Archive for 11 julio 2016

Localizan 23 nuevos naufragios en el archipiélago griego de Fourni

Este archipiélago situado junto a la costa oeste de Turquía se está convirtiendo en la capital mundial de barcos naufragados: en los últimos 9 meses se han localizado 45 barcos de distintas épocas

fourni1_NG

Un buzo explora un antiguo naufragio en el archipiélago de Fourni. Foto: V. Mentogianis

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC
11 de julio de 2016

El archipiélago griego de Fourni, situado junto a la costa oeste de Turquía, se está convirtiendo en la capital mundial de barcos naufragados. La expedición arqueológica greco-norteamericana que investiga sus profundidades ha localizado los restos de 23 nuevos barcos, que se suman a los 22 hallados el año pasado, según han informado hoy el Ministerio de Cultura de Grecia y Peter Campbell, codirector del proyecto, de la Universidad de Southampton. «En septiembre de 2015, durante la primera campaña arqueológica, hallamos 22 barcos naufragados y en junio de 2016 hemos hallado 23 más, elevando el número total a 45 barcos en los últimos nueve meses», declara Campbell. «Los Estados Unidos han creado recientemente un santuario nacional marino en el lago Míchigan para proteger 39 naufragios conocidos, localizados en 2.226 kilómetros cuadrados. Fourni tiene 45 naufragios conocidos en sólo 44 kilómetros cuadrados», agrega. Por tanto, la mayor concentración de naufragios del mundo podría estar en el archipiélago de Fourni, formado por trece islas e islotes.

Los naufragios están fechados entre finales de la Época Arcaica y comienzos de la Edad Moderna

mapafourni_NG

El archipiélago griego de Fourni está situado junto a la costa oeste de Turquía. Imagen: Google Maps

Los barcos hallados durante esta campaña de verano, desarrollada entre el 8 de junio y el 2 de julio, están fechados entre finales de la Época Arcaica, aproximadamente entre el 525 y el 480 a.C., y comienzos de la Edad Moderna, entre 1750 y 1850. Destacan los siguientes naufragios: un barco con ánforas de finales de la Época Arcaica o comienzos de la Época Clásica, procedente del este del mar Egeo; un carguero helenístico de ánforas procedente de la isla de Cos; tres cargueros romanos con ánforas de Sinope; un naufragio con ánforas norteafricanas del siglo III o IV d.C.; y un barco que transportaba vajilla del período romano tardío. Dos cepos masivos de piedra, de antiguos anclas de Época Arcaica, son los más grandes que se han encontrado hasta la fecha en el mar Egeo. También se han documentado desechos cerámicos y antiguos anclas. Todos estos hallazgos, que irán aumentando en los próximos años, revelan la importancia de las antiguas redes comerciales del Mediterráneo oriental, que pasaban por Fourni con bienes procedentes del norte de África, de España y de Italia.

fourni2_NG

Un buzo examina unas ánforas de Época Arcaica. Foto: V. Mentogianis

fourni3_NG

Recuperación de una ánfora para su posterior estudio y análisis. Foto: V. Mentogianis

fourni4_NG

Ánforas antiguas en el lecho marino. Foto: V. Mentogianis

fourni5_NG

Ánfora en buen estado de conservación. Foto: V. Mentogianis

fourni6_NG

Casco de un naufragio del siglo XVIII. Foto: V. Mentogianis

11 julio 2016 at 7:31 pm Deja un comentario

El TAC lee los huesos de los moldes de Pompeya 2.000 años después

Debido a su posición antes de que se vertiera el yeso, o al desgaste sufrido los huesos asoman y permiten estudiar patologías de las víctimas

TAC_Pompeya

Fuente: JOSÉ MIGUEL PARRA, Egiptólogo |  EL MUNDO
11 de julio de 2016

En el año 79 d. C., cuando Tito acababa de heredar el poder imperial, el Vesubio entró en erupción y terminó enterrando a dos importantes ciudades de veraneo que se encontraban a los pies de sus laderas. No es que la erupción del volcán fuera algo repentino, pues hubo algunas semanas previas de temblores de tierra y ruidos; pero los habitantes de Pompeya y Herculano, reacios a abandonar sus hogares y posesiones, decidieron aguantar a ver qué pasaba. Y lo que pasó fue que el estallido del Vesubio lanzó al aire una inmensa lluvia de escombros y ceniza que cayó como un granizo de piedra pómez sobre toda la zona.

Esto terminó por decidir a alguno a salir de la ciudad, pero no a todos. El problema fue lo que vino después, una oleada piroclástica, una avenida de aire a más de 100 ºC de temperatura que asfixió y quemó cuanto encontró a su paso. En realidad, fueron varias consecutivas, la última de las cuales alcanzó kilómetros lejos del volcán y terminó llegando a la costa, donde su víctima más conocida fue Plinio el Viejo, que estaba allí en labores de rescate.

Desde 1772 se sabía que los objetos de Pompeya enterrados por la ceniza y destruidos por el tiempo dejaban un hueco; pero no fue hasta un siglo después cuando se comprobó que, si se rellenaba con yeso, este hueco proporcionaba un molde del objeto. El primero en sufrir este proceso reconstructivo fue una puerta de madera. Sería en 1863 cuando Giuseppe Fiorelli, director del yacimiento, decidió probar el sistema con los huecos de las víctimas humanas, creando así las «momias» del Vesubio. Estas «esculturas» de yeso nos ofrecen una espectacular imagen de cómo sorprendió a los pobres pompeyanos su estertor final.

El rostro de la muerte 2.000 años después

En muchos casos, los moldes poseen unos detalles asombrosos, que permiten apreciar el tipo y los pliegues de las ropas e incluso las expresiones faciales de las víctimas de la erupción. Es algo sobrecogedor, pues nos presenta el rostro de la muerte hace dos mil años, como la cámara de un reportero de guerra que siguiera el rastro mortífero de un señor de la guerra.

En algunos casos, debido a su posición dentro del hueco antes de que se vertiera el yeso, o al desgaste sufrido por éste con los años, los huesos asoman y permiten estudiar a algunas patologías de las víctimas del volcán. Por fortuna, ahora contamos con la tomografía axial computerizada, que permite asomarse a las entrañas de estos romanos sin que por ello su cáscara protectora de escayola sufra.

De las entre 10.000 y 50.0000 personas que se calcula vivían en Pompeya, sólo se han encontrado algo más de mil, y sólo la décima parte ha sido «momificada», pero son bastantes como para hacerse una idea la salud general de esta población. La técnica del TAC, que está empezando a aplicar en Pompeya un nuevo proyecto arqueológico, consiste en hacer miles de radiografías que luego el ordenador combina para formar una imagen tridimensional.

Esto permite luego «jugar» con los resultados, girarlos, diseccionarlos… La capa exterior queda convertida en una concha transparente en cuyo interior los huesos se ven perfectamente. A cada hueso se le puede dar un color distinto para identificarlos mejor, pero es que otro programa permite «teñir» las distintas capas como si fueran la piel y los músculos, añadiendo profundidad a la reconstrucción.

Así se ha podido comprobar que la dentadura de los cuerpos de yeso escaneados están mejor estado de lo sospechado, quizá por la escasa posibilidad de estas personas concretas de consumir alimentos dulces; pero también que algunas de ellas presentan restos de trauma que pueden ser debidos a deyecciones del volcán. Al fin y al cabo, lo interesante de estos cuerpos es que nos ofrecen una muestra aleatoria de una población antigua en un momento dado y conocido, una valiosísima fuente de información para reconstruir el mundo romano.

 

11 julio 2016 at 5:04 pm Deja un comentario

El raro caso del militar del Imperio Romano enterrado en Leicester

 

Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnología
11 de julio de 2016

En un yacimiento arqueológico que data de los últimos tiempos del Imperio Romano y que está situado en la ciudad británica de Leicester, se ha descubierto una tumba que alberga los restos de un hombre de mediana edad a quien se sepultó llevando puesto un cinturón decorado de forma elaborada, en un estilo que parece propio de un soldado romano de la época tardía, durante la segunda mitad del siglo IV o principios del V, después de Cristo.

Del cinturón, un objeto raro en el Reino Unido, se conservan la hebilla, su placa y un extremo de la correa.

A juzgar por las características de lo que queda del cinturón, este debió ser ancho, de piel, con una correa de fijación más delgada que iba desde la hebilla y que acababa en el extremo de la correa.

La hebilla está decorada con cabezas de delfín y el extremo de la correa lo está con perros agachados en cada lado de su punta estrechada.

Se han encontrado cinturones comparables a este en otros cementerios del período tardío del Imperio Romano, por ejemplo en Londres, Dorchester on Thames y Winchester, así como en Oudenburg en Bélgica.

soldado_leicester

La sepultura del Esqueleto 23, que se piensa fue un soldado romano del período tardío. La hebilla del cinturón fue encontrada junto a la cadera derecha (rodeada por un círculo). (Foto: University of Leicester)

La investigación, llevada a cabo por el equipo de Nick Cooper, de la Universidad de Leicester en el Reino Unido, muestra que el cinturón es como los que se llevaban en Bélgica, el nordeste francés, y a lo largo de la frontera oriental del Imperio Romano, junto a los ríos Rin y Danubio, donde estaban desplegados los soldados. Hay algunas evidencias pictóricas contemporáneas que sugieren que este tipo específico de cinturón era llevado por miembros de la elite militar y civil romana del período tardío, y que tales cinturones eran símbolos importantes de autoridad.

El propietario del cinturón tenía una edad de entre 36 y 45 años cuando murió. Había superado una mala salud durante la niñez, alcanzando una vida de adulto relativamente sana, pero en algún momento se había fracturado su antebrazo izquierdo; una herida que sanó bien pero que dejó debilitada a su muñeca. Este tipo de lesión es causada habitualmente por levantar el brazo para protegerse de un golpe o un objeto en caída. El hombre tenía también músculos dañados en la parte superior de su brazo derecho y en el hombro. Si bien es difícil identificar exactamente qué causó estas lesiones, encajan bien con las que sufriría un soldado en combate y refuerzan la teoría de que este hombre era miembro del ejército romano del período tardío.

Información adicional

 

11 julio 2016 at 4:57 pm Deja un comentario

Jesús, crucificado por chavales de Tarragona

Una novela juega con la leyenda de que Pilato llevó a Judea una guardia personal de iberos de Tarraco

Tarraco_Viva_EP

Imagen captada en Tarragona durante las jornadas Tarraco viva. JOSEP LLUÍS SELLART

Fuente: JACINTO ANTÓN  |  EL PAÍS
11 de julio de 2016

El argumento tiene miga: durante una estancia en Tarraco, Poncio Pilato recluta una guardia personal de guerreros iberos de la zona y los lleva consigo a Jerusalén cuando lo nombran gobernador de Judea; finalmente, son ellos los soldados romanos encargados de crucificar en el Gólgota a un alborotador judío: Jesucristo, efectivamente. “Resulta que a Jesús lo acaban crucificando cuatro chavales de Tarragona”, sintetiza Xavier Maymó, autor de la novela histórica El siervo —que publica ahora en castellano tras su edición en catalán (Servi de Semma,Bondia) Penguin Random House—. El relato se centra en las peripecias del líder de esos soldados íberos (y jefe de la guardia de Pilato), Servio —descendiente de los iberos cosetanos—, de sus compañeros, y de tres nobles jóvenes romanos, tres hermanos que se han educado con él en la villa que posee el padre de estos, patricio y duunviro (magistrado municipal) de Tarraco, cerca de la ciudad.

Esa villa, Semma, que juega un papel importante en la narración como una especie de Brideshead de la antigüedad clásica, es en realidad la Villa de Els Munts, yacimiento arqueológico visitable y que Maymó conoce bien. “Mi familia tenía casa en Altafulla y desde pequeño he visitado el lugar de la villa, que estaba en ruinas hasta que lo excavaron y musealizaron”. Hoy la villa cuenta con visitas teatralizadas a cargo del propio Caius Valerius Avitus que fue su propietario y su esposa Faustina (ambos personajes de la novela).

Poncio Pilato, en una de las películas sobre el personaje

Poncio Pilato, en una de las películas sobre el personaje

El novelista explica que el origen de su libro es una leyenda que corría por Tarragona: que Pilato antes de ir a Jerusalén fue gobernador unos pocos años de la provincia de la tarraconense. Cuando Tiberio dejó en manos del cruel Sejano, prefecto del Pretorio, las riendas del poder, Pilato se guardó las espaldas reclutando una guardia personal de iberos que le fueran fieles a él. Se los llevó a Judea cuando, de alguna manera degradándolo, lo enviaron a la díscola provincia.

“Me pareció una historia muy buena para contar”, señala Maymó (Barcelona, 1966). El autor, que dice que ha tardado cinco años en escribir su novela, subraya que está muy documentada. “Es una leyenda verosímil”, apunta de la trama sobre el pretor, “no se apara de la lógica del momento”.

En realidad, de la vida y carrera de Pilato se sabe poco a ciencia cierta. Como resume la especialista en historia medieval y periodista de The Economist Ann Wroe en su Pilato, biografía de un hombre inventado (Tusquets, 2000), los únicos datos incontestables que tenemos sobre ese hombre esquivo son “una inscripción en una piedra y unas monedillas”. La inscripción es la de la célebre Piedra de Pilato hallada en 1961 en Cesarea Marítima y que es un fragmento de la dedicatoria de un templo a Tiberio por parte de «Pontius Pilatus Praefectus Iudaeae». Hay que sumar como fuentes escritas unos cuantos párrafos de Flavio Josefo (que escribió cuarenta años después y nos dice que Pilato estuvo diez años en Judea y regresó a Roma a responder ante el emperador de acusaciones de los judíos por su brutalidad), unas páginas de Filón de Alejandría, un comentario de Tácito y las consabidas escenas del Nuevo Testamento, lavado de manos incluido.

La falta de datos históricos se ve compensada por un verdadero torrente de cuentos, fábulas, mitos, leyendas, novelas —incluida la fracasada que supuestamente escribe el personaje del título de El Maestro y Margarita de Bulkgakov— y películas, en las que el procurador ha tenido el rostro de Jean Marais, Rod Steiger, Telly Savallas o ¡David Bowie! (La última tentación de Cristo, de Scorsese). De Pilato se ha hecho un personaje trágico y hasta suicida, cuyo cuerpo es rechazado incluso por las aguas.

En su libro, Wroe cita la tradición de los orígenes hispanos de Pilato (en Sevilla existe aún la Casa de Pilato en la que se exhibe la presunta mesa sobre la que Judas arrojó las treinta monedas de plata) y menciona Tarragona. “Se supuso que de Tarragona procedía la legión que más tarde flageló a Cristo”, escribe.

De Pilato en realidad no sabemos el prenomen —la autora apunta la tradición hispana de que se llamara Lucio—. Pilatus podría derivar, y así lo recoje Maymó, de la habilidad de un ancestro de la familia en lanzar la jabalina.

EL PREFECTO DEBERÍA LAVARSE LA BOCA, NO LAS MANOS
J. A.

En la novela de Xavier Maymó, Pilato no debería lavarse las manos sino la boca. “¡Ya me he cagado en ese Jesús (…) Por un lado tengo al puto sanedrín que le quiere hacer añicos y por el otro, ni más ni menos que a ¡mi propia mujer tocándome los huevos día y noche para que le libere! (…) ¡Me cago en todo!”. Realmente el polvorín de Judea era como hacer perder los modales a cualquiera, hasta a un miembro del orden ecuestre.

El siervo incluye muchas otras cosas aparte de la conexión con Pilato, los judíos y Cristo. “Jesús aparece solo en la tercera parte de la novela, es un secundario”, puntualiza el autor. Hay pasajes que recuerdan Ben-Hur y otros Gladiator. A Menandro lo capturan tras sangrienta lucha los germanos y se desloma remando en una galera hasta que es rescatado. “No es premeditado, pero es lógico”, dice Maymó; “si hablas del imperio romano salen las galeras, las legiones, las guerras contra los bárbaros”.

Una escena de la novela parece un homenaje a Patrick Leigh Fermor: cuando Pilato recita unos versos de la Eneida, Servio, su jefe de guardia ibero de Tarraco, continúa la cita, para sorpresa del romano.

Sorprende de Maymó, que reside en Andorra, la prolija información personal extra curricular —en lo que atañe a un autor de novela histórica— que ofrece en la solapa de su libro. Doctor en Microbiología, director de la cartera de participaciones de Credit Andorrà, miembro del consejo de administración de Morabanc… No parece lo propio de un Robert Graves, que digamos… “Jajaja, y también toco el piano. Es bueno ser multidisciplinar y en el fondo todo ayuda a escribir”, dice el autor, que ya prepara una continuación de su novela.

 

11 julio 2016 at 8:51 am Deja un comentario

La ciudad romana de Cáparra, nuevo escenario del Festival de Mérida en 2017

La ciudad romana de Cáparra, nuevo escenario del Festival de Mérida en 2017

Caparra_ED

Cáparra

Fuente: eldiario.es Extremadura
10 de julio de 2016

El yacimiento cacereño de Cáparra se convertirá en la cuarta sede del festival en 2017, tras la extensión del mismo a los teatros romanos de Medellín y de Regina.

El director general de Turismo, Francisco Martín, cerró esta semana con el director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Jesús Cimarro, y la Diputación de Cáceres, el acuerdo que permitirá que el yacimiento romano de Cáparra sea la próxima edición otro de los escenario del certamen emeritense ya ha sido rubricado.

La Junta ha recuperado recientemente  los restos arqueológicos y el anfiteatro romano. «Hemos encontrado una perfecta sintonía con la Diputación Provincial de Cáceres, interesada también en extender las representaciones teatrales al norte cacereño, una zona de gran interés turístico, como Mérida», indicó el director general.

Durante la reunión se avanzó que algunos de los espectáculos que conformen el programa de la sesenta y tres edición del festival de Mérida se lleven a la ciudad romana de Cáparra, probablemente un fin de semana de agosto.

 

11 julio 2016 at 8:45 am Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente