Hermes, el dios griego de Barcelona

24 marzo 2016 at 2:21 pm 1 comentario

Cuenta el mito que Hermes y Heracles fundaron la ciudad. Pero ningún otro dios está tan presente en sus plazas y calles como él. Y los ‘cazadores de Hermes’ lo descubren en un libro.

escultura-hermes

La escultura que Banksy grafiteó en 2003.

Fuente: VANESSA GRAELL > Barcelona  |  EL MUNDO   24/03/2016

Según la mitología, la diosa Atenea fundó Atenas. Y mucho antes de Rómulo y Remo, el héroe troyano Eneas estableció los cimientos de lo que sería Roma. La leyenda cuenta que Heracles (el Hércules romano) fundó las ciudades de Sevilla y Cádiz, pero antes llegó a Barcelona con su hermanastro Hermes, el dios alado. Así como Atenea es la fiel protectora de Atenas, Barcelona permanece bajo el influjo de Hermes, dios del comercio, de los viajes, de las artes, de la astronomía… Cientos de estatuas y representaciones herméticas decoran las calles, plazas y casas de la ciudad desde los tiempos de la Barcino romana.

Hermes llegó a Barcelona con Heracles después de que su barco se extraviara, en plena expedición argonáutica para buscar el vellocino de oro junto a Jasón. Su barco apareció ante la montaña de Montjuïc y el lugar gustó tanto al dios y a Heracles que decidieron fundar una ciudad llamada Barca Nona, en referencia a la novena barca extraviada en la que ellos viajaban. Tal es el origen mitológico de la ciudad (al menos, una de sus versiones). Y queda recogido en el libro La Barcelona d’Hermes (Albertí Editors), publicado por los Cazadores de Hermes, un grupo de fans del dios que lleva años documentando sus trazas.

«Hermes es omnipresente en la ciudad, aunque la mayoría de veces pasa desapercibido… El libro no pretende ser un catálogo exhaustivo, está pensado para hacer una ruta por diferentes barrios guiados por Hermes y descubrir curiosidades de Barcelona, apuntes históricos y anécdotas de vida cotidiana», explica uno de sus once autores, Enrique Camós, profesor de Matemáticas.

hermes-casa-ibarz

Figura de Hermes en la casa Ibarz, en el 48 de la calle Diputació.

Todo empezó en los blogs. Y un 25 de marzo de 2012 unos cuantos blogueros se reunieron para hacer una ruta hermética que empezaba en Rambla de Catalunya y seguía por toda la Via Laietana, con parada especial en plaza Catalunya (donde hay más de 40 representaciones de Hermes). Las quedadas se fueron multiplicando. Y los autodenominados Cazadores de Hermes ya han hecho dos exposiciones (una en la galería Setba de la plaza Reial y otra en el bar Moraima del Raval), un ciclo de conferencias y varias rutas abiertas a cualquier interesado.

La Barcelona d’Hermes empieza como si el dios atracara en la ciudad y «paseara por el frente marítimo, como si acabara de bajar de la barca perdida», explica la argentina Mariana Oviedo, que escribe ese primer capítulo acompañada por el mítico dibujante Max y Mireia Valls, directora del Centre d’Estudis de Simbologia y autora del libro Hermes i Barcelona. En cada capítulo, un historiador, periodista o experto viaja con los cazadores como un Cicerone que aporta datos curiosos y prácticamente desconocidos (como los agujeros de bala de la Guerra Civil que aún se pueden observar en plaza de Catalunya, ocultos tras la vegetación). «Hermes se asocia a la burguesía, que lo adoptó como emblema del comercio y los intercambios.Pero también es el protector de los ladrones, de los viajeros y de los amantes clandestinos», explica Oviedo, que también rescata anécdotas ya olvidadas como el día de 1968 en que dos turistas se quedaron encerrados en lo alto de la Torre de Colón, olvidados por los empleados, y gracias a llevar boli y libreta lanzaron mensajes a la calle por una ventana y fueron rescatados.

Una de las representaciones más bellas de Hermes, en la pequeña plaza de la Verònica, también ha sufrido su propia historia de vandalismo. La escultura neoclásica de Rossend Nobas que decora la fachada de la antigua escuela Llotja (aunque a finales del XIX fuera la sede del Casino Mercantil y de la Bolsa de Valores) ha sido un blanco habitual de pintadas. Pero en 2003 fue el wonder boy del street art quien dejó su firma: Banksy. A diferencia de sus estéticos murales, en esta ocasión Banksy llenó la escultura de sprays fluorescentes y le pintó un grotesco miembro.

«Así como existe una escultura pública de Hércules en el paseo Sant Joan, echamos de menos una de Hermes, o al menos una plaza dedicada al dios…», lamenta Camós. Mientras no llega esa plaza hermética, los cazadores continuarán buscando al dios.

Entry filed under: arte, cultura clásica, Heracles, Literatura, mitología clásica, mitologia. Tags: , , , , , , , , , , , , , .

Huellas romanas en Algar de Palància (Valencia) Las fuerzas del Gobierno sirio entran en Palmira

1 comentario Add your own

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: