La epopeya mítica de Jan Fabre

7 marzo 2016 at 8:55 pm 1 comentario

El artista belga recrea la fiesta de las Grandes Dionisias con una bacanal griega de 24 horas en el Teatro Central de Sevilla

mount-olympus

Fuente: EVA DÍAZ PÉREZ > Sevilla  |  EL MUNDO      07/03/2016

¿Es un sueño? ¿O un sueño dentro de otro sueño? Quizás, una hechizante pesadilla que envuelve al espectador que ya no sabe lo que es. ¿Alguien que sueña o que recuerda? El Teatro Central de Sevilla acogió el estreno en España de la última epoyeya del artista belga Jan Fabre: Mount Olympus. Una auténtica bacanal griega de 24 horas -desde la tarde del sábado a la del domingo- con la que Fabre quiso recrear las Grandes Dionisias, las fiestas de la antigua Grecia en las que durante tres días con sus noches se representaba teatro, se comía, se bebía, se dormía…

Los espectadores acudían al Teatro Central como a un templo. «Quiero que el teatro sea como un lugar para sanar las heridas de nuestra mente», explica Fabre que se mantiene las 24 horas controlando la mesa de luces, del sonido o los camerinos donde los actores se preparan.

Fabre no duerme, es casi un insomne y ha trasladado al público a ese viaje al no-sueño para habitar las sombras del contrasueño. El teatro está preparado para una jornada intensa. La cafetería no cerrará en toda la noche y en la planta alta se han instalado colchonetas y tumbonas para el público.

La obra se ha representado ya en Berlín, Ámsterdam, Brujas y Amberes. Después de Sevilla viajará a Viena y Bruselas. Hay que aplaudir a Fabre su osadía para la experimentación, su desmesura artística precisamente en estos tiempos de mercantilismo y culturicidio. No es fácil representar un espectáculo de 24 horas donde se representan hasta treinta y tres tragedias griegas -realizadas con el codramaturgo de la obra Hans-Thies Lehmann- con treinta actores que quedan literalmente exhaustos.

Por el escenario pasan Eteocles, Edipo, Odiseo, Dionisos, Fedra, Hipólito, Alcestes, Heracles, Agamenón, Electra, Orestes, Medea, Antígona, Ayax… «Mi teatro se remonta a los orígenes de la tragedia. A veces me siento una especie de viejo brujo griego», explica Fabre.

El brujo griego ha convocado a un público expectante. La gente se sienta y se apagan las luces. El tiempo se ha vuelto líquido y baja por las escaleras del teatro, llena el escenario y salpica el patio de butacas. Arranca la máquina de sueño que devora almas en una performance de 24 horas, de teatro y tornateatro en busca de la catarsis como en las antiguas tragedias.

La bacanal griega comienza sin concesiones. Dos hombres-estatua miran al público. Por detrás aparecen dos bailarines a cuatro patas, bestias de templos antiguos que meten literalmente la cara en el trasero de los mensajeros y desde allí balbucean o gruñen para que por las bocas de los hombres-estatua salgan frases inteligibles que advierten del ritual que se avecina.

En la oscuridad, un hombre completamente desnudo tiene una erección que el público contempla en silencio. Y empieza todo. Una orgía sobre el escenario que durará todo un día. Dionisos aparece animando a los bailarines enfebrecidos por la espectacular música de Dag Taeldeman, líder del grupo de rock A Brand y distribuida en España por Bertus Distribution.

A lo largo de 24 horas habrá de todo: monólogos de dioses y de hombres, escenas de guerra, asesinatos, violaciones, masturbaciones colectivas y vísceras lanzadas sobre el escenario. Pronto el teatro huele a sangre. Es una de las obsesiones de Fabre, recuperar lo salvaje, lo primitivo, lo excesivo, la crueldad de los tiempos arcaicos. «Los instintos han sido enterrados bajo una espesa capa de civilización», aclara.

La gente entra y sale de la sala para comer, beber, ir al lavabo o descansar. En el escenario continúa la danza con figuras que parecen salir de antiguas cráteras y vasijas de terracota. También esa particular estética contemporánea de la crueldad, lo grotesco y la belleza del exceso. Puro Fabre con guiños al Bosco, Goya, Pollock, Pasolini, Mozart, Racine y a todos los sedimentos del imaginario cultural que durante siglos ha narrado el mito.

Es la una de la mañana. En el escenario, suenan los grillos e imaginamos un paisaje nocturno de olivos y lechuzas, ruinas de templos olvidados. Ruidos de una noche cualquiera de hace siglos. La extrañeza de un recuerdo del pasado.

Casi a las tres de la madrugada llega la hora del sueño. Habrá tres interrupciones en las que los bailarines duermen sobre el escenario envueltos en sábanas-crisálidas.

Entran los primeros rayos de sol en el Teatro Central que en la zona de los vestíbulos tiene paredes de cristal. Se ve el Guadalquivir y gente que pasea en la calle. Dentro, Electra y Orestes relatan su tragedia. En 24 horas hay mucho material de desecho narrativo. A Fabre no le interesa la presentación, el nudo y el desenlace. No existe el clímax, todo es un fluir. Pero eso es la vida ¿no? Llena de momentos sin asombro, de puro aburrimiento.

Corre un aire sonámbulo por el teatro. La sangre se ha secado sobre el escenario, pero nadie quiere irse. El público está hechizado, sin poder salir del teatro como si formaran parte del argumento de El ángel exterminador de Buñuel. Hay espectadores que ya huelen un poco a hiena. A los actores-bailarines se les supone.

Es de día. Hay gente que desayuna con la sensación de haber descendido en la noche al Hades, paseado por el Ática, la Tracia, los campos de batalla de Troya, la Argólida, la Cólquida. Y el vago recuerdo de haber dormido en el lecho maldito de Edipo y Yocasta. Fabre ha conseguido convertir nuestra memoria en el lugar de la representación.

Entry filed under: cultura clásica, teatro. Tags: , , , , , , , , , .

Viaje al pasado: un video en 3D muestra la antigua Roma como nunca la habíamos imaginado Bailén da la batalla por Baecula

1 comentario Add your own

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Aprovecha esta oferta especial de suscripción a Historia National Geographic

HNG-Enero16-EMAIL-XCOM--revista-OK

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: