Los legionarios de la línea C

21 mayo 2016 at 8:41 am Deja un comentario

El hallazgo arqueológico en una futura estación del metro de Roma encarecerá aún más las obras

cuartel-legionarios-roma

Tesoro escondido. Vista parcial de las ruinas encontradas en las obras de la línea C del metro, un cuartel de legionarios romanos (Alessandra Tarantino / AP)

Fuente: EUSEBIO VAL > Roma  |  LA VANGUARDIA
21 de mayo de 2016

El emperador Marco Ulpio Trajano, entusiasta promotor de gigantescas obras públicas, quedaría maravillado si viera el metro de Roma. Pensaría, sin embargo, que su arquitecto preferido, el genial Apolodoro de Damasco, hubiera dirigido los trabajos con mucha mayor eficiencia y celeridad. Lo cierto es que un sensacional hallazgo arqueológico –un cuartel de legionarios del siglo II después de Cristo– puede retrasar todavía más, y con sobrecostes adicionales, la conclusión de la ya muy polémica línea C, uno de los símbolos de la crónica mala administración de la capital italiana. Las ruinas del antiguo cuartel se han descubierto mientras se excavaba la tierra para la futura estación de Ipponio-Amba Aradam, en el barrio de San Giovanni (San Juan).

El nombre le viene de la cercana basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma y sede episcopal del Papa. La zona está bastante sucia y degradada. Los comercios se han resentido de la interminable construcción del metro. Un alto muro circunda el solar en obras. Semeja un búnker. Los vecinos soportan desde hace años el ruido, pero se les impide ver la evolución de los trabajos. Ni siquiera una ventana panorámica. En una pared languidece un bando municipal, pegado el año pasado, con prolijas instrucciones para combatir la plaga del mosquito tigre. Se insta a evitar el agua encharcada en terrazas y macetas. Los consejos se antojan una ironía en una ciudad llena de agujeros y baches, dejada de la mano de Dios por sus gestores durante decenios.

Quienes viven al lado de las obras no comparten la euforia de los arqueólogos por el cuartel de los legionarios. Su instinto les dice que el barrio seguirá patas arriba más años todavía. El interés cultural de los vecinos es relativo. En una de las fachadas que linda con el muro de la futura estación está pintada, en tamaño monumental, la efigie de un hombre joven. “¿Es Pier Paolo Pasolini (el escritor y cineasta)?”, pregunta con inocencia el periodista. “No, es Francesco Totti”, responde secamente el vigilante de un garaje, como si reaccionara a un agravio. El incombustible delantero y capitán del Roma, que está a punto de cumplir 40 años y pretende seguir jugando, se crió aquí al lado. Totti es una leyenda, el rey de Roma (con permiso de los tifosi del Lazio, el otro equipo local y rival a muerte).

Los restos del castrum de los legionarios ocupan una superficie de unos 1.750 metros cuadrados, repartidos en un corredor y 39 habitaciones. Están a una profundidad de 9 metros. Se conservan mosaicos, frescos y ánforas. También hay un osario donde fueron a parar doce cadáveres. La estructura militar se construyó en la época del emperador Adriano, el sucesor de Trajano. A finales del siglo III fue demolida para levantar la muralla Aureliana. La idea de los arqueólogos municipales es desmontar las ruinas, pieza a pieza (frescos incluidos), y volver a montarlas seis metros más abajo, como si fuera un juego de Lego.

La estación será, a la vez, un museo arqueológico, otro imán turístico para la capital. De momento tienen que variar la ubicación de las escaleras automáticas. Su intención es no paralizar las obras del metro y, a ser posible, no demorar su finalización, prevista para el 2021. Pero el escepticismo ciudadano es comprensible. El coste de la línea C se ha disparado. Es ya casi 700 millones de euros superior al presupuestado. Se lleva trabajando desde hace diez años.

Muchos se preguntan por qué se ha descubierto el cuartel de los legionarios tan tarde, con las obras tan avanzadas. ¿No lo detectaron las excavaciones preliminares? ¿Será otro ejemplo de cómo se eternizan los trabajos para inflar el coste? Se cree que Apolodoro de Damasco fue ejecutado por orden de Adriano cuando Trajano ya había muerto. Discrepaban sobre la política arquitectónica. Trajano, el emperador hispano, siempre receló de su sucesor porque no compartía su estrategia de expansión en Asia. Los actuales responsables del metro de Roma no deben temer un castigo tan severo como el de Apolodoro, si bien los guardianes contra la corrupción están alerta .

 

Anuncios

Entry filed under: ancient rome, arqueología, arquitectura clásica, cultura clásica, mosaicos, Roma, yacimientos arqueológicos. Tags: , , , , , , , , , , .

El Museo Británico muestra las maravillas de Canopus y Thonis-Heracleion Florecen las rosas de Paestum. El lunes se inician los trabajos en la sala de la “Tumba del nadador”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: