Archive for agosto, 2013

Un proyecto de 10 millones en 10 años para reconstruir Pompeya

Dos instituciones alemanas de gran renombre liderarán y coordinarán el Proyecto europeo de Conservación Sostenible de Pompeya. Investigarán sobre nuevas técnicas que se podrán aplicar posteriormente en otros yacimientos arqueológicos de todo el mundo

Pompeya-Getty

La ciudad se expone al impacto de los más de 2,5 millones de turistas que recibe al año. Foto: FRANCO ORIGLIA / GETTY

El Instituto Fraunhofer y la Universidad Técnica de Mónaco (TUM), dos instituciones alemanas de investigación de gran renombre, liderarán y coordinarán el Proyecto europeo de Conservación Sostenible de Pompeya, iniciativa que invertirá unos 10 millones de euros en la próxima década para reconstruir la ciudad italiana que quedó enterrada bajo la lava y las cenizas del Vesubio hace más de 2.000 años.

Según informan ambas instituciones en sendos comunicados de prensa, el objetivo de este proyecto «multinacional y pluridisciplinar» es definir nuevas estrategias para una conservación sostenible a largo plazo del yacimiento, que corre el riesgo de sufrir «daños irreparables» tanto por el efecto de la meteorología como por el impacto de los más de 2,5 millones de turistas que recibe al año.

Pero, además, este proyecto también permitirá investigar sobre nuevas técnicas y materiales que se podrán aplicar posteriormente en los trabajos en otros yacimientos arqueológicos de todo el mundo, además de que a partir de 2015 servirá de ‘escuela’ para medio millar de jóvenes estudiantes de diferentes disciplinas, que cada año participarán en los trabajos como parte de su formación.

En este sentido, inicialmente se prevé la participación de medio centenar de arqueólogos y expertos en restauración, pero también de ingenieros de estructuras y construcciones o sismólogos, que aportarán información sobre cómo los futuros terremotos pueden afectar a los monumentos.

COMENZARÁ EL PRÓXIMO VERANO

Según las previsiones del Instituto Fraunhofer y del TUM, los trabajos podrán comenzar en una ‘insula’ –la unidad básica del sistema urbano de Pompeya– en el verano de 2014, e inicialmente se prevé que se prolonguen al menos durante una década. Para ello, será necesario encontrar patrocinadores privados que aporten los 10 millones de euros que hacen falta para ejecutar las fases planteadas.

«Es nuestra obligación preservar este yacimiento para la posteridad, no sólo porque es parte de nuestra herencia cultural, sino también porque nos ayudará a desarrollar nuevas ideas. Un monumento antiguo puede ser una universidad en miniatura si su restauración va acompañada de formación e investigación de alta calidad», argumenta el director del Instituto Fraunhofer y portavoz del proyecto, el doctor Klaus Sedlbauer.

Con él coincide el catedrático de Restauración de la TUM, el profesor Erwin Emmerling, que señala que en este proyecto se podrán idear nuevos conceptos de estructuras protectoras y definir nuevos modos de construirlas sin dañar las ruinas o sin cerrar el yacimiento a los turistas.

Así, el primer paso de los trabajos afectará al sistema de alcantarillado, seguido por las construcciones básicas, pero el proyecto prevé alcanzar hasta los murales más elaborados. Para ello, se utilizarán únicamente los «materiales tradicionales más simples», como el limo, pero se deberá prescindir tanto de elementos como el hormigón como de equipos de gran envergadura como las grúas.

No obstante, eso no implicará que no se vayan a usar las más modernas tecnologías, como la nanotecnología para «hacer el limo más líquido para poder rellenar los frescos para estabilizarlos», o componentes de silicona para conservar las capas superiores de las pinturas. Además, la ciudad estará contantemente ‘vigilada’ con fotografías aéreas y a nivel del suelo. También se trabajará en el diseño de las zonas externas para recuperar los antiguos jardines.

ORGANISMOS COLABORADORES

Este proyecto «completará e incrementará las urgentes medidas que actualmente están implementándose en la zona como parte de la iniciativa ‘Gran Proyecto de Pompeya’, financiado por el Gobierno italiano y la Unión Europea», precisan los coordinadores.

Junto con el TUM y el Fraunhofer, colaboran con este ambicioso proyecto el Centro Internacional para el Estudio de la Conservación y la Restauración del Patrimonio Cultural (ICCROM), afiliado a la Unesco; el Consiglio Nazionale delle Ricerche (CNR) italiano y el Istituto per i Beni Archeologici e Monumentali di Catania (Ibam).

Asimismo, están vinculados con el proyecto la Soprintendenza per i Beni Archeologici di Pompei, la School of Geography and Environment de la Universidad de Oxford, el departamento de Historia Antigua de la Ludwig Maximilians Universität de Múnich, el Deutsches Archäologisches Insitut de Roma y la Universidad de Pisa.

Fuente: EUROPA PRESS

31 agosto 2013 at 11:39 pm Deja un comentario

El Louvre busca un millón de euros para restaurar la Victoria de Samotracia

  • Se quiere recuperar tonalidades originales y reparar la estructura
  • Se necesitan porque se infravaloró el coste del ambicioso proyecto

Fotografía facilitada por el Museo del Louvre de París, de la Victoria de Samotracia, obra maestra de la escultura griega que comenzará a repararse el próximo martes. EFE/Cécile Dégremont

El Museo del Louvre de París lanzó hoy un llamamiento para recaudar un millón de euros (1,3 millones de dólares) que completen el presupuesto de cuatro millones (5,3) que necesita para restaurar la Victoria de Samotracia, obra maestra de la escultura griega que comenzará a repararse el próximo martes.

El objetivo de la pinacoteca consiste en devolver a los mármoles de esa obra de arte sus tonalidades originales y solucionar algunos problemas de la estructura de la escultura, que data del siglo II a.C. y fue descubierta en una isla griega en 1963.

Además, la Victoria de Samotracia se desmontará y se digitalizará para comprobar si en su época estuvo pintada porque «hay documentos que sugieren que podría tener restos de color», indicó a Efe un portavoz del Museo del Louvre.

Los trabajos, planificados desde inicios de este año, comenzarán el próximo 3 de septiembre para intentar mejorar aspectos que no se trataron en una restauración precedente de la obra en 1934.

Se infravoloró el coste del proyecto

El presupuesto inicial anunciado por el museo era de 3 millones de euros (unos 3,9 millones de dólares), financiados por las aportaciones de Nippon Television Holdings, Fimalac y Bank of America Merrill Lynch Art Conservation Programme.

Pero el coste total ascenderá a 4 millones de euros (5,3 millones de dólares) porque inicialmente se «infravaloró la envergadura del presupuesto respecto a la realidad del proyecto», de ahí que el museo necesite recaudar un millón de euros más.

La restauración, que precisará que los expertos y el laboratorio se desplacen hasta ese emblemático museo parisino, pues la escultura no puede trasladarse, someterá también la obra a un examen radiográfico, agregó la misma fuente.

El Museo del Louvre habilitará próximamente una página web específicamente consagrada a reunir el dinero restante (www.louvresamothrace.fr) que permita devolver a mejor estado la escultura, que permanecerá oculta al público hasta finales de 2014. La campaña se titula ¡Todos mecenas! y en ella cualquier particular puede hacer donativos.

El museo aprovechará además para restaurar la monumental escalera que corona actualmente la estatua griega de 2,75 metros de alto -5,57 metros con el pie- y concebida entre los años 220 y 185 a.C.

Fuente: EFE | RTVE

30 agosto 2013 at 10:00 am 1 comentario

Marco Aurelio

Hombre de paz y apasionado filósofo, Marco Aurelio debió pasar gran parte de su mandato combatiendo contra los pueblos bárbaros que amenazaban la frontera del Imperio en el río Danubio

Artículo de Jan Manuel Cortés Copete, profesor titular de Historia Antigua, Universidad Pablo de Olavide, Historia NG nº 116

Al final de la jornada, en la soledad del pretorio, en Carnunto o Sirmio, el emperador Marco Aurelio encontraba siempre un momento para sentarse delante del papiro y verter sus pensamientos. Dirigía entonces una guerra interminable, lejos del suave clima y el delicioso paisaje de Italia. Él no era un militar, pues se sentía más bien llamado a los quehaceres del espíritu, pero todas las mañanas, antes del alba, debía vestir la pesada coraza. Las lecciones de los clásicos aprendidas en su juventud venían en su socorro. En aquella ocasión citó de memoria un pasaje de la Apología de Sócrates, la obra en la que Platón relata las últimas horas de su maestro antes de que se cumpliese su condena a muerte: «Pues así es en verdad, atenienses: en el puesto en el que uno se coloca porque considera que es el mejor, o el que ha sido colocado por un superior, allí debe, según mi parecer, permanecer y arrostrar los peligros sin tener en cuenta ni la muerte ni ninguna otra cosa excepto el deshonor». También él, Marco Aurelio, debía beber aquella cicuta. ¡Deber o deshonor! A veces necesitaba recobrar el ánimo para enfrentarse a su dura e ingrata tarea: gobernar y defender el Imperio de Roma.

Corría la década de 170 y Marco Aurelio había superado los cincuenta años. Lejos quedaban sus felices años de juventud, cuando su viva inteligencia y la modestia de su carácter llamaron la atención de su pariente, el emperador Adriano, que hizo que su hijo adoptivo, Antonino Pío, adoptara a su vez al joven Marco. Cuando murió Adriano y subió al trono Antonino Pío, Marco Aurelio estaba cerca de culminar su formación superior y mostraba una marcada inclinación por la filosofía. Por ello, y dado que su largo reinado discurrió en casi completa paz, Antonino Pío creyó que aquel joven destinado al imperio no necesitaría formación militar. Y así, frente a la tradición guerrera de la aristocracia romana, Marco Aurelio fue privado de cualquier experiencia bélica. Quedó en Roma asumiendo magistraturas impropias de su edad y aprendiendo los entresijos del debate político y del derecho.

Los sucesores de Antonino

En el año 161, Antonino Pío murió dejando como sucesores a dos príncipes que, por primera vez en la historia de Roma, iban a compartir el mando supremo. Marco Aurelio, al que se reconocía la primacía tanto por edad como por virtud, y Lucio Vero, más joven, pero más carismático y popular, estaban dispuestos a prolongar los tiempos de felicidad. Pero la ilusión duró poco. Vologases, el rey de Partia, creyó que aquel era un buen momento para expulsar a los romanos de Armenia e invadir la provincia romana de Siria. Habría que remontarse a otros tiempos lejanos de la historia de Roma para recordar una crisis semejante. Pero ahora ninguno de los dos emperadores sabía cómo dirigir una guerra.

De mutuo acuerdo, ambos soberanos decidieron que Lucio, más joven, fuerte y con mejor salud, partiría para Oriente. Sin embargo, su labor como general en jefe fue decepcionante, según reconocen de forma unánime todos los testimonios antiguos. Más interesado en los entretenimientos festivos y en las bellas cortesanas que en la guerra, Lucio abandonó el mando efectivo de su ejército y lo confió a generales expertos. Entre ellos destacó Avidio Casio, bajo cuya dirección las tropas romanas no sólo recuperaron el territorio perdido, sino que penetraron hasta el corazón del reino parto, tomando e incendiando su capital, Ctesifonte. La victoria romana fue total, y en el año 166 un exultante Lucio Vero hizo una entrada triunfal en Roma.

Sin embargo, con él y su ejército llegó a Italia una terrible peste, contra la que los escasos recursos médicos se mostraban ineficaces. El propio Vero fue víctima de la epidemia y con él murieron miles de personas, tanto en la capital como por toda Italia. Los campos quedaban despoblados y los que intentaron huir sólo contribuyeron a expandir la infección. La enfermedad se propagaba por Occidente, poniendo en peligro las cosechas, los impuestos, las ciudades y el reclutamiento militar. Además, la consiguiente extensión de la pobreza provocó el auge del bandolerismo. Se necesitarían generaciones para recuperar la salud y la prosperidad perdidas.

El debilitamiento de Roma no pasó desapercibido, sobre todo en la frontera del Danubio, donde se estaba produciendo un profundo cambio en el equilibrio entre el Imperio y los pueblos bárbaros que vivían al otro lado de la frontera. A inicios del siglo II d.C., Roma había conseguido estabilizar aquella enorme región. En el Rin, la potencia militar romana y los atractivos de su civilización habían conseguido que caucos, marcomanos y catos vivieran en paz con Roma, y mantuvieran además provechosas relaciones comerciales y culturales, mientras que en el Danubio la conquista de Dacia por Trajano –territorio correspondiente a la actual Rumanía– había creado un poderoso baluarte que permitía el control de los pueblos vecinos del norte. Pero los romanos creían que la obra no estaba acabada, pues faltaba dominar la llanura húngara, un territorio regado por el río Tisza que incluía las mejores tierras de cultivo de toda la región y que estaba en manos de un pueblo sármata, los yácigos.

Grietas en la frontera

No fue Roma, sin embargo, quien tomó la iniciativa de la guerra. Por esos años, en el lejano Báltico había comenzado un movimiento de pueblos que transformaría la situación de la frontera del Imperio. Las tribus del norte, desconocidas todavía para Roma, empujaron a sus vecinos del sur forzándolos a atravesar el limes romano. Por primera vez desde hacía siglos llegaron a Roma noticias de bárbaros que atravesaban el Danubio con sus familias para instalarse en territorios romanos. Había comenzado la gran migración bárbara, la que siglos más tarde acabaría provocando la ruina del Imperio.

Comprendiendo que se enfrentaban a una auténtica invasión, Marco Aurelio y sus generales decidieron que la mejor respuesta sería una ofensiva militar. Así, en el año 169 el emperador organizó una campaña para conquistar y anexionar la llanura húngara, en la que él mismo llevaría la dirección suprema de las operaciones. Atento siempre al cumplimiento de su deber, en otoño de aquel año abandonó Roma rumbo al norte. La comitiva imperial llegó a Sirmio (la actual Sremska Mitrovica, en Serbia), a orillas del Sava, río tributario del Danubio.

La campaña del año 170 fue un desastre. Mientras los romanos invadían el territorio de los yácigos, éstos atravesaron el Danubio por otros puntos y se dirigieron a Italia. Aquilea fue sitiada y asaltada, y el pánico cundió en toda Italia ante la presencia de los bárbaros. Entonces se hizo patente la debilidad demográfica del Imperio, pues, con los campos y ciudades desiertos, no era posible reclutar más hombres. El emperador y sus generales, desorientados, cometieron el error de dejar desguarnecido el curso inferior del Danubio, al oriente de Dacia, circunstancia que aprovechó otro pueblo, los costobocos, para atravesar Mesia y Tracia e invadir Grecia. Llegaron hasta Atenas, donde asaltaron el santuario de Eleusis, corazón mismo de la religión griega. La noticia de la profanación del santuario de la diosa Deméter corrió por todo el Imperio. Quienes se creían seguros descubrieron ahora que eran vulnerables, y muchas ciudades escribieron al emperador pidiendo permiso para levantar o restaurar sus olvidadas murallas.

Bárbaros en el Imperio

Ante la gravedad de la crisis a la que se enfrentaba, el emperador decidió cambiar de táctica. De las zonas de frontera llegaban noticias de que entre los bárbaros muertos se encontraban también mujeres y niños, un síntoma claro de que, más que una invasión, se trataba de un movimiento migratorio en busca de tierras donde instalarse. Y eso mismo, tierras, fue lo que Marco decidió ofrecerles. Esta medida ha hecho que se haya responsabilizado al emperador de haber comenzado la barbarización del Imperio, pero debemos entender sus motivos. Al fin y al cabo, el Imperio sufría de despoblación, que podía verse compensada con la llegada de nuevas masas de pobladores, y además el emperador necesitaba romper la coalición de los distintos pueblos bárbaros para poder concentrar sus fuerzas sobre los auténticos enemigos, los yácigos y los marcomanos. Fue justamente para poder dirigir la guerra contra éstos por lo que Marco Aurelio trasladó el cuartel general a Carnunto, más al norte. Desde allí partieron las incursiones más allá del Danubio que habrían de conducir a la anexión de aquellos territorios. Los progresos de los invasores se conseguían con exasperante lentitud, pero los fuertes romanos empezaban a poblar el país marcomano. En el año 175, la creación de la provincia romana de Marcomania se veía más cerca.

Pero entonces hubo que parar todas las operaciones militares, cuando se sublevó en Oriente Avidio Casio, el antiguo héroe de la guerra en Siria, provincia de la que ahora era gobernador. El emperador tuvo que firmar paces improvisadas en el Danubio y partir urgentemente hacia Siria. La represión de la revuelta fue sencilla, pero tuvo un efecto demoledor en la frontera del Danubio, donde la guerra volvió a estallar en 177, obligando al emperador a regresar. Desde el origen la lucha fue mal para los romanos, como revela el que desaparecieran de las monedas los títulos de Germánico y Sarmático que Marco Aurelio acostumbraba a exhibir como signo de sus victorias. Además, el emperador enfermó, y, creyendo que era la peste, apenas permitía que se le visitase en su campamento de Vindobona. Sabedor de que el fatal desenlace estaba cerca, decidió acelerarlo dejando de comer y beber. Murió al séptimo día de ese ayuno autoimpuesto. Antes había hecho venir, desde Roma, a su hijo Cómodo, apenas un adolescente, para que se hiciera cargo de la herencia, aunque no se hacía ilusiones sobre sus aptitudes políticas. Y, en efecto, Cómodo se apresuró a firmar una paz vergonzante y volvió a Roma, cambiando la guerra en la frontera por el anfiteatro. La edad de oro de los Antoninos había terminado; empezaba ahora, en palabras del historiador Dión Casio, una nueva era de «hierro y óxido».

Para saber más

Marco Aurelio, la biografía definitiva. Anthony Birley. Gredos, Madrid, 2009.

Meditaciones. Marco Aurelio. Gredos, Madrid, 1999.

29 agosto 2013 at 9:55 am 2 comentarios

La nanotecnología existía hace 1.600 años: esta copa romana es la prueba

Partículas de oro y plata se usaban para que este utensilio, que data del Imperio Romano, cambie de color de acuerdo a la luz que reciba

Copa-de-Licurgo

La Copa de Licurgo. (ancientartpodcast.org en Flickr, bajo licencia Creative Commons)

La Copa de Licurgo es un utensilio que se encuentra en el Museo Británico, en Londres. Es de origen romano, data del siglo IV y tiene una particularidad: puede cambiar de color de acuerdo a la posición en la que se coloca el observador. Eso quiere decir, también, que los romanos fueron unos pioneros en el uso de la nanotecnología.

Según informa el Instituto Smithsoniano, los científicos del museo analizaron algunos fragmentos de esta copa de cristal y encontraron pequeñas partículas de oro y plata cuyos tamaños rondaban los 50 nanómetros.

Estas partículas son las que permiten no solo el cambio de luz de acuerdo a la posición del observador: también hacen que la pigmentación del cristal cambie según el líquido que se coloque en la copa.

Esto último solo ha sido comprobado en laboratorio, pues nadie puede arriesgarse a colocar agua en tan valioso objeto.

Fuente: El Comercio

28 agosto 2013 at 8:49 pm 2 comentarios

Mosaicos romanos descubiertos en Kosovo


En Dresnik, un pequeño pueblo al noroeste de Kosovo, se ha descubierto un yacimiento romano con mosaicos multicolor fechado en el siglo II o III dJC. Es uno de los mayores descubrimientos en Kosovo en las últimas cuatro décadas.

Las excavaciones comenzaron en septiembre de 2012 bajo la dirección del arqueólogo Masar Valla, quien cree que el sitio se extiende en más de 50 hectáreas. De momento se han excavado solo 200 metros cuadrados de lo que se cree que fue la planta baja de un edificio público o de una villa urbana.

“El mosaico tiene formas geométricas y es multicolor. Hemos repertoriado hasta ahora siete colores. Es uno de los mosaicos más bellos que se encuentran en Kosovo, considera Masar Valla. Y esperamos encontrar mucho más cuando retomemos el trabajo en octubre.”

Hasta ahora, los arqueólogos han hallado cuatro grandes mosaicos. Se cree que el sitio se encuentra junto a la antigua calzada romana llamada Via Lissus-Naissus que conectaba la actual ciudad de Lezhë en Albania, con Niš en Serbia. Precisamente en Niš nacieron los emperadores romanos Constantino I y III.

Fuente; Euronews

28 agosto 2013 at 7:22 pm Deja un comentario

¿Cuándo naufragó el pecio Bou Ferrer?

  • Voluntarios del IVAJ analizan los restos de 14 ánforas encontradas en la nave romana hundida a menos de mil metros del litoral de La Vila
  • Los restos de espinas de pescado y las copas usadas por la tripulación podrían ser clave para determinar la fecha en que naufragó el barco

tapadera-ánfora-Bou-Ferrer

Tapadera de ánfora del pecio Bou Ferrer recuperada

Cualquier pequeño resto podría ser clave para saber cuándo naufragó el pecio Bou Ferrer. La nave romana se encuentra hundida a menos de mil metros del litoral de La Vila y de ella se han extraído restos que están siendo estudiados. Los últimos analizados son 14 ánforas rescatadas del interior del barco y sobre las que se están realizando tareas para poder conseguir información sobre la embarcación histórica.

Voluntarios del campo de trabajo organizado por el IVAJ y las concejalías de Juventud y Patrimonio Histórico llevan dos semanas trabajando en las dependencias de Vilamuseu sobre esos restos localizados en la nave romana. Así han realizado el vaciado de las 14 ánforas del pecio para cribar el fango que contenían con mallas de 3 y 1 milímetro.

En esa tarea se han recuperado los restos de espinas de especies de pescado con las que se hicieron salsas, probablemente para alimentar a la tripulación. Ahora tendrán que ser analizadas por el experto Gaël Piques de la Universidad de Montpellier, según fuentes municipales. En el interior de esos utensilios también se han recuperado objetos como las tapaderas de ánforas, astillas de madera del casco del barco e incluso pequeños fragmentos de las copas que los marineros utilizaban para beber.

Y todos estos restos cobran una gran importancia y son muy útiles: ayudarán a establecer la fecha en el que el pecio naufragó frente a la costa vilera. El pecio Bou Ferrer es la mayor nave romana en excavación actualmente en el mundo. Las primeras hipótesis estudiadas es que el navío romano cubría la ruta de Gades (actual Cádiz) y Roma. En su camino a las Islas Baleares fue sorprendido por un temporal que lo arrastró hacia la costa alicantina, en la que acabó naufragando.

Fuente: Andrea Vicente | La Marina Plaza

28 agosto 2013 at 1:23 pm Deja un comentario

La reconstrucción del «Phaselus», un barco de la Antigua Roma

Un equipo arqueológico turco reconstruirá la nave basándose en mosaicos romanos antiguos y en 2014 navegará hasta Egipto

Phaselus

Un equipo arqueológico turco, del Instituto de Investigación de las Civilizaciones Mediterráneas (MCRI), en Antalya, reconstruirá un barco de la Antigua Roma, basándose en mosaicos romanos, con el que realizará una travesía desde la antigua ciudad de Faselis -junto a la actual Tekirova-, al sur de Turquía, hasta Egipto, según informa Murat Arslan, creador y director del proyecto, a Historia National Geographic.

La nave Phaselus, que así es como se llamará, reproducirá un antiguo barco que servía tanto para la guerra como para el comercio. El casco será largo y curvado, con un espolón en la proa (una punta de hierro), una popa elevada y un mástil con una vela rectangular en el centro. «La embarcación tendrá ocho remos por lado y la tripulación estará formada por 20 hombres, será una versión a escala reducida de un transportador de la cohorte romana. La construcción empleará materiales tradicionales, como la madera de cedro de los montes Tauro, y técnicas antiguas. Llevará un cargamento de aceite de rosas, perfumes y otros productos tradicionales. El sustento de la tripulación, que será internacional, consistirá en una dieta de la antigüedad, que incluirá agua y olivas, todo ello almacenado en unas réplicas de ánforas», explica Arslan.

La construcción del Phaselus comenzará en 2014 -si se cumple con la financiación- y durará entre tres y seis meses. «Construiremos el barco y viajaremos a Egipto y a Alejandría como se hacía en tiempos antiguos», asegura Arslan.

Fuente: National Geographic

28 agosto 2013 at 11:42 am 1 comentario

Querido presidente, así se gobierna un país. Guía antigua para políticos modernos

CicerónBusto de Cicerón

Peio H. Riaño | El Confidencial 27/08/2013

Hay vidas que la HBO deja escapar sin sacarles partido. La de Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.) es una de ellas. Aunque aparecía de refilón en la carísima serie Roma (2005), la trayectoria política de Cicerón podría haber dado para una versión romana de El ala oeste de la Casa Blanca, en la que se recrearía su ascenso al cargo de cónsul, el más elevado de toda la república romana. Pero no llegó en un buen momento: la economía se había estancado y el desempleo se había convertido en una amenaza para la estabilidad política. Una vieja historia que no caduca. El uso y el abuso del poder han evolucionado poco en dos mil años.

Durante su consulado, Pompeyo, Craso y Julio César formaron un triunvirato con el que gobernar Roma entre bastidores. Cicerón no quiso unirse al pastel ilegítimo, pero trató de mantener buenas relaciones con todas las partes. Así que una vez despojado de todo poder –y herido en su orgullo-, comenzó a escribir sobre cómo debía dirigirse un gobierno.

En aquellos numerosos ensayos, tratados y cartas en los que ponía reglas, aconsejaba y delimitaba, siempre a partir de su propia experiencia, dio respuesta a cuestiones que, lamentablemente, todavía no se han resuelto: ¿Cuáles son los pilares de un gobierno justo? ¿Qué régimen es el mejor? ¿Cómo debería conducirse en el cargo un dirigente?

Cicerón es un hombre de Estado, no un político, que habla desde el pasado y monta una guía antigua para políticos modernos, como dice el subtítulo del libro Cómo gobernar un país (Crítica), en edición bilingüe latín y castellano. Philip Freeman, especialista en lenguas clásicas,  ha realizado esta breve antología sobre las ideas políticas de un conservador moderado, “condición cada vez más difícil de hallar en nuestro mundo moderno”.

El autor define a Cicerón como un fiel creyente en la colaboración con otros partidos por el bien de la nación y sus gentes. Para Cicerón, el gobierno ideal es el que combina lo mejor de la monarquía, la aristocracia y la democracia, tal como ocurría en la República romana. Este es el legado del primer hombre de Estado, resumidos en 10 consejos, y olvidado a los pocos años.

  1. El gobernante debe poseer una integridad excepcional. Cicerón se pregunta por las dotes de mando de quienes aspiren a velar por la paz y dirigir el rumbo de un país: “Deben destacar por su coraje, su aptitud y su resolución, porque en nuestra nutrida ciudadanía son multitud quienes aspiran a la revolución y a la caída del Estado por tener el castigo que se merecen las faltas que saben haber cometido”. Es decir, que los gobernantes de una nación deben estar dotados de un valor, una capacidad y una resolución notables.
  2. Inteligencia, perspicacia y elocuencia. Si los dirigentes no poseen un conocimiento meticuloso de aquello de lo que hablan, sus discursos serán una cháchara de palabras vanas. La neolengua ya debía existir hace veintiún siglos. Pero hoy no es fácil hacerse una idea de la importancia que revestía la oratoria en el mundo antiguo, y quien quisiera guiar a otros no tenía más remedio que dominar el arte de dirigirse con elocuencia. “Para elaborar un discurso no importa sólo la elección de las palabras, sino también su correcta disposición”. A eso hay que añadir “la agudeza, el humor, la erudición propios de un hombre libre, así como la rapidez y la brevedad a la hora de responder o atacar, que siempre irán ligadas a un encanto sutil y a un claro refinamiento”.
  3. La corrupción destruye una nación. Lo sabemos. Sabemos a dónde conduce la codicia, los sobornos y el fraude. Cómo devoran un Estado desde el interior y lo vuelven débil y vulnerable. ¿Qué pensaba Cicerón de la corrupción? Que desalentaba a la ciudadanía y la hace presa de la cólera y la incita a la rebelión… En su discurso contra Gayo Verres, antiguo gobernador de Sicilia y paradigma del político depravado, Cicerón no dejó lugar a dudas: “Como si de un rey de Bitinia se tratara, se hacía trasladar en litera de ocho porteadores, dotada de un elegante cojín relleno de pétalos de rosa de Malta. Ceñía su frente con guirnalda y llevaba otra al cuello, y cerca de la nariz, su saquito de malla tupida hecho de delicadísimo lino y también lleno de rosas. De esta guisa hacía los viajes…”
  4. No hay que subir los impuestos. Al menos si no es absolutamente necesario. “Quien gobierne una nación debe encargarse de que cada uno conserve lo que es suyo y de que no disminuyan por obra del Estado los bienes de ningún ciudadano”. El propósito principal de un gobierno consiste en garantizar a los individuos la conservación de lo que les pertenece y no la redistribución de la riqueza. Pero también condena la concentración en manos de una minoría selecta. Asegura que el Estado tiene el deber de ofrecer a sus ciudadanos seguridad y otros servicios fundamentales. “También es deber de quienes gobiernan un Estado garantizar la abundancia de cuanto se requiere para vivir”.
  5. La inmigración fortalece un país. Roma se convirtió en un imperio poderoso gracias a la acogida que tuvo a nuevos ciudadanos a medida que se extendía por el Mediterráneo. Hasta los esclavos manumisos podían tener derecho a voto. “Defiendo pues que en todas las regiones de la tierra no existe nadie ni tan enemigo del pueblo romano por odio o desacuerdo, ni tan adherido a nosotros por fidelidad y benevolencia que no podamos acogerlo entre nosotros u obsequiarlo con la ciudadanía”.
  6. No a la guerra. Si es injusta… los romanos, que podían justificar cualquier conflicto bélico que desearan emprender, como tantos otros pueblos que vinieron detrás de ellos. Pero para Cicerón, al menos, el ideal bélico no puede darse si se hace por codicia en lugar de para defender la nación o por castigo. “¿Cómo os sentís vosotros sabiendo que una sola orden [de Mitríades] ha bastado para causar en un día la matanza de miles de ciudadanos romanos?”
  7. El mejor gobierno es un equilibrio de poderes. Sin equidad los hombres libres no pueden vivir mucho tiempo. Sin ella tampoco hay estabilidad. Cicerón advierte que no es difícil que de la virtud nazca el vicio y que “el rey degenere en déspota, la aristocracia, en facción, y la democracia, en turba y rebelión”. Supervisión y equilibrio. De ahí que “el ejecutivo deberá tener cualidades descollantes propias de un soberano, pero siempre concediendo autoridad a los próceres y al juicio y la voluntad de la multitud”.
  8. El arte de lo posible. Considera irresponsable la adopción de posturas inflexibles, en política todo se encuentra en evolución y cambio. “Cuando hay un grupo de personas que gobierna una república por el hecho de tener riquezas, abolengo o cualquier otra ventaja, cabe considerarlo una facción, aunque ellos se quieran llamar próceres”. Negarse a transigir es un signo de debilidad, no de fortaleza.
  9. Estar cerca de amigos y de enemigos. Nuestro enviado especial a Roma sabía cómo tratar a un aliado ofendido y abordar un problema de forma directa y elegante, pues los dirigentes fracasan cuando subestiman a sus amigos y aliados. Le resultaba aún más importante asegurarse de saber qué hace el adversario. Para Cicerón hay que tender lazos con los oponentes. En el año 63 a.C., cinco años después de ejercer de cónsul, sus enemigos políticos lograron exiliar a Cicerón con falsos cargos, y 20 años más tarde Marco Antonio mandó su ejecución. Sus propios presupuestos no le sirvieron.
  10. Leyes universales gobiernan la conducta humana. No supo del concepto de derecho natural. Creía firmemente en la existencia de leyes divinas, no sujetas al tiempo ni al espacio, que garantizan las libertades fundamentales del ser humano y limitan la conducta de los gobiernos. “Habrá un único dios que ejercerá de maestro y gobernante del común, creador de este derecho, juez y legislador”.

27 agosto 2013 at 10:09 am 2 comentarios

Noticias en Latín LIII desde Radio Torcal

En el programa de hoy se comenta la crisis en Egipto y el conflicto hispano-británico por Gibraltar. El espacio Antiquitas hodierna está centrado en esta ocasión en algunas anécdotas referidas al emperador Tiberio.

LIIIº programa de noticias en latín desde Radio Torcal, bajo la dirección del doctor Cristóbal Macías Villalobos, jefe del Departamento de Lenguas Clásicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Málaga.

Ir a descargar

24 agosto 2013 at 12:47 am Deja un comentario

Contra las especulaciones de que se haya encontrado la tumba de Alejandro Magno

Alejandro-MagnoEl Ministerio de Cultura griego ha advertido contra las «temerarias» especulaciones de que un antiguo túmulo funerario que está siendo excavado pudiera contener una tumba real macedonia o incluso la de Alejandro Magno.

La arqueóloga del sitio Katerina Peristeri ha expresado su esperanza de encontrar «una o varias personas significativas» en su interior.

Las webs griegas están entusiasmadas con el hecho de que pudiera ser la tumba largamente buscada del rey conquistador Alejandro Magno – que se piensa que está en Egipto.

En un comunicado emitido este jueves el Ministerio de Cultura señala que en la excavación parcial del túmulo ha puesto al descubierto un «notable» muro revestido de mármol del siglo IV a.C.  Se trata de un impresionante muro de 500 metros de largo y tres metros de altura.

Sin embargo, el Ministerio ha advertido que sería «temerario» vincular el sitio cerca de la antigua Anfípolis, a 600 kilómetros al norte de Atenas, con «personajes históricos» antes de completar la excavación.

Fuente: Ekathimerini | Ministry warns against speculation that Alexander the Great’s grave has been found

 

23 agosto 2013 at 9:35 am 1 comentario

Entradas anteriores


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2013
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente