Archive for 20 octubre 2015

La muerte de Sócrates, más allá de la cicuta

La condena del tribunal por oponerse a la tiranía de Critias le obligó a tomar un vaso de veneno que terminó con su vida rodeado de los suyos. Pero ¿sólo ingirió un tipo de ponzoña?

socrates

Fuente: José María Zavala  |  LA RAZÓN   18/10/2015

La muerte del gran filósofo griego Sócrates (470-399 a.C.), maestro de Platón, sigue siendo hoy en parte un misterio. Nadie cuestiona que pereció envenenado, tras tomar una copa de cicuta. Su condena a muerte por un tribunal, acusado de corromper a la juventud, pese a que su más grave delito fuese oponer resistencia a la tiranía de Critias sobre Atenas, la ejecutó el reo de su propia mano.

Acompañado en el momento de su muerte por sus amigos y discípulos predilectos, con las dos señaladas ausencias de Platón, enfermo, y de Jenofonte, que viajaba por Asia Menor, su vida se apagó como una vela tras ingerir el mortal veneno con una pasmosa serenidad mientras disertaba sobre la inmortalidad del alma.

Sin miramientos

El fragmento final del diálogo platónico «Fedón» es ya de por sí elocuente: «Ya comprendo –dijo Sócrates–; pero, al menos, estará permitido, como es en realidad un deber, hacer oraciones a los dioses a fin de que bendigan nuestro viaje y lo hagan feliz. Esto es lo que les pido. ¡Así sea! Después de haber dicho esto, se llevó la copa a los labios y la bebió sin el menor gesto de dificultad ni repugnancia, apurándola. Hasta entonces casi todos habíamos tenido fuerzas para retener las lágrimas, pero al verle beber y después de que hubo bebido, ni pudimos ya dominarnos».

Es obvio que Platón compuso este diálogo respaldado por los testimonios de testigos presenciales, razón por la cual ninguno de los historiadores posteriores, desde Diógenes Laercio, hasta Tertuliano o San Juan Crisóstomo, dudaron de que el veneno administrado fuese la cicuta.

Traigo a colación ahora a mi amigo el doctor Roberto Pelta, gran experto en venenos, como el lector ya sabe. Nadie mejor que él ha explicado cómo la cicuta se empleó por primera vez en Egipto para ejecutar a los reos, e incluso en Etiopía, para provocar la muerte de algunos reyes. Tanto su variedad mayor o gran cicuta, como la de agua, eran y son plantas muy venenosas; en especial la raíz, la cual libera, si se corta, un zumo lechoso.

La muerte por cicuta es abominable. En una primera fase, provocada la excitación del sistema nervioso central, surgen temblores, parestesias, neuralgias, delirio, alucinaciones y hasta convulsiones. A continuación, se desarrolla una parálisis progresiva que alcanza los músculos respiratorios hasta producir asfixia en pocas horas, sin que el nivel de conciencia se deteriore lo más mínimo. Por increíble que parezca, el final es dulce y sereno.

Llama la atención, y es aquí donde surgen las grandes incertidumbres, que en la descripción legada por Platón a la posteridad no se especifiquen los violentos síntomas del envenenamiento por la cicuta. Además, al referirse a ella, el filósofo emplea el término «farmakon», que en griego significa lo mismo veneno que remedio. No en vano, como señala el doctor Pelta, los egipcios y griegos utilizaron cicuta pulverizada y mezclada con grasas animales para aplicarla en heridas e intervenciones quirúrgicas. Advirtamos que, en griego, siempre que alguien aludía a la cicuta escribía «koncion». Tal es el caso de Plutarco, al relatar la muerte de Focio; o de Hipócrates y Galeno. ¿Por qué entonces Platón usó la palabra «farmakon»? Surgieron así las primeras sospechas en el siglo XVIII, cuando la historia y la ciencia adquirieron un agudo sentido crítico, de que la muerte de Sócrates pudo provocarla un veneno compuesto por una mezcla de cicuta y opio.

Tesis modernas

El eminente médico y químico mallorquín Mateo Orfila (1787-1853) escribió a este propósito: «Los accidentes determinados por la acción de la cicuta están tan poco de acuerdo con lo que han hablado los antiguos, y sobre todo los griegos, que hoy se cree generalmente que sólo hay una simple analogía de nombre entre la cicuta actual del norte de Europa y la que los atenienses empleaban para la ejecución de los condenados a muerte». El doctor Pelta se abona hoy a esa tesis: «Probablemente en el caso de Sócrates se combinó la cicuta con opio, para que no fuera consciente de su situación hasta el final, puesto que la cicuta no afecta al cerebro», puntualiza.

Sócrates, según Platón, pereció así después de percibir en un primer momento pesadez en las piernas, acostándose a continuación para que el veneno surtiese el efecto esperado, mientras todos sus miembros se enfriaban y perdían sensibilidad en el umbral mismo de la muerte. El general griego Foción tomó la cicuta también sin inmutarse, mezclada en su caso con zumo de adormideras para que su final fuese más dulce. Cuestión de gustos.

20 octubre 2015 at 4:41 pm Deja un comentario

Por primera vez abre al público la rampa imperial de Domiciano

Es un tesoro arquitectónico único que comunicaba el Foro Romano con la via Sacra. Se convierte en museo con la exposición de restos arqueológicos encontrados en las excavaciones

rampa-imperiale

La Rampa de Domiciano / ABC

Fuente: ÁNGEL GÓMEZ > Roma |  ABC     20/10/2015

La llamaban la puerta secreta de los emperadores. Por primera vez se ha abierto hoy la Rampa Imperial de Domiciano, el colosal corredor cubierto en el siglo I d.C. que desde el Foro Romano sube por las laderas de la colina del Palatino a lo largo de doscientos metros, con un desnivel de casi 40 metros. Servía para comunicar directamente entre el Foro Romano con la vía Sacra. Sin duda es un tesoro arquitectónico considerado único y excepcional por los arqueólogos. Se trata de una construcción ciclópea, descubierta en el 1900 y nunca abierto hasta hoy. La Rampa adquiere el nombre del emperador Tito Flavio Domiciano, que reinó desde el 81 al 96, siendo el último de los tres emperadores de la dinastía Flavia, tras su padre Tito Flavio Vespasiano y su hermano mayor Tito.

Domiciano ordenó construir la rampa como ingreso espectacular en el palacio imperial en el Palatino. Con sus techos extraordinariamente altos, el corredor da una idea de majestuosidad, que era precisamente lo que buscaba el emperador Domiciano.

Han sido necesarios cinco años para su restauración. Desde hoy el publico tendrá un nuevo lugar para admirar en los Foros Imperiales. La Rampa Domiciana se convierte en sí misma en museo, con la exposición de los hallazgos arqueológicos encontrados durante las excavaciones.

Estadio Domiciano

Domiciano fue descrito por fuentes clásicas como un tirano, cruel y paranoico, afirmaciones que tienen su origen en escritores que le fueron hostiles como Tácito, Plinio el joven y Suetonio. Esa imagen fue revisada en los inicios del siglo XX cuando su reinado volvió a despertar interés después de algunos descubrimientos arqueológicos y numismáticos, con una nueva evaluación de sus políticas militares, administrativas y económicas. Concibió su poder como una monarquía divina, y se embarcó en una serie de ambiciosos proyectos económicos, militares y culturales. Con ello pretendió el retorno de la gloria que adquirió el imperio con Julio César Augusto, el primer emperador romano (27 a. C. – 14 d.C). Su administración sentó las bases para una nueva época de prosperidad del imperio en el siglo II.

Entre sus obras cabe destacar el Estadio Domiciano, actualmente Piazza Navona. Fue el primer ejemplo de estadio de atletismo de piedra construido en Roma, un testimonio único de la historia del deporte. El Estadio Domiciano podía acoger a 30.000 espectadores, la mitad del Coliseo. Después de años de restauración, el Estadio Domiciano se ha abierto al público y hoy constituye un museo más de Roma.

20 octubre 2015 at 4:11 pm Deja un comentario

Italia: Descubren dos mosaicos excepcionales en la Toscana

Los pavimentos polícromos han aparecido en la villa romana del Oratorio, cuyo propietario fue Vettio Agorio Pretestato, uno de los últimos miembros de la aristocracia senatorial

Fuente: Alec Forssmann  |  NATIONAL GEOGRAPHIC

El pasado mes de septiembre aparecieron dos nuevos mosaicos polícromos, “que han superado todas las expectativas”, en la villa romana del Oratorio, situada en Limite sull’Arno, al oeste de Florencia, según explica Lorella Alderighi, funcionaria y arqueóloga de la Superintendencia de Bienes Arqueológicos de Toscana, a Historia National Geographic.

Las últimas excavaciones han sacado a la luz dos porciones de dos pavimentos contiguos, cada uno con una decoración propia: por un lado, octágonos que incluyen motivos florales, animales (un árbol con dos pájaros, un delfín, un pez con un pulpo) y un busto humano; por otro lado, hexágonos en mármol blanco y triángulos oscuros y, en derredor, una orla con motivos florales.

La villa romana del Oratorio fue localizada en 1983 durante unas labores agrícolas en una propiedad privada. “Se trata de un complejo arquitectónico de grandes dimensiones construido a mediados del siglo IV, como sugieren tres monedas fechadas entre el 337 y el 348 d.C.”, sostiene Federico Cantini, de la Universidad de Pisa, quien dirige las excavaciones junto con Alderighi. “Durante la Antigüedad tardía podemos suponer que perteneció a la familia Vetti. En 1983 se encontró un fragmento con una inscripción que nombra a Vettio Pretestato, que podría ser Vettio Agorio Pretestato, quien fue corrector Tusciae et Umbriae antes del 362 y praefectus urbi en el 384, el año de su muerte”, añade. Vettio Agorio Pretestato fue uno de los últimos miembros de la aristocracia senatorial romana, además de uno de los últimos exponentes de la antigua religión romana.

La villa romana del Oratorio es célebre por un mosaico que fue detectado en 1983 y excavado a partir de 2010. Representa una venatio apri, la caza de un jabalí: una figura masculina montada a caballo hiere al animal con una lanza. “El caballero, que luce un manto corto y amarillo, empuña una lanza con la mano derecha y su gran punta se hunde en las carnes del jabalí, que aparece ya herido, como lo demuestra la sangre que brota copiosamente de la herida y se derrama sobre el terreno”, describe Alderighi. Con el hallazgo de los dos nuevos mosaicos queda claro que la escena de caza “sólo representa una mínima parte de todo el complejo de pavimentos musivos”, según la arqueóloga italiana. Por otro lado, se confirma la hipótesis según la cual el Medio Valdarno era un área activa cultural y económicamente en las postrimerías del Imperio romano, es decir, durante la Antigüedad tardía, “considerada injustamente como una época de decadencia comercial y cultural”.

villa_romana_del_oratorio_ng_5

20 octubre 2015 at 1:38 pm Deja un comentario

El arqueólogo que contempló en directo la destrucción de Palmira

Un periodista de Middleeasteye.com habló con el pelotón sirio que vigila las ruinas y su oficial al mando, que vio las voladuras de los templos, llegó al ejército desde la Facultad de Arqueología

palmira-monumentos-dinamitados

El Estado Islámico ha dinamitado los principales monumentos de Palmira / ABC

Fuente: ABC > Madrid  20/10/2015

Un periodista del medio Middleeasteye.net ha realizado recientemente un reportaje en el que contactó con algunas patrullas sirias en el frente. Entre ellas, el pelotón que vigila la zona de Palmira, la ciudad patrimonio de la Humanidad en la que el Estado Islámico ha dinamitado los principales monumentos.

Una de las más curiosas casualidades fue que, al frente de esta docena de soldados que mantienen a raya las incursiones del EI desde su puesto avanzado, situado a 4 kilómetros de Palmira, está el teniente Milad. Desde su puesto tiene una visión excelente de las ruinas de la antigua ciudad romana, contempló en los pasados meses la destrucción de los templos de Baalshamin y Bel, así como los arcos y columnas que recibieron durante dos mil años al visitante en el oasis junto al que la ciudad fue levantada. Escuchó el sonido de la explosión muchos segundos después de percibir la enorme nube de humo y polvo elevarse hacia el cielo.

El teniente Milad tiene algo más que sentido común a la hora de sufrir por los actos de barbarie que pudo contemplar a través de sus prismáticos. Porque él había estudiado arqueología antes de ser movilizado como oficial artillero, en concreto en la Universidad de Alepo. Sus recuerdos de estudiante en una ciudad ahora asolada por la guerra, totalmente destruida, no le preparon mejor para contemplar la barbarie. Al contrario, porque de hecho, en sus tiempos de arqueólogo, solamente unos años atrás, Milad participó en unos trabajos de excavación cerca del templo de Bel, hoy verdadera ruina de un mundo en guerra.

20 octubre 2015 at 1:33 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente