Lusitania romana, en los confines del mundo conocido

1 julio 2016 at 12:23 pm Deja un comentario

Una exposición del Museo Arqueológico Nacional nos traslada las últimas investigaciones de una de las provincias romanas más desconocidas

mosaico-de-las-musas

Mosaico de las Musas, cuya inscripción pide que se barra con cuidado y desea buena suerte – ABC

Fuente: JESÚS GARCÍA CALERO  |  ABC
30 de junio de 2016

Un impresionante guerrero galaico recibe al visitante con su imponente presencia. Nunca antes había salido de Portugal porque es un «tesoro nacional». Esculpido en un bloque de granito de más de dos metros de altura, es una de las obras principales de la exposición inaugurada en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) que lleva por título «Lusitania romana, el origen de dos pueblos». Esa mirada de dos mil años, hoy gastada, vio llegar a los romanos al confín occidental de la Península Ibérica, dispuestos a combatir a los pueblos indígenas y también a explotar las riquezas de un territorio desconocido.

guerrero_lusitano

Guerrero lusitano, tesoro cultural portugués del Museo Nacional de Arqueología de Lisboa – ABC

Lusitania pasó en apenas dos siglos a ser una provincia romana en la que representar el éxito de aquella civilización que nos precede. Sin embargo hasta ahora ha sido la más desconocida de las regiones de la Hispania romana, en parte porque su estudio estaba también partido por la raya que separó durante siglos a España y Portugal. Desde hace décadas la ciencia ha borrado esa frontera y ha estudiado con nuevos ojos ese territorio de gran peso en nuestra historia, un lugar de mestizajes y batallas, de integración y economía «global», y sobre todo la orilla del océano temible que los pueblos que heredaron la pax romana en estos confines tardaron siglos en navegar.

espada_antenas

Espada de antenas

En la muestra del MAN percibimos el tiempo. Parte de la invasión y las culturas indígenas en pie de guerra, con espadas, falcatas y tesoros de plata. La llegada de los romanos lo trastoca todo, las armas, las monedas, cambian de diseño. Está la inscripción de Arronches, una pieza única, de gran valor, escrita en caracteres latinos pero en la perdida lengua lusitana.

Cuando los romanos se asientan y Augusto funda su capital para los eméritos, los veteranos de las guerras, se acelera la historia. Aparecen relatos con nombre propio. Siendo tierra de confín es el lugar perfecto para el exilio y la represalia. Así llega a Augusta Emerita el gobernador Lucius Fulcinius Trio, recordado por Tacito en sus Anales, enfrentado a Tiberio. Un hombre de carácter bajo cuyo mandato la romanización hierve.

Se establecen reglas y clientelas, de las que hablan muchas inscripciones como los pactos de hospitalidad, y se construyen las arterias de la nueva civilización, leyes y calzadas, a ritmo febril. Llegan los relojes de sol o de agua a regular la vida –hasta entonces pendiente de los gallos– según el uso imperial, y se colocan piedras miliares y estelas funerarias que nos hablan de una sociedad compleja y mestiza unida en su cúspide por la ciudadanía romana.

sarcofago_estaciones

Sarcófago de las estaciones, procedente de la región de Évora

Pero hay tumbas de señores y libertas, utensilios del día a día que retratan la vida en las villas, sobre los mosaicos multicolores, y en los templos. Hay aperos de labranza y cepos de ancla y ánforas de barcos de salazón. ¿Velocidad? Se expone la piedra miliar erigida en el 23 a.C., solo dos años tras la fundación de la capital, a 120 millas desde Mérida hacia el norte.

Decoración de la Quinta das Longas, villa romana

Decoración de la Quinta das Longas, villa romana

Junto al gobernador Trio, que acabó suicidándose en el 35, aparece su jefe de obras en las inscripciones, todo un personaje que aceleró el culto imperial, llamado Lucius Cornelius Bocchus, hombre de gran mérito y autor de obras perdidas, citadas por Plinio. El culto al emperador define la vida romana en la provincia.

Pero aquella sociedad mantiene a sus dioses (una estela de mármol arroja una maldición de la diosa Ataecina contra un ladrón de ropa), pero es permeable a cultos orientales, como el mitraico (una escultura espléndida y un altar entre las piezas) y finalmente el judaico (dos sinagogas hubo en Augusta Emerita) y el cristiano (la mártir Eulalia). También hay huellas de la caída de Roma y la entrada de los pueblos germanos.

La muestra tiene cuatro comisarios, dos a cada lado de la raya: los directores del Museo Nacional de Portugal, Antonio Carvalho, y del de Mérida, José María Álvarez Martínez, así como Trinidad Nogales, investigadora del MNAR, y Carlos Fabião, de la Universidad de Lisboa. Ellos han dibujado con todos estos fragmentos el camino de vuelta al origen, el arjé, de los dos pueblos.

inscriptio-kaDI

El reloj que marcó la hora oficial de la romanización

Entre las historias más singulares de la exposición destaca la de esta inscripción que nos habla de un regalo efectuado por un colono romano en el 16 a. C. Tan solo nueve años después de la fundación de Augusta Emerita, cuando aún no hay provincia, esta pieza muestra el momento en el que está sucediendo la romanización del territorio. Cuenta que un ciudadano regala un reloj a los habitantes indígenas y con él la «hora oficial» del imperio. Además de estrechar lazos, el elemento tecnológico pasaba a presidir la vida pública. El colono se llama Quintos Tallius, hijo de Sexto, y según queda dicho en esta piedra «dio un reloj a los habitantes de Idanja a Velha. El lugar fue indicado por los magistrados Toutono, hijo de Arco; Malgeino, hijo de Manlio; Celtio, hijo de Arantonio; Amino, hijo de Acio, siendo cónsules Lucio Domicio Enobarbo y Publio Cornelio Escipión». Hombres que hicieron la lusitania romana, nombres que evocan todo un mundo. Además, la pieza, única en el mundo, se muestra junto a los restos de un reloj de sol pensado para Augusta Emerita, que está exactamente a 38º 55’ de latitud.

 

 

Entry filed under: arte, cultura clásica, escultura, exposiciones, museos. Tags: , , , , , , , , , , , .

Música para resucitar el Imperio de Roma El alcalde de Casariche (Sevilla) espera recuperar ‘El Juicio de Paris’ en este mandato

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: