Tàrraco Viva: El primer ejército profesional

23 mayo 2016 at 2:14 pm 1 comentario

Roma fue la primera en pagar un salario y proporcionar el equipamiento necesario a sus legionarios

tarraco 10.jpg

Cinco legionarios escenificaron la explicación de Cagigal sobre la evolución de los legionarios. Foto: Pere Ferré

Fuente: Francisco Montoya  |  Diari de Tarragona
22 de mayo de 2016

El primer ejército profesional de la historia, y el más eficaz que se recuerda. Así eran las legiones romanas en su época más esplendorosa, allá por el siglo I dC. Es la principal conclusión a la que llegaron ayer las varias decenas de asistentes al espectáculo sobre la Evolució de l’armament i vida quotidiana dels legionaris, ofrecido por Ricardo Cagigal, de JANO Recreaciones Históricas, en los restos arqueológicos de Parc Central.

Cagigal, un estudioso y divulgador del mundo antiguo, repasó durante casi tres cuartos de hora las metamorfosis que los legionarios fueron sufriendo desde sus primeros tiempos y hasta la caída de Roma, ayudándose de la presencia in situ de cinco soldados, a uno por etapa, que escenificaban visualmente esa evolución.

El primero de esos estadios, correspondiente al inicio de la legión, hacia los siglos VII y VI aC, mostró a un legionario aún incipiente. Una figura circunstancial, puesto que eran ciudadanos elegidos para combatir en una campaña concreta. Ellos mismos debían costearse su equipamiento, y de ahí que hubiera evidentes diferencias entre unos y otros. No todos, por ejemplo, podían permitirse espadas. Se trataba de hombres de entre 16 y 60 años, para nada profesionales, «simplemente ciudadanos armados», remarcó Cagigal, que durante algunos meses combatían hasta terminada la batalla. Y, con suerte, vuelta a casa.

La importancia de Cayo Mario

Emerge, en la siguiente etapa, la figura de Cayo Mario, político y militar romano y que fue quien llegó a la conclusión de que había que profesionalizar el ejército: «Pensó que sería mejor pagarles un salario a los legionarios, y proporcionarles a todos el mismo equipamiento, en lugar de tener que costeárselo cada uno. De este modo, se conseguía que fuera soldado todo aquel que tuviera ganas. Eran patriotas. Con la ventaja de que combatían contra ejércitos que no eran de patriotas, sino de mercenarios», expuso Cagigal durante la exposición.

Al ser profesionales, además, se contaba con ellos de forma permanente, no sólo durante la campaña, por lo que, cuando no estaban en el campo de batalla, se dedicaban a entrenarse y a perfeccionar tácticas. Fue en esa época cuando se comenzó a gestar, en palabras de Cagigal, «el ejército más eficaz jamás conocido. No era por el número de efectivos, sino por ese nivel de entrenamiento».

Un ejército que alcanzó su apogeo en la fase siguiente, la tercera, alrededor del siglo IdC, cuando su vestuario evolucionó y las protecciones para hombros y pecho pasaron a estar hechas de placas articuladas, en vez de malla, lo que «no sólo permitía protegerse del corte, sino también del pinchazo». Los escudos, antes pesados –de hasta 14 kilos– pasaron ahora ser más ligeros:no necesitaban ser tan aparatosos, gracias precisamente a las mejorías en las demás protecciones.

También la lanza evolucionó:su gran defecto en estadios históricos anteriores era que el enemigo, a menudo, podía reutilizarla y se acababan registrando numerosas bajas por culpa de lanzas propias. Ahora ya no: se diseñaron de tal forma que al impactar se doblaban y quedaban inutilizables.

Ocurre que Roma y sus recursos entraron en decadencia a partir del siglo III. La cuarta fase de la explicación de Cagigal enseñó a un legionario con vestimenta ya menos sofisticada, lanzas de nuevo más rudimentarias, un casco –que hasta la fase anterior habían sido cada vez más elaborados– de nuevo sencillo… Un proceso vivido en época de Trajano y que se culminó ya en la época final del Imperio, cuando el equipamiento del legionario pasó a ser «muy justito», en elocuente descripción de Cagigal, y «ya muy germanizado». De nuevo malla protectora en vez de plazas, lanza y casco todavía más simples… El esplendor del legionario del siglo I dC había quedado en casi nada, en metafórico paralelismo con el del propio Imperio.

 

Entry filed under: cultura clásica, festivales romanos, historia, Tarraco. Tags: , , , , , , , , , .

Vuelve Ben-Hur: La Fórmula-1 del Imperio Romano La ciudad que esconde la Seo de Valencia

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: