca de Bolonia); la inmensa «Asunción de la Virgen», de Tiziano, procedente de la catedral de Verona; el «Llanto por Cristo muerto», de Correggio y la «Deposición de la Santa Cruz», de Annibale Carraci (Galería Nacional de Parma); la «Entrega de las llaves a San Pedro», de Guercino (Pinacoteca de Cento) y «San Juan Bautista con cuatro santos de Perugino» (Galería Nacional de Umbría); la bellísima «Venus Capitolina» (Museos Capitolinos) y el «Júpiter» de Otricoli (Museos Vaticanos).

La diversa procedencia geográfica pretende mostrar no solo la cantidad y calidad de las obras diseminadas en toda Italia, sino también el efecto que produjo el retorno. Muchas de las obras recuperadas no se colocaron en su contexto original, sino que dieron vida o fueron el origen de muchos museos modernos italianos, tal y como ahora los conocemos (el caso más emblemático es la Pinacoteca di Brera de Milán o la Galería de la Academia de Venecia), todos ellos públicos, hijos de un tiempo alocado de guerras y expolios.

expo_italia

Algunas de las piezas presentes en la exposición «El cuerpo del delito» – ABC

Pompeya exhibe los tesoros que fueron sustraídos ilegalmente

«El cuerpo del delito» es el significativo título de la exposición abierta en Pompeya para mostrar, por primera vez, el extraordinario tesoro que durante decenios se ha robado en Pompeya y en otros sitios arqueológicos del sur de Italia. El saqueo es impresionante. Desde 1960 hasta hoy, más de 800.000 restos arqueológicos han sido recuperados por el trabajo conjunto de los Carabineros, Guardia de Finanzas y la magistratura, una cifra muy inferior a los objetos robados. Muchos de estos acabaron alimentando prestigiosas colecciones de museos como el Getty de Los Ángeles y el Metropolitan de Nueva York, pero sobre todo en colecciones privadas de amantes del arte sin escrúpulos.

En la exposición de Pompeya hay 170 obras: cerámicas, estatuas, mosaicos, falsos arqueológicos de edad romana, etc. A su lado aparece el nombre del autor del robo. «Estos objetos simbolizan la violación a la que constantemente está expuesto el patrimonio cultural. Se trata de materiales extraídos en excavaciones clandestinas desarrolladas en el área de Pompeya y otras del sur de Italia», dice Massimo Osanna, superintendente de la antigua ciudad romana, destruida por la erupción del Vesubio en el 79 d. C.

Las obras procedentes de actividades delictivas y recuperadas por las fuerzas del orden alcanzan un «nivel impresionante», según el juez Carlo Spagna, del Tribunal de Nápoles: «Cada día el flujo de material incautado es gigantesco, el arqueológico es una parte infinitesimal. Tenemos en Nápoles un gigantesco depósito de obras de arte, cuadros, objetos religiosos… Es la cueva de Alí Babá. El problema es que deben esperar decenios hasta que la justicia concluya su camino, mientras terminan por ser olvidados en los depósitos», comenta el juez Spagna.

Entre las obras expuestas figuran algunos falsos arqueológicos, como una estatua de hermafrodita en mármol. Las primeras descripciones de los trucos que los falsificadores utilizaban para engañar a los compradores se remontan a la Antigüedad. El escritor Gayo Fedro (15 a.C-50 d.C) denunció que algunos artistas de su época obtenían ganancias más altas por sus obras si en el mármol esculpían el nombre de Praxíteles.

«El cuerpo del delito» pretende mostrar el extraordinario relieve que ha adquirido el mercado de los falsos arqueológicos y artísticos: «Después de la droga, es el segundo mercado, un auténtico negocio ilegal. Últimamente se ha calculado que dos tercios de los restos arqueológicos introducidos en el mercado por los traficantes son falsos. Falsos perfectos, o casi, realizados por artesanos y vendidos, por medio de una eficaz red de canales, a coleccionistas privados y a intermediarios extranjeros. En los talleres de falsificación se hace de todo: bronces, cerámicas, pinturas, monedas, estatuas… Para satisfacer la peticiones, se realizan falsos inéditos o reelaborados partiendo de objetos verdaderos.

Capítulo aparte merece la infinidad de objetos robados en las excavaciones y domus de Pompeya y después restituidos a la superintendencia por turistas arrepentidos o incluso asustados por creer que algunos de sus males son una «maldición» pompeyana. Hay de todo en la colección de objetos robados y devueltos a su legítimo dueño, la superintendencia de Pompeya. Hasta allí llegan paquetes con objetos robados, acompañados en general por una carta en la que se pide perdón.

 

Anuncios

Entry filed under: arte, cultura clásica, escultura, exposiciones, Louvre, museos, pintura, Pompeya, Roma. Tags: , , , , , , , , , .

Los héroes también mueren, y generalmente de mala manera El poderío del Gades romano en un mosaico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: