Archive for diciembre, 2016

Guía mortuoria de mitos, héroes y semidioses. Entrevista a Carlos García Gual

Carlos García Gual explica en su última obra, La muerte de los héroes cómo, dónde y por qué terminó la gloria de diferentes personajes míticos griegos.

odisea_ilustracion

Ilustración de Odisea. | ULISES CULEBRO

Fuente: MARTA RÓZPIDE  |  EL MUNDO
27 de diciembre de 2016

La mitología no es una cultura muerta, pero los héroes también mueren. Lo confirma Carlos García Gual con su última obra, La muerte de los héroes (Turner Noema). Se trata de una narración hecha con relatos cortos donde García Gual cuenta la muerte de Píndaro, Apolo, Antígona, Paris o Casandra. El escritor, profesor y traductor recoge en menos de 200 páginas el final, a veces trágico y otras irónico, de 25 héroes y heroínas. Lo hace diferenciándolos en tres capítulos distintos: Los héroes míticos, Los héroes homéricos y Tres heroínas trágicas. Mas allá de la filosofía, estas estampas ilustran de forma sencilla, no simple, la condición humana de aquellas figuras de culto con poesía y sin barroquismos.

El destino fatal de la efímera condición humana, al contrario que la inmortalidad de los dioses, sirve para adentrar al lector en una reflexión sobre la antigua Grecia y sus leyendas. El también articulista, crítico y dos veces Premio Nacional de Traducción, se detiene con mimo en cómo, dónde y por qué mueren los héroes. Algo que descubre, incluso para el mismo autor, anécdotas y aspectos de algunos personajes con los que ya llevaba tratando medio siglo. Lo hace en un mundo moderno que “sufre un total desprestigio de las humanidades”, en el que sería “raro ver a un político español con un libro en las manos” y en el que “se piensa en que hay que educar a la gente sólo para que produzca y consuma”. Pero Carlos García Gual es optimista: los niños todavía quieren escuchar la historia de Ulises o la guerra de Troya.

P. En La muerte de los héroes aborda el encuentro de la muerte de héroes y heroínas. Algo que hasta ahora, no había sido motivo de un libro.

R. Con estos textos caí en la cuenta de que la muerte de los héroes, las muertes sueltas digamos, pintorescas en muchos casos, no estaban reunidas en ningún libro. Las historias de los héroes tratan de las grandes hazañas, los amores, los logros, pero dejan aparte la muerte porque no contribuye tanto a su gloria, sino que es el final de ella. Entonces se me ocurrió la idea de reunirlos.

P. ¿Cuál fue la que más llamó su atención?

R. Hay alguna muerte que está contada en una tragedia, por ejemplo la muerte de Edipo, ya viejo, solitario y sin patria; y la muerte de Heracles (en latín, Hércules). Ésta es quizá una de las más trágicas, porque se muere al ponerse una túnica envenenada que le envía su mujer sin saber que estaba contaminada. De manera que, cuando el héroe regresa a su casa tras muchas batallas, cuando piensa que ya va a descansar junto a la persona que más le quiere y a quien quiere, se encuentra con esta trampa mortal que es terrible para él y para ella, que acabará suicidándose.

P. La muerte es algo propio de la condición humana. Festejada y respetada en algunas culturas y temida en otras. En Occidente parece incluso estar hasta prohibida. No se permite envejecer. ¿No es un poco grotesca esta actitud?

R. Bueno, creo que la gente tiende a olvidarse de la muerte con gusto. Es verdad que algunos filósofos decían que la vida es una preparación para la muerte, pero creo que esa es ya una idea del pasado. Las culturas antiguas sí pensaban en eso, pero la cultura actual tiende a distraernos de la muerte.

P. ¿Es la literatura clásica una cultura muerta?

R. Curiosamente, la mitología griega sigue teniendo cierto atractivo. Hay muchos niños y jóvenes que cuando se encuentran a estos héroes y personajes sienten por ellos una especial simpatía. Es algo común encontrar a niños que quieran escuchar la historia de Ulises o la guerra de Troya. Creo que tiene mucha más vigencia la mitología que, por ejemplo, la hagiografía con los relatos de los santos. Eso sí que ha desaparecido totalmente de nuestra cultura. Ahora incluso en las universidades de letras se vuelve a estudiar mitología, que hace años que no se estudiaba.

P. ¿A qué cree que se debe?

R. Primero porque es muy atractiva. Y luego porque está en las bases de muchas obras literarias clásicas.

P. España lidera el ranking en consumo de antidepresivos. La gente busca respuestas sobre su existencia día a día, pero no las encuentra. ¿Puede ser que tenga algo de relación el haber dejado aparcado y denostado el mundo de las humanidades?

R. Creo que vivimos en una sociedad de consumo y de consumo desenfrenado. Es verdad que las humanidades cada vez están más olvidadas, en general todas las letras. Este es un país de futbolistas y cocineros. Pasa lo mismo en toda Europa, lo diferente es que en España la capa culta es mucho más delgada tradicionalmente. En Francia o Alemania las humanidades en el siglo XVIII o el XIX van a tener un peso enorme en la cultura. En España no, el siglo XIX es un siglo culturalmente muy pobre. Ha habido una época durante la última mitad del siglo XX en la que se ha vuelto a las humanidades en universidades y el mundo de las clásicas ha tenido una cierta vigencia.

P. ¿Y ahora?

R. Ahora estamos en una clara decadencia, en un ocaso general de las humanidades. Se piensa sólo que lo importante es lo rentable. La gente cree que hay que educar sólo para lo que sea rentable, para que se gane dinero, y una vez que se gane dinero, la cultura no tiene importancia. Estamos en un sitio donde se da más importancia, como se ve en la tele, a la cocina, a la gastronomía y al fútbol. La capa cultural que había en la ilustración europea en España fue muy pobre y ahora está en un mal momento.

P. ¿Peor incluso?

R. Sí, en los últimos años hay un retroceso, se ve en los estudios de bachillerato y en el nivel de las universidades de letras. Hay un desprestigio total de las humanidades.

P. ¿Qué le parece que quieran retirar como obligatoria la asignatura de Filosofía en Bachillerato?

R. Es un reflejo más. Hoy en día se piensa en que hay que educar a la gente sólo para que produzca y consuma. No se educa en cosas que estimulen la reflexión, la lectura, el teatro… Todo eso no es rentable. Eso y que la sociedad española ha sido educada por la religión y nada más.

P. ¿Por qué cree que nuestros políticos no reconocen las letras?

R. En general los políticos españoles en ese aspecto son poco cultos. Si uno compara como hablan los políticos franceses con los españoles se da cuenta de que la diferencia es inmensa. Es muy raro ver a un político español con un libro en las manos. Empezando por el Presidente del Gobierno que lee, al parecer, cosas de deportes. No parece que lea otra cosa. Pero vamos, es una característica normal.

P. ¿Cuáles serían los problemas más graves a los que se enfrentarían esos jóvenes que desconozcan a Sócrates, Aristóteles o Platón?

R. Mucha gente vive sin saber nada de filosofía y no le pasa nada. A la gente es fácil acostumbarla a los usos o las modas corrientes. Es bastante feliz aunque sólo se le de fútbol o gastronomía mientras se le permita vivir de un sueldo. Luego de ganarse la vida, orientarla hacia la reflexión, las artes es un camino que parece que no interesa ahora, por lo menos a los políticos.

P. Fue profesor durante seis años en el Instituto Beatriz Galindo de Madrid. ¿Cómo estaba el panorama entonces?

R. Lo recuerdo como una etapa muy agradable. Debo decir que el nivel que tenían mis alumnas al acabar el preuniversitario es parecido al que tienen ahora mis alumnos en el tercer año de universidad.

P. ¿De verdad?

R. Sí, había un ambiente cultural mucho mejor que el de ahora. En general lo había en Madrid. Mucho más teatro, más de todo. Es conocido cuántas librerías han cerrado los últimos años. Ahora hay mucha más televisión, la gente vive pendiente de pantallas más grandes o más pequeñas. Hay más música de consumo, pero leer ha dejado de ser un entretenimiento para parte de nuestros alumnos.

P. ¿Qué papel ha jugado internet en todo eso?

R. Internet pone al alcance de todo el mundo una información general de casi todo de forma inmediata. En cambio, la literatura invita a una cierta reflexión a formarse como persona individual con criterio propio. Yo creo que es verdad el título ese que pusieron a uno de mis artículos, Los clásicos nos hacen más críticos. Eso internet no lo da, más bien lo destruye.

P. Comenzó a interesarse por el mundo de los clásicos gracias a la biblioteca familiar y a sus profesores de instituto. ¿Cuánta importancia tiene lo que se lee en casa?

R. Yo me formé como lector en la biblioteca de mi abuelo. No se necesita que sea una gran biblioteca. Hay una gran diferencia entre los alumnos que vienen de una familia donde leían libros en los y aquellos que vienen de una casa donde no leían libros. La influencia que pueden tener a veces los profesores es un tanto secundaria respecto a la inclinación que ya tienen los alumnos. Ni el instituto ni la universidad pueden formar del todo. La formación tiene que estar relacionada también en el ambiente, en la casa, en los amigos. Si una persona pasa seis horas delante del televisor no será unos grandes críticos nunca.

P. ¿Qué lecturas recomendaría a alguien que quiere bucear por primera vez en la cultura clásica?

R. Algún libro clásico que sea fácil, como la Odisea, o alguna tragedia griega como Edipo rey, Antígona. También antología de poetas antiguos. La gente así joven que se inicia puede descubrir que esos poetas antiguos, como Safo, son tremendamente jóvenes y actuales. Yo creo que los griegos son muy fáciles de leer. Algunos, no todos.

P. ¿Es este un libro difícil para principiantes en la mitología?

R. Algunos libros sí son fáciles. Éste no lo es tanto. Tiene muchos nombres propios, las historias que se cuentan son un poco abreviadas a veces. Creo que requiere una cultura ya un poco avanzada. Se da por descontado que el lector ya conoce a los personajes. Otros serían más fáciles, como mi libro Historia mínima de la mitología es más fácil, porque cuando hablo de los dioses explico sus historias y no hace falta saberlo previamente. Muchas veces hay que conocer mejor a los personajes para degustar mejor el relato.

P. Ha sido Premio Nacional de Traducción dos veces. ¿Es muy difícil el proceso de traducción del griego clásico?

R. Traducir a los antiguos no es mucho más difícil que a los modernos. Requiere una previa cultura. Las instituciones son otras, la ciudad griega no era como la moderna, pero no es muy difícil. Además en España hemos tenido suerte. Hay muy buenos traductores, jóvenes en general que han hecho una labor de traducción excelente. En los últimos 50 años se ha traducido toda la literatura clásica como no se había hecho nunca. Ha habido una época dorada de la traducción, eso ahora está frenando, pero ya está hecha.

P. Lleva también al menos 50 años tratando con Homero, por ejemplo. ¿Sigue descubriendo cosas con sus obras?

R. Sí, cuando vuelvo a releer textos siempre descubro algo. Por ejemplo éste es un libro curioso porque he descubierto ciertas anécdotas y he redescubierto a ciertos personajes que conocía mal. Se da uno cuenta de que la mitología griega es un mundo muy humano. Es fácil entender sus pasiones, mucho más que en cualquier otra mitología.

P. Y nosotros ahora, ¿son cada vez menos humanos?

R. No lo creo, hay un progreso clarísimo en muchos aspectos de la vida: la medicina y el transporte actuales. Pero el progreso es también un progreso de sensibilidad, de sensibilidad por el dolor ajeno. Es curioso como mientras los estados son muy cicateros en las ayudas a los demás, existen ONG, existen esos jóvenes que van al tercer mundo. Hay una cierta sensibilidad por los demás muy superior. Lo que pasa es que no es la dominante. Son una minoría dentro de una masa dominada por el consumo y una torpeza para entender a los demás. Esa minoría es la mejor parte de la sociedad y es algo nuevo, muy moderno.

P. Y la literatura contemporánea, ¿ha llegado a sorprenderle (gratamente) algún escritor?

R. Sorprender ahora es muy difícil. Soy un lector voraz de literatura moderna. De hecho fui de los primeros que escribió sobre Borges, sobre García Márquez. Creo que hay grandes poetas como Szymborska. Pero es difícil sorprenderse. Hay tanta literatura y tan rica, que uno lo que siente es no tener más tiempo. Lo difícil es a veces elegir entre tanta literatura.

 

Guardar

Guardar

28 diciembre 2016 at 11:55 am Deja un comentario

¿Cómo se ponían guapos nuestros antepasados?

Usaban el alumbre como desodorante y se pintaban la raya del ojo con polvo de piedra y grasa

eyeliner

Instrumentos que se usaban para aplicarse pintura de ojos. / V. M.

Fuente: VANESSA MELGAR > Ronda  |  Diario Sur
27 de diciembre de 2016

Intentar pintarse la raya del ojo… esa misión a veces imposible. Hay quien lo consigue y hay quien cada día se pelea con su ‘eyeliner’. Al margen de la exageración, dicha tarea es más fácil hoy en día, gracias a la variedad de productos, técnicas y trucos que conocemos, que hace más de 500 años, cuando se usaba una herramienta para aplicarse una mezcla a base de grasa y polvo de piedra. El Museo Municipal de Ronda, según explicó Pilar Delgado, su arqueóloga, conserva en su colección un ‘eyeliner’ de la época nazarí que fue hallado en los Baños Árabes de la ciudad del Tajo.”Se observa el depósito para esta mezcla y una especie de palito con el que se lo aplicaban”, dijo. Este utensilio de belleza se encontró en 1996. “Cuando lo encontramos, no sabíamos lo que era pero una arqueóloga marroquí nos dio la pista”, expresó esta experta.

Es solo un ejemplo de que la preocupación por la belleza y por la imagen existe, prácticamente, desde que el ser humano es ser humano. La apariencia ya se asociaba al poder, de ahí que nuestros antepasados echaran mano de los recursos que les brindaba la naturaleza para acicalarse y ponerse guapos. “Hay pinturas rupestres en las que las mujeres aparecían diferenciadas… con faldas; y cuando el hombre controla los metales, lo primero que hace es fabricar armas… éstas no son solo una herramienta de defensa, sino también de imagen… la imagen significaba poder”, explicó Delgado.

Es difícil averiguar cómo vivían nuestros ancestros pero los restos que han llegado hasta nuestros días nos hablan acerca de sus vidas. Usaban, por ejemplo, alumbre como desodorante y palitos de naranjo para limpiarse los dientes. “Tenemos piezas de los contextos de baño, en los que sabemos que usaban hierbas para perfumarse o piedras pómez para quitarse las durezas, y funerarios, cuando se enterraban a los seres queridos con sus ajuares”, afirmó esta arqueóloga, mostrando, unas pinzas de depilar encontradas en el yacimiento arqueológico de Acinipo, situado a cerca de 20 kilómetros de Ronda. “También tenemos lagrimales o ungüentarios… las pinzas de depilar son del siglo I d. C., como una especie de espejo de tocador”, añadió.

Otros restos son cuentas de collares, anillos, pendientes y un brazalete, de la época romana, como alfileres o fíbulas y pasadores, algunos con cierta decoración, que se empleaban para recogerse el pelo o la ropa. “En este caso, sabemos que en el Neolítico habían telares y supongo que tejían también prendas de vestir, tenemos piezas. En China usaban la seda y en Egipto el lino”, relató Delgado.

En el Museo Municipal de Ronda, ubicado en el conjunto histórico, en el Palacio de Mondragón, también destaca una placa de oro, una pieza única, del siglo VI d. C., aproximadamente, un colgante: “Se llevaba enrollada y colgada al cuello. Contiene una oración escrita en griego aunque es judía”, explicó esta arqueóloga.

 

27 diciembre 2016 at 11:55 am 1 comentario

10 hallazgos arqueológicos de 2016

Fuente: NATIONAL GEOGRAPHIC
26 de diciembre de 2016

Los hallazgos arqueológicos más sorprendentes de 2016 se remontan a la prehistoria, a las antiguas civilizaciones de Egipto, Grecia y Roma, a la era de Cristo y a la época maya

Un asentamiento intacto de la Edad del Bronce (Inglaterra)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_1

Rueda arcaica de madera, fechada entre el 1100 y el 800 a.C., excavada en la cantera de Must Farm, al este de Inglaterra. Tanto el antiguo poblado como la rueda quedaron arrasados por un fuego, se hundieron en un río y se conservaron intactos durante siglos. Foto: Dave Webb, Cambridge Archaeological Unit (CAU)

El año 2016 comenzó con el anuncio de un hallazgo asombroso: un asentamiento intacto de finales de la Edad del Bronce (1200-800 a.C.) en la cantera de Must Farm, en el este de Inglaterra. El poblado estaba formado por casas de madera, grandes y circulares, apoyadas en pilotes de madera sobre un río o una zona inundable. Un fuego arrasó el asentamiento y las construcciones de madera se hundieron en el río, conservándose intactas durante siglos. Se trata del asentamiento de la Edad del Bronce mejor conservado de Gran Bretaña. En febrero se anunció el hallazgo de una rueda de 3.000 años de antigüedad, que también conservaba el eje de madera. Más información aquí y aquí.

Una fosa común del siglo VII a.C. (Grecia)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_2

Los ochenta esqueletos excavados en la bahía de Fáliro, al sur de Atenas, estaban colocados uno al lado del otro, con las mandíbulas abiertas y gimientes y las manos encadenadas sobre el cráneo. Foto: Ministry of Culture, Greece

Una fosa común excavada en la bahía de Fáliro, al sur de Atenas, resultó contener ochenta esqueletos, uno al lado del otro, con las mandíbulas abiertas y gimientes y las manos encadenadas sobre el cráneo. El trágico suceso, inmortalizado a dos metros y medio de profundidad, coincide con el golpe de Estado que organizó Cilón, un noble ateniense, en el año 632 a.C., en una época de cambios sociales e ideológicos, pero también de revueltas populares e intentonas golpistas. El levantamiento militar fue sofocado por los atenienses y los conspiradores fueron cercados en la Acrópolis y posteriormente masacrados, excepto el propio Cilón, que consiguió huir. Más información aquí.

Ánforas romanas en la provincia de Sevilla (España)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_3

Unas obras en el Parque Olivar del Zaudín, en el término municipal de Tomares (Sevilla), propiciaron el hallazgo casual de 19 ánforas con 600 kilos de monedas romanas de bronce en su interior, fechadas en un primer momento en el siglo IV d.C. Foto: Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía

En España cada año se realizan magníficos hallazgos de época romana y del 2016 podrían destacarse los espléndidos mosaicos y estatuas de Astorga, en la provincia de León, o las 19 ánforas con 600 kilos de monedas de bronce en su interior, descubiertas casualmente durante unas obras en el término municipal de Tomares, en la provincia de Sevilla. Las monedas romanas fueron depositadas en ánforas, es decir, en unos recipientes que no se utilizaban para guardar dinero, y según parece se ocultaron deliberadamente en un espacio subterráneo. Ahí permanecieron durante 17 siglos. Más información aquí y aquí.

Estructuras neandertales en el interior de una cueva (Francia)

Interior de la cueva de Bruniquel, junto al río Aveyron, en el sur de Francia. Los espeleólogos detectaron unos estructuras que no podían ser naturales: dos grandes círculos, uno más grande que el otro, formados por cientos de fragmentos de estalagmitas que habían sido rotas expresamente. La datación por series de uranio determinó una fecha de 174.500-178.500 años de antigüedad, es decir, la época en que vivieron los neandertales, mientras que los humanos modernos llegaron a Europa hace 40.000 años. Foto: Michel SOULIER / SSAC / Nature Jaubert et al.

Los espeleólogos que redescubrieron la cueva de Bruniquel, en el sur de Francia, se quedaron atónitos al ver unas estructuras que no podían ser naturales: dos grandes círculos, uno más grande que el otro, formados por cientos de fragmentos de estalagmitas que habían sido rotas expresamente. Un estudio reciente, publicado en mayo, demostró que las estructuras, denominadas espeleofactos, tienen en realidad 176.500 años de antigüedad, lo que supone un vuelco en las diferentes teorías sobre nuestros antepasados. El estudio demuestra que los humanos (o neandertales) ocuparon las cuevas mucho antes de lo que se creía y que los primeros neandertales sabían manejar el fuego en un espacio profundo y cerrado. Más información aquí.

Túneles de época maya en el Templo de las Inscripciones (México)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_5

Canal subterráneo principal hallado en el Templo de las Inscripciones en Palenque (México), donde se ha descubierto un complejo sistema de canales construido durante el siglo VII d.C. por la civilización maya. El sistema hidráulico probablemente simbolizaba el sinuoso camino que debía emprender Pakal hacia las aguas del inframundo. Foto: INAH

En julio se conoció el hallazgo de un complejo sistema de canales en el subsuelo del Templo de las Inscripciones en Palenque, que fue erigido durante el siglo VII d.C. por la civilización maya. La tumba inquebrantada de Pakal el Grande fue descubierta en el interior del templo en 1952 y las últimas evidencias sugieren que en su centro pudo haber, o podría haber, un manantial. El agua tenía una función esencial en la cosmovisión maya y, según han podido comprobar los arqueólogos, aún continúa fluyendo por el subsuelo. Más información aquí.

Un mosaico romano que muestra una carrera de carros (Chipre)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_6

Mosaico del siglo IV d.C. que muestra una carrera de carros, descubierto en Akaki, un municipio situado al oeste de Nicosia, la capital de Chipre. Las dos cuadrigas aparecen acompañadas de inscripciones en griego que probablemente indican el nombre de los caballos o de las cuadrigas. Foto: Department of Antiquities, Cyprus

Un mosaico espectacular del siglo IV d.C., que muestra una carrera de carros y otros elementos decorativos, fue desvelado al público en Akaki, un municipio situado al oeste de Nicosia, la capital de Chipre. El pavimento decorado, de unos once metros de largo y cuatro de ancho, representa una trepidante carrera de carros en un hipódromo y contiene motivos geométricos de gran riqueza. La escena circense muestra cuatro cuadrigas corriendo alrededor de una spina o muro central, cada una dirigida por un conductor erguido y acompañada de unas inscripciones que probablemente indican los nombres los caballos. Más información aquí.

Una estatuilla de 8.000 años de antigüedad (Turquía)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_7

Figurilla neolítica de mármol que representa a una mujer desnuda, descubierta en el antiguo asentamiento neolítico de Catal Hüyük, al sureste de Konya, en Turquía. Foto: Jason Quinlan and the Çatalhöyük Research Project

En septiembre se descubrió una figurilla de mármol en el antiguo asentamiento neolítico de Catal Hüyük, al sureste de Konya, en Turquía. La estatuilla, de más de 8.000 años de antigüedad, representa a una mujer obesa con las manos bajo los pechos. Tiene los ojos rasgados y unos pechos, vientre y nalgas desproporcionados en comparación con las manos y los pies. “Las manos están colocadas bajo los senos, que están separados hacia los lados como si la figura estuviera acostada”, destacaba el arqueólogo Ian Hodder, director del Proyecto de Investigación de Çatalhöyük. Más información aquí.

Excavaciones en la supuesta tumba de Cristo (Israel)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_8

Los investigadores que excavaron la supuesta tumba de Cristo retiraron delicadamente el material de relleno y se toparon con otra losa de mármol, con una cruz cristiana grabada que podría datar de la época de las Cruzadas. Foto: Oded Balilty, AP for National Geographic

La tumba en la que supuestamente yació Cristo, en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, quedó al descubierto la pasada noche del 26 de octubre y en el transcurso de unas sesenta horas. Los investigadores retiraron delicadamente el material de relleno y se toparon con una segunda losa de mármol, con una cruz cristiana grabada que podría datar de la época de las Cruzadas. La noche del 28 de octubre, unas horas antes del sellado definitivo de la tumba, apareció intacta la cama sepulcral labrada en la roca caliza. La tradición cristiana afirma que el cadáver lacerado de Cristo fue extendido sobre una plataforma o cama sepulcral tallada en una cueva de piedra caliza perteneciente a José de Arimatea, un judío rico e ilustre que se convirtió en discípulo de Jesús. Más información aquí y aquí.

Un edificio para alojar una barca funeraria (Egipto)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_9

Restos del edificio que antiguamente alojaba una barca funeraria de Sesostris III, con los muros decorados con barcos y una parte aún visible de la bóveda de cañón. Foto: Josef Wegner

En noviembre se anunció el descubrimiento de un edificio subterráneo decorado con 120 dibujos de embarcaciones faraónicas en Abidos, en Egipto. Esta estructura con bóveda de cañón fue construida “para enterrar un gran barco que probablemente fue usado en las ceremonias funerarias de Sesostris III”, explicaba Josef Wegner a National Geographic. Los egiptólogos saben que el edificio alojaba un barco porque en el centro del mismo hay una zanja longitudinal para situar el casco de la embarcación. Y, además, se han recuperado restos de tablas de madera de un barco de unos 20 metros de largo, similar a la barca funeraria de Keops. Más información aquí.

Las huellas más antiguas del mundo (Tanzania)

hallazgos_arqueologicos_2016_ng_10

Nuevas huellas halladas en el yacimiento de Laetoli, en Tanzania, atribuidas al homínido Australopithecus afarensis y de 3,6 millones de años de antigüedad, las más antiguas del mundo. Foto: Raffaello Pellizzon

Un equipo de arqueólogos tanzanos e italianos ha descubierto catorce nuevas pisadas en Tanzania, atribuidas al homínido Australopithecus afarensis, nuestro antepasado remoto. Se encontraban a sólo 150 metros de las pisadas halladas en 1976, consideradas las más antiguas del mundo, de 3,6 millones de años de antigüedad. Estos vestigios arqueológicos tan excepcionales aportan información sobre la biomecánica de la locomoción, sobre el tamaño corporal de los homínidos extintos, sobre su diversidad e incluso sobre sus estrategias reproductivas. Las controvertidas conclusiones sugieren un comportamiento social típico de los gorilas, es decir, un grupo de hembras conviviendo con un único macho, lo que equivaldría a un harén en el lenguaje biológico. Más información aquí.

 

27 diciembre 2016 at 11:50 am Deja un comentario

Las estatuas de Augusto y Calígula recuperan la cabeza en Torreparedones

El Ayuntamiento manda construir dos réplicas idénticas a los bustos originales

estatua_torreparedones

Busto reconstruido del emperador Augusto para sus estatua en Torreparedones – S.N.T.

Fuente: S. N. T. > Baena  |  La Voz Digital
26 de diciembre de 2016

Las esculturas masculinas sedentes halladas en la curia del parque arqueológico de Torreparedones de Baena en diciembre de 2011 cuentan ya con sus respectivas cabezas. Se trata de los emperadores Augusto y Calígula-Claudio divinizados.

Estas esculturas se presentaron en sociedad tras su restauración el pasado 26 de septiembre acéfalas y quedando así expuestas en el patio del Museo Histórico Municipal a pesar de que «se conservan los dos bustos masculinos, que están expuestos en la sala II del recinto dedicada a la estatuaria romana», según informaron desde el Ayuntamiento banense. Las cabezas originales expuestas no están completas ya que les falta parte del cuello, sobre todo a la de Augusto.

Con el objetivo de «dar más prestancia y valor a las esculturas», indican desde el Consistorio, «se han realizado sendas copias, a escala natural, en poliestireno expandido en las que se ha incorporado ya la parte perdida del cuello». Dichas copias son las que se han colocado en las esculturas.

Desde el departamento de arqueología municipal apuntan que «las dos esculturas masculinas han ganado mucho desde el punto de vista museográfico».

El catedrático de la Universidad de Córdoba, Carlos Márquez, resaltó de ellas que son piezas «absolutamente extraordinarias» y «únicas en todo el imperio romano» por lo que «resulta excepcional su aparición» en Torreparedones.

 

26 diciembre 2016 at 1:50 pm Deja un comentario

Salve, magister

El latín resurge: 30 institutos lo usan como lengua vehicular. Los alumnos lo hablan de principio a fin como ocurre en clase de inglés. «Abrimos el cofre de los antepasados, que vivieron las mismas experiencias».

salve_magister

Los alumnos de 2º de Bachillerato con el profesor Jorge Tárrega, presidente de la asociación Collegium Latinitatis. Kike Taberner

Fuente: Rocío Ruiz LA RAZÓN
25 de diciembre de 2016

Son las 8:30 de la mañana y toca Latín en el Instituto de Enseñanza Secundaria El Grao de Valencia. Un alumno llega tarde a la clase que se imparte en 2º de Bachillerato. Llama a la puerta y asoma la cabeza: «Salve magister: licetne mihi intrare?» («Buenos días, profesor, ¿puedo entrar?). El profesor replica: «sero post tempus venis» («llegas tarde») a la par que autoriza la entrada con un gesto. El joven toma asiento. En clase sólo se habla latín de principio a fin. Los estudiantes saben que deben «ostium pulsare» («llamar a la puerta») por eso cuando es más de uno el que se despista de la hora de entrada son los mismos alumnos los que repiten a modo de letanía: «sero post tempus venis» («llegas tarde»). «Sin darse cuenta, están utilizando un adverbio, una preposición más un acusativo neutro y una segunda persona verbal de la cuarta conjugación. Al principio, no saben analizar todo, pero luego explicamos toda la gramática. Se trata del método inductivo-contextual. Los estudiantes entienden unas estructuras a partir de un contexto en la realidad del aula o en el libro (si leen) y al acabar, se explica toda la gramática», dice Jorge Tárrega, profesor de Latín del instituto. Tárrega es el presidente la asociación Collegium Latinitatis de Valencia, creada en septiembre pasado y ha sido profesor hace unos años en la universidad de Valencia de Sintaxis Latina. En sus clases sólo se hablaba en latín y los alumnos se atrevían a responder a las preguntas del profesor en la lengua de Cicerón. Tiene el honor de ser el primer docente, desde el siglo XIX, en dar una clase íntegramente en latín. Y ahora pasa lo mismo con sus alumnos de 2º de Bachillerato del IES El Grao. Desde octubre estudian épica, comedia y oratoria además de profundizar en el estudio de la lengua. Y todo, en latín sin mediar una palabra de castellano.

El caso de este instituto constata el resurgimiento del latín en las aulas. Es uno de los 30 que existen en España en los que se imparten las clases utilizando el latín como lengua vehicular, explica Carles García, también profesor de Latín y miembro de la asociación cultural Collegium Latinitatis. Además, los alumnos obtienen resultados espectaculares en Selectividad. «Nuestro objetivo es promover en el ámbito educativo y en el de la investigación el empleo de las lenguas clásicas como lenguas vehiculares y promover la cultura clásica a todos los niveles, tenemos siempre como fin último la lectura de los clásicos en versión original», añade. «Generaciones enteras han crecido pensando que, para entender latín, hay que traducir con un diccionario en mano, lo cual es un error grave. La traducción es un elemento, un ejercicio más para acceder a una lengua, no el único», añade Tárrega.

Al igual que en un examen de 5º de Alemán, por ejemplo, se puede poner un texto complejo sobre el que se plantean unas preguntas de comprensión, así se intenta hacer por parte de los profesores que ahora enseñan la lengua indoeuropea con metodologías activas, es decir, con preguntas sobre el texto en el mismo idioma. «Desde el siglo XIX se aplicó una metodología mantenida hasta ahora: entender la lengua como algo muerto y como objeto de estudio en vitrina», insiste. Ahora son ya muchos, no sólo los docentes españoles, los que aplican esta metodología activa de tal manera que los alumnos comienzan estudiando textos sencillos para poder leerlos y comprenderlos sin necesidad de diccionario y después van entrando en textos cada vez más complicados. «Nadie empieza leyendo a Shakespeare en inglés o a Goethe en alemán. ¿Por qué se tiene que empezar en latín analizando penosamente frases de Horacio o Virgilio, sin contexto alguno y analizando cada palabra?», dice el profesor del instituto de Valencia.

Los amantes de esta nueva tendencia creen que «el latín no es más que un vehículo, un instrumento para acceder al tesoro que se ha guardado durante veinte siglos de pensamiento, un tiempo en el que muchos de los pensamientos, de las experiencias, de las vivencias, de los avatares de personas como nosotros que han vivido en este mundo fueron transmitidos en latín. Su estudio nos da la llave para abrir el cofre de nuestros antepasados y para saber que no somos los primeros que vivimos experiencias humanas: «nihil novum sub sole» («nada nuevo bajo el sol»), dice el presidente de Collegium Latinitatis. «El hombre aprende de su historia», insiste. Y lo dice porque la realidad de los latinos no era muy diferente a la de nuestros días: Catulo, en pleno siglo I, hablaba de amor en sus poemas, Cicerón y Salustio de la amistad, César o Tácito sobre política y sus páginas están plagadas de ejemplos que ven su reflejo en el panorama político actual: golpes de estado fallidos (Catilina), políticos corruptos (Verres), gobernadores excéntricos (Calígula). En definitiva, nada que no se parezca a lo que se vive en el mundo actual.

Catulo, Tácito o Petrarca

«Cada vez se nos dirige más gente que está interesada en estudiar latín no para hablar en el aeropuerto o para hablar sobre informática, sino para poder leer y entender inscripciones de sus ciudades o libros de autores que siempre quisieron leer, como Plauto o Cicerón, Catulo o Tácito, Petrarca o Erasmo, Vives o Tomás Moro», explican desde la recién creada Asociación Collegium Latinitatis de Valencia.

Lo cierto es que ya son muchas las asociaciones de Clásicas en España. En Valencia, de hecho, hay varias y cada una se dedica a estudiar algún aspecto concreto del mundo clásico. Ludere et Discere se dedica a cuestiones culturales y de la vida cotidiana, Prósopon-Sagunt, al teatro. En septiembre pasado se fundó el Collegium Latinitatis, toda en latín. «Nuestro objetivo es la divulgación del latín como lengua en la sociedad actual. Queremos centrar muchos de nuestros esfuerzos en que, como empieza a pasar en algunos países, como Alemania, existe un público no especializado que se interese por leer a los clásicos en su idioma original, del mismo modo que ocurría, por ejemplo, en el siglo XVIII», explica su presidente, Jorge Tárrega.

 

Guardar

26 diciembre 2016 at 1:35 pm Deja un comentario

Un paseo por Palmira desde París

El Grand Palais inaugura una exposición sobre los sitios patrimoniales amenazados por el conflicto en Oriente Medio

palmira1_ep

Fuente: ÁLEX VICENTE > París  |  EL PAÍS
24 de diciembre de 2016

Muchos todavía no han olvidado lo sucedido en marzo de 2001 en el valle de Bamiyan, en pleno corazón de Afganistán. Tras sobrevivir durante 15 siglos, intactas ante la imparable erosión del tiempo, el poder devastador de las guerras y las catástrofes naturales, las dos espectaculares efigies de Buda talladas en el interior de un acantilado fueron dinamitadas por los talibanes, que consideraron que eran falsos ídolos contrarios a la ley del Corán, y quedaron pulverizadas en cuestión de segundos. Fueron el augurio de otros muchos deterioros por venir, que se alargan hasta la actualidad.

Mientras la destrucción sigue adelante en Alepo y el yihadismo retoma posesión de la ciudad histórica de Palmira, el Grand Palais de París acaba de inaugurar Sitios eternos, una exposición pensada para dar la voz de alarma respecto a la destrucción del patrimonio histórico en Oriente Medio. ¿Importan las piedras mientras peligran tantos millones de vidas? François Hollande, que inauguró la exposición el pasado miércoles, se hizo esa misma pregunta tras visitarla. Y se atrevió a responderla. “Cuando se apunta a una población hasta ese punto, por el régimen sirio y por Daesh [siglas en árabe del Estado Islámico], ¿hay que preocuparse por el patrimonio?”, expresó el presidente francés. “En realidad, ambos combates son inseparables: hay que salvar vidas y salvar las piedras”.

A nadie se le escapa que la historia de esas piedras es también la historia de esos hombres. “No es casualidad que esos grupos armados ataquen esos lugares. Saben que es una manera de atacar nuestra memoria”, expresaba después una de las responsables del proyecto, Ariane Orsini. Hasta el 9 de enero, esta muestra efímera, improvisada en los últimos meses en una de las galerías del Grand Palais ante la gravedad creciente de la situación, propone una inmersión total en cuatro sitios arqueológicos amenazados por la guerra, reconstruidos a partir de imágenes 3D proyectadas sobre las paredes del museo, y acompañadas de algunas obras y objetos extraídos de las colecciones del Louvre.

palmira2_ep

El primer lugar patrimonial explorado por la muestra es Palmira, sometida de nuevo al control del Estado Islámico desde hace solo unos días. Situada en pleno desierto sirio, al nordeste de Damasco, fue una próspera ciudad a medio camino entre Oriente y Occidente entre el siglo I antes de Cristo y el III de nuestra era. En mayo de 2015, los yihadistas atacaron los templos de Bel y Baalshamin, el arco de triunfo y tres torres funerarias. A partir de fotografías tomadas por turistas antes de su destrucción parcial, la agencia francesa Iconem se propuso reconstituir este lugar patrimonial. Y, más tarde, logró acceder a Palmira en marzo de 2016, cuando el ejército sirio retomó el control de su perímetro, para capturar con sus cámaras de alta definición el alcance de la pérdida. La exposición permite pasear por la ciudad y también comparar su estado antes y después de la irrupción del grupo terrorista. “La idea es convertir en accesibles lugares que ya no lo son”, sostenía el presidente del Louvre, Jean-Luc Martinez.

La muestra también se adentra en Khorsabad, la antigua Dur Sharrukin o “fortaleza de Sargón”, una ciudad protegida por una muralla cuadrangular que se convirtió, siete siglos antes de Cristo, en la capital de Asiria. En 2015, fue asaltada por el Estado Islámico y hoy resulta inaccesible. Las imágenes recogidas en la muestra solo pudieron ser capturadas utilizando drones. El Grand Palais también inspecciona la Gran Mezquita de Damasco, conocida por sus mosaicos de cristal y oro de estilo bizantino, y uno de los lugares más emblemáticos de la cultura islámica. Construida en el siglo VIII, es ahora objeto de un almacenamiento preventivo de imágenes antes de una eventual destrucción. En 2013, su alminar se vino abajo a causa de la guerra civil y todavía no ha sido restaurado.

Por último, la exposición examina el estado del Crac de los Caballeros, al oeste de Siria, fortaleza inscrita en el patrimonio mundial de la Unesco en 2006, símbolo de la arquitectura militar en los tiempos de las Cruzadas y huella, hasta ahora imborrable, de la presencia cristiana en Oriente Medio. El lugar fue ocupado y dañado por los rebeldes hostiles al régimen de Al Assad en 2012.

La muestra responde a una doble voluntad de documentar el estado de esos cuatro sitios patrimoniales y despertar conciencias para evitar que desaparezcan. “Esta exposición es un acto militante. También lo será por parte del visitante, que acudirá a ella no porque sea gratuita, sino porque querrá ser también un actor, y no solo un espectador, de la protección del patrimonio”, expresó Hollande durante la inauguración. Las autoridades francesas ya impulsaron, a principios de diciembre, una conferencia internacional en Abu Dhabi para promover la preservación del patrimonio, donde 40 países se comprometieron a crear un fondo de 100 millones de dólares (95,6 millones de euros) para esta causa.

 

Guardar

25 diciembre 2016 at 11:49 pm Deja un comentario

La tradición romana del árbol de Navidad

Historiadores remontan la costumbre de decorar un árbol con bolas y estrellas a la fiesta de la Saturnalia que se celebraba en Roma

bolas-arbol-navidad

Reuters

Fuente: EFE  |  Sur Digital
25 de diciembre de 2016

Con la Navidad regresan a las plazas públicas y a los salones de casa los árboles decorados con bolitas de colores y tiras de espumillón, una tradición que tiene sus orígenes en el mundo antiguo, cuando la naturaleza era el eje central del día a día del ser humano.

Lo que hoy son bolas de plástico de mil colores, en la antigüedad eran de algodón. Lo que hoy es espumillón, en aquellas fechas eran objetos decorativos dirigidos a asegurar el ciclo de las estaciones.

Una forma de decir que, tras los días “oscuros” y “más cortos” del año como son los invernales, llegarán los “más luminosos”, en los que la luz da vida a la naturaleza, en referencia a la primavera y el verano.

La Saturnalia en el Imperio Romano tenía lugar originariamente el 17 de diciembre, pero la fiesta, dedicada a Saturno, dios de la agricultura y las cosechas, enraizó tanto en el pueblo que pasó a celebrarse durante una semana, del 17 al 23 de diciembre.

Se trataba, según la investigadora y conservadora del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) de Mérida, Pilar Caldera, de una festividad “asociada a la celebración de lo que los romanos llamaban los días angostos, los menos luminosos y más cortos del año”.

Pero también, según incide, “relacionada con el ciclo agrario, pues es cuando la simiente ya está en los campos, protegida por la tierra y a la espera de la vuelta de la primavera”.

Con el fin de asegurarse los regalos que la tierra les da a lo largo de los días largos y prósperos, en el tiempo de la cosecha y de la recolección, los romanos, “de forma simbólica”, le devuelven a la tierra lo que ésta les ha dado.

¿Cómo? Pues poniendo bolas de algodón o lana y figuritas de estrellas en los elementos vegetales que los ciudadanos tienen en sus casas.

No obstante, no puede asegurarse que la tradición concreta de poner un árbol de Navidad venga de Roma, ya que tal y como se conoce arranca en el siglo XVI y XVII en el centro y el norte de Europa.

“Las fiestas estacionales en Roma eran las más importantes. El mundo antiguo vivía muy acorde con la naturaleza. Son fiestas en las que se articulan las estaciones como eslabones de una cadena”, explica Caldera.

Por ello, cuando se hace algo en invierno, se piensa en la primavera; de ahí que en la Saturnalia tuviera mucho peso “el conceder y desear” lo mejor en las jornadas de los días ocultos “de cara a la llegada de los días luminosos”.

Son días de estar en la casa con la llegada del final de las tareas agrícolas. En la Saturnalia, las cenas familiares, que incluían música y danza, eran habituales y, además, compartidas con amigos y esclavos.

“Los esclavos tenían la oportunidad de formar parte activa de la familia. De hecho, eran atendidos y agasajaos por sus dueños”, apunta Caldera, que enmarca este hecho en los citados ciclos. “Desorden en esos días para garantizar el orden posterior”, añade.

Surge en esos festejos hogareños otra tradición que hoy aún pervive: la cesta de Navidad. Con ella, siempre elaborada en mimbre, se agasaja a la familia y a los amigos y con productos de obligada presencia: el olivo, el laurel, los higos y las nueces. Es una forma de “garantizar” los recursos para “los días largos”.

Todas estas tradiciones fueron “fagocitadas” por el cristianismo, que, curiosamente, en sus inicios y coincidiendo con estas fechas, “no tiene recuerdo alguno de Cristo”, según ha explicado el investigador Isaac Sastre. Es en el siglo II cuando comienza a recordarse su mito y su resurrección, especialmente en Egipto.

Sin embargo, tal como apunta Sastre, “algunas investigaciones fechan el nacimiento de Jesús entre finales de septiembre y principios de octubre”. Al parecer, el censo y registro de nacidos estaban cerrados en diciembre, y no parece muy lógico que los pastores durmieran a ras de suelo en pleno diciembre.

Es a mediados del siglo IV cuando se fija el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, “como el nuevo sol, la luz que viene”, en clara consonancia con la filosofía de la Saturnalia sobre “los días largos” y de luz que vendrán tras el invierno.

De hecho, los romanos celebraban el 25 de diciembre la fiesta en honor del dios Mitra, cuya religión también estaba muy arraigada en el sentir de Roma y que suponía asimismo festejar el solsticio de invierno.

 

25 diciembre 2016 at 11:46 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente