Archive for 7 noviembre 2016

¿Por qué el Acueducto de Segovia ha rejuvenecido 20 años?

Los arqueólogos Santiago Martínez y Víctor Cabañero explican a ABC cómo han llegado a la conclusión de cambiar de siglo la fecha de construcción del monumento romano a partir del análisis de 12.000 piezas

acueducto_de_segovia

Acueducto de Segovia, con la Catedral al fondo – ICAL

Fuente: I. JIMENO > Segovia  |  ABC
7 de noviembre de 2016

Aunque el tango canta que veinte años no son nada, esos dos decenios más -o, más bien, de menos- sí pueden suponer mucho para avanzar en la determinación de una de las grandes incógnitas que, casi 2.000 años después de sus construcción, siguen rodeando al Acueducto. Se sabe que fue una obra de ingeniería levantada en época romana, pero nada sobre la fecha exacta en la que, pila a pila, los 20.400 sillares de granito dibujaron lo que hoy es uno de los principales monumentos de España y seña de identidad de Segovia.

Si lo que cautiva las miradas de segovianos y los miles de visitantes que cada año paran ante él es la enormidad de su belleza, es bajo sus pies, ocultos, donde se encuentran algunos de los tesoros que permiten saber un poco más de este gran y atractivo desconocido. Y es ahí, en las fosas de cimentación, de hasta cuatro metros de profundidad, selladas antes de levantar los pilares en lo que era un terreno «blando», en la ahora llamada plaza del Azoguejo, donde el Acueducto alcanza su mayor altura -28,10 metros-, donde se encontraron las claves que han llevado a «rejuvenecer» al Acueducto «entre 20 y 50 años».

Cerca de 12.000 piezas se han analizado hasta llegar a la conclusión «consensuada» por los expertos, tras un proceso de «reflexión mucho tiempo», de que esta obra declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985 y Monumento Nacional ya en 1884 «sólo» pudo ver cómo sus arcadas centrales se levantaron como mínimo después del año 112 a 118 de nuestra Era y no a partir del 98, como hasta se sostenía. Al menos 20 años menos y cambio de siglo, del I al II después de Cristo. Un avance que «permite precisar con mayor solvencia la dinámica histórica de la ciudad de Segovia en época Romana», apunta el arqueólogo Santiago Martínez, quien, junto con su colega Víctor Cabañero, ha llevado a cabo durante cuatro años el estudio de laboratorio de las miles de piezas que han permitido precisar un poco más la edad del Acueducto. Para ello también lo han «contrastado» con datos de los arqueólogos Luciano Municio, Clara Martín, José Miguel Labrador y Sonia Álvarez, que trabajan sobre otras áreas de la Segovia romana.

acueducto_de_segovia2

Los arqueólogos Santiago Martínez y Víctor Cabañero, autores del estudio sobre el Acueducto – A. TANARRO

Entre esas piezas objeto de la lupa arqueológica, una «ingente cantidad» de materiales graníticos, fragmentos de «terra sigillata» -que aportan la cronología «más exacta», pues se produjeron entre el 50 después de Cristo y los mandatos de Adriano y Trajano-, cerámica romana, un sestercio de Trajano -una moneda emitida entre el año 112 y 116, durante el sexto consulado de este emperador-. Analizadas y combinadas, en un trabajo nada fácil en el que también ha habido que despreciar restos rescatados de unas fosas de cimentación selladas en lo que era como una «escombrera» a los pies de la ciudad en lo alto, permiten sostener que «fueron colocadas» bajo las moles de granito antes de su construcción. Por lo que «posiblemente» esta obra de ingeniería hidráulica fue levantada «más de 20 años» después de la fecha hasta ahora apuntada.

Sería a finales del imperio de Trajano o pleno gobierno de sus sucesor, Adriano, lo que tumba las teorías «sin muchos datos contrastados» de ser anterior e incluso que obedeciese a una restauración de un proyecto previo. «Se ha puesto una fecha mínima desde datos contrastados», defiende Santiago Martínez, director también del Museo de Segovia, donde se custodian esas piezas rescatadas durante la excavación realizada por el arqueólogo Germán Prieto Vázquez. Es, destaca, el «alma de la investigación», gracias al trabajo realizado bajo los pilares 3, 4 y 5 en 1998, cuando el Acueducto estaba inmerso en la última gran restauración, acometida entre 1992 -se prohibió el paso de vehículos bajo sus arcos- y 2000.

Momento propicio

Esas nuevas fechas «explican la época de Segovia para acometer una obra de semejante envergadura», quizá con financiación de la propia Roma, y bajo la dirección de un desconocido ingeniero que proyectó los 167 arcos de granito unidos sin cemento ni argamasa. El siglo II es ya un periodo de «paz y estabilidad» que propicia acometer obras así. «Es como el AVE en España, se hace cuando hay dinero», puntualiza Cabañero. Era un momento de «eclosión» en las provincias hispánicas de la antigua Roma, lo que puede explicar que la combinación de «voluntad, fondos y marco normativo» permitiese ejecutar el Acueducto en un Segovia de entonces entre 3.000 y 5.000 habitantes, ubicada en punto relevante del mapa, justo al saltar Guadarrama, y cruce de caminos.

Eso sí, la nueva información, sostienen, «abre muchos más interrogantes» sobre una obra de la que como otras -el Castillo de Coca, por ejemplo- se desconoce su data.

 

7 noviembre 2016 at 9:04 pm Deja un comentario

Hallado el templo del foro romano de Llívia, en la provincia de Girona

Los arqueólogos han encontrado fragmentos de estatuas monumentales, erigidas antiguamente en el interior del templo y posteriormente reaprovechadas como material de construcción

llivia1_ng

Vista general de las excavaciones realizadas en septiembre y octubre de 2016 en el foro romano de Llívia. Foto: UAB-ICAC

Fuente: Alec Forssmann NATIONAL GEOGRAPHIC
7 de noviembre de 2016

El templo que presidía el foro de la ciudad romana de Iulia Libica, en Llívia, en la provincia de Girona, ha sido localizado por un equipo de arqueólogos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y del Institut Català d’Arqueologia Clàssica. El foro romano descubierto en Llívia «es el único conocido ubicado en un valle pirenaico«, según destaca la UAB en una nota de prensa.

llivia2_ng

Restos del pavimento de la cella y del pedestal de la imagen de culto. Foto: UAB-ICAC

Los resultados obtenidos durante la campaña arqueológica de septiembre y octubre confirman la existencia de un edificio de grandes dimensiones que estaba situado en el eje central del foro, sobre un podio que se elevaba dos metros por encima del nivel de una gran plaza porticada. En el interior del templo, en lo que correspondería a la cella o naos, se ha documentado un pavimento de opus signinum, con baldosas de pizarra y de mármol incrustadas, formando un rectángulo ante un basamento de obra sobre el cual se erigía la estatua de culto que presidía la cella. En las paredes de la cella, que era la cámara interior del templo, se conservan restos de los revestimientos pictóricos que la decoraban. También ha aparecido otro basamento de estatua de granito.

llivia3_ng

Fragmento de escultura con restos de cabello y un ojo. Foto: UAB-ICAC

Los arqueólogos han encontrado numerosos fragmentos de mármol que fueron reutilizados en épocas posteriores como material de construcción. Entre estos fragmentos hay algunos que corresponden a estatuas monumentales de casi el doble de la escala humana. Los fragmentos son de mármol blanco de grano fino, probablemente mármol de Carrara, y destacan los siguientes: un trozo de rostro en el que se distingue un ojo y parte del cabello; una mano de grandes dimensiones con una sortija en un dedo y asiendo un objeto cuadrado; un gran busto con la parte delantera muy deteriorada, pero con el cabello posterior muy conservado, característico de la dinastía Julio-Claudia; y parte de una toga o de una túnica.

Las estatuas representaban a divinidades o a emperadores divinizados

llivia4_ng

Fragmento de una escultura que muestra una mano de grandes dimensiones con una sortija en un dedo y asiendo un objeto cuadrado. Foto: UAB-ICAC

Jordi Guàrdia y Cèsar Carreras, los directores de la excavación, consideran que estas esculturas probablemente representaban a divinidades o a emperadores divinizados, presentes originalmente en la cella del templo. De los estudios estratigráficos y hallazgos realizados en campañas anteriores se deduce que el foro de Iulia Libica fue abandonado como tal en el siglo III d.C. y desmontado para reaprovechar los materiales nobles de su arquitectura.

llivia5_ng

Cabeza de una escultura en la que se distingue el cabello. Foto: UAB-ICAC

 

7 noviembre 2016 at 9:00 pm 1 comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2016
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente