Archive for 21 mayo 2014

Hallan los restos de dos barcos púnicos en el norte de Menorca

Un equipo de arqueólogos subacuáticos ha identificado hasta el momento 18 pecios frente al puerto natural de Sanitja, dos de ellos pertenecientes a la flota cartaginesa

puerto_de_sanitja

El viento de tramontana sopla con fuerza en la accidentada costa norte de Menorca. El puerto natural de Sanitja, junto al cabo de Cavallería, ha sido desde tiempos inmemoriales un fondeadero situado entre abruptos acantilados y resguardado de los vientos. En el siglo III a.C., durante la ocupación militar de los cartagineses, quienes reclutaron a los belicosos indígenas de la isla, éste debió de ser un paraje solitario, únicamente frecuentado por las embarcaciones que hacían escala durante sus rutas comerciales por el Mediterráneo. Dos barcos de la flota cartaginesa que durante esta época navegaban frente al puerto de Sanitja pudieron ser sorprendidos por un fuerte temporal y acabaron en el fondo del mar junto a su ingente cargamento de ánforas.

Un equipo de arqueólogos subacuáticos de Sa Nitja, una asociación cultural sin ánimo de lucro, halló a finales del año pasado los restos de estas dos embarcaciones púnicas que naufragaron alrededor del siglo III a.C. frente al puerto natural de Sanitja. Los restos, que se encuentran a unos 20 metros de profundidad junto a la costa, están compuestos sobre todo por cientos de fragmentos de ánforas de diferentes lugares que permiten hacerse una idea de la fecha de las embarcaciones, los productos que transportaban y las rutas que seguían. Uno de los barcos estaba cargado con ánforas producidas en Ibiza y vajilla fina de la costa catalana, entonces dominada por Ampurias; el otro con ánforas procedentes de Cerdeña y la costa levantina, especialmente Alicante.

De momento hemos encontrado los restos de las ánforas e incluso un ancla, pero no hemos hallado los fragmentos de las naves. En muchas ocasiones se empotraban contra las rocas, la madera saltaba en mil pedazos y se esparcía por el fondo arenoso. Pero por las características de las ánforas hemos podido conocer la carga que transportaba un barco púnico que navegaba por la costa septentrional de Menorca, un hecho que hasta ahora se desconocía, revela Fernando Contreras, presidente de Sa Nitja, a Historia National Geographic. Las ánforas de la segunda embarcación, por ejemplo, contenían cerveza procedente del levante español y puede que vino y aceite de Cerdeña. Resulta muy interesante saber que en el siglo IV o III a.C. ya existía una navegación por el Mediterráneo y Menorca no estaba al margen de estas rutas comerciales. No tenemos constancia de que la población indígena o talayótica supiera navegar. Sobre todo durante la Segunda Guerra Púnica los cartagineses reclutaron mercenarios en Menorca y a cambio puede que distribuyeran entre la población productos de ultramar como el vino y el aceite, desconocidos para los indígenas, agrega. E

Los romanos conquistaron la isla en el 123 a.C. y supieron reconocer las excelentes condiciones del puerto de Sanitja, alrededor del cual fundaron la ciudad de Sanisera, la tercera en importancia por detrás de Maó y Ciutadella. En los años ochenta salieron a la luz los primeros vestigios de la antigua Sanisera romana y en los años noventa comenzaron las primeras prospecciones subacuáticas para conocer lo que se ocultaba en el lecho marino. Hasta ahora hemos hallado estructuras portuarias sumergidas y los restos de 18 barcos de diferentes épocas, sobre todo romanos, pero también del siglo XVII y XVIII, comenta Contreras. Disponemos de un permiso de prospección para fotografiar y documentar los restos, pero no podemos extraerlos. Nos interesa que perduren en el lugar para poder ofrecer al Gobierno una carta arqueológica de los hallazgos. Por otro lado, no recibimos ninguna ayuda de las administraciones, pero en 2004 creamos una escuela de arqueología internacional que nos permite autofinanciarnos. Organizar cursos para jóvenes en este yacimiento es también una forma de vigilar este rico patrimonio, concluye.

Fuente: Alec Forssmann | Historia National Geographic

21 mayo 2014 at 8:34 pm 1 comentario

Pompeya abre tres nuevas «domus» con pinturas espectaculares

Pompeia-Tablinio-FRONTONE

Pompeya. Tablinum de la Casa de Marco Lucrecio Frontón. Il Mattino

Pompeya muestra al mundo pinturas espectaculares y mosaicos jamás vistos anteriormente. Tras largas tareas de restauración, el público podrá conocer la apasionante historia del arte y de la vida cotidiana de una época que guardan tres casas de la ciudad romana sepultada por las cenizas del Vesubio en el año 79 d.C.

Después de muchos sinsabores y críticas, porque durante largo tiempo el parque arqueológico más importante y famoso del mundo solo ofrecía noticias sobre sus derrumbes, robos y enormes deficiencias, ahora finalmente Pompeya responde con la grata noticia de la ampliación de la oferta de sus espectaculares tesoros.

Una de las casas pertenecía a Marcus Lucretius Fronto, un exponente de la alta de Pompeya, una de las familias más importantes de la ciudad, con una brillante carrera política. Considerada de modestas dimensiones (unos 460 metros cuadrados), cuenta con unos decorados de gran calidad. Llaman la atención los cuadros principales que representan el triunfo de Baco y Arianna y los amores de Venus y Marte; los medallones con retratos de jóvenes, quizás los hijos del mismo Fronto; y los cuadritos, como si fueran postales, colgados de candelabros, con pinturas que muestran la costa y grandes villas a dos pasos del agua.

También pertenecían a dos familias distinguidas de Pompeya las otras domus que se han abierto por primera vez: la de Trittólemo y la de Rómulo y Remo. El nombre de esta última deriva de un fresco con la loba que amamanta a Rómulo y Remo, destruido por los bombardeos de los aliados en 1943. Las escaleras de mármol en la entrada y los objetos que se encontraron, finamente elaborados son un simple reflejo del alto nivel de vida de esta familia. En una de las habitaciones se encontraron cinco víctimas de la erupción del Vesubio, una de las cuales apretaba en su mano derecha una bolsa con monedas de oro y de plata, y en la izquierda tenía un anillo de oro y otro de bronce con una sigla referida a la importante familia romana Fabia, de la que procedían los sacerdotes que organizaban las fiestas para celebrar los orígenes de Roma.

Una casa suntuosa

La domus de Trittólemo era ya en el siglo II a.C. una suntuosa casa con dos atrios y dos peristilos, compuesta de un sector de representación y otro privado. El nombre de la casa lo recibe de un célebre fresco de Trittólemo, héroe de la mitología griega encargado de transmitir el arte de la agricultura. Después del 80 a.C., esta domus se transformó en una única propiedad junto a la domus de Rómulo y Remo, con modificaciones estructurales y renovación de las decoraciones, lo que testimonia, todavía hoy, la riqueza y la importancia del estatus de su propietario.

Fuente: Ángel Gómez Fuentes | ABC       21/05/2014

21 mayo 2014 at 8:20 am 2 comentarios


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2014
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente