Archive for 15 junio 2011

Un barco romano de hace 2.000 años tenía un médico a bordo

Aunque la noticia no es nueva, me ha parecido interesante el enfoque de este artículo del Corriere della Sera sobre el naufragio del Pozzino.

En un pecio hallado cerca de Piombino se ha descubierto un verdadero botiquín de primeros auxilios

Entre los años 140-120 a.C., Roma estaba en plena expansión por todo el Mediterráneo. Poco antes había concluido la tercera guerra púnica: bajo el mando del cónsul Escipión Emiliano Cartago había sido destruida, en el mismo período Grecia se había convertido en una provincia romana a todos los efectos. Eran los años de los dos hermanos Graco, Tiberio y Gayo; la riqueza llovía sobre Roma, centro del mundo. En ese mismo momento un barco que surcaba el mar Tirreno de regreso de un viaje por el Mediterráneo, se metió en una tormenta y naufragó en el Golfo de Baratti, cerca de Piombino. No se sabe qué pasó con la tripulación y los pasajeros, pero sin duda había un médico a bordo, con su “botiquín de primeros auxilios”: lo han demostrado los estudios de los arqueólogos y biólogos, dos mil años después del naufragio.

El pecio del Pozzino (por el nombre de la bahía donde se hundió el barco) permaneció a 18 metros de profundidad hasta 1.974, año en que fue descubierto bajo una maraña de algas y se inició la misión subacuática  para devolver a la superficie sus tesoros y revelar sus misterios. La nave, de 15 metros de largo por 3 de ancho, transportaba ánforas, jarros, tazas de vidrio, cerámica, lucernas, todo procedente de países del Mediterráneo oriental y Asia Menor. Ahora está claro que a bordo debía haber un médico, porque entre otras cosas se ha encontrado un specillum (un instrumento largo y fino usado para explorar las heridas), una copa de bronce para las sangrías, una jarra con un filtro, un mortero. Después, en 1.989, la sorpresa: en una caja de madera había 136 cilindros de madera, cubiertos de estaño, que contenían una cantidad considerable de pastillas. Perfectamente conservadas gracias al sellado y exhibidos en el Museo Arqueológico del Territorio de Populonia en Piombino, han comenzado a revelar sus secretos 20 años después del hallazgo.

Se trata de pastillas a base de hierbas, precursoras de las píldoras de hoy día: lo han descubierto Robert Fleischer y Alain Touwaide, del Smithsonian Conservation Biology Institute (Instituto Smithoniano) de Washington (EE.UU.), en colaboración con el Laboratorio de Análisis de la Superintendencia de Bienes Arqueológicos de Toscana, analizando su contenido con técnicas de biología molecular. Luigi Campanella, director del Polo Museale de la Sapienza de Roma, donde se presentaron los últimos resultados de la investigación sobre el naufragio del Pozzino, explica: “En aquellas pastillas de alrededor de un centímetro de diámetro había extractos de plantas. Los investigadores han analizado el ADN y han identificado diversas especies vegetales utilizadas para curar inflamaciones, enfermedades renales, tos. El médico, en la práctica, llevaba consigo el instrumental para tratar pequeñas dolencias comunes”.

Las plantas han sido reconocidas comparando los rasgos de ADN conservados en las pastillas con las secuencias genéticas de la base de datos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE.UU.: en cada “píldora”, al parecer, había una decena de hierbas diferentes, tales como cebolla, zanahoria, nuez, coliflor, apio, perejil, rábano, espino blanco, aquilea, ibisco. Todas las hierbas están muy presentes en los textos médicos de la antigüedad; probablemente el médico del barco los mezclaba con la ayuda del mortero y otros instrumentos que llevaba consigo en la nave. Los historiadores creen que probablemente las píldoras se disolvían en agua o en vino, para después ser bebidas o aplicadas sobre la piel. Conocer cuáles son las hierbas contenidas en las pastillas ha necesitado años de trabajo y no ha sido tarea fácil. ¿Cómo es posible hacer averiguaciones de manera precisa sobre hallazgos tan antiguos? “Sin duda es crucial la calidad del material encontrado – explica Gino Fornaciari, director del Departamento de Paleopatología, Historia de la Medicina y Bioética de la Universidad de Pisa -. Las técnicas actuales, sin embargo, nos ayudan mucho, porque son extremadamente precisas. La biología molecular, con el análisis de proteínas y ADN, es aplicable a hallazgos de hace miles de años del mismo modo que si fuera una muestra reciente, sin diferencia”.

“La ciencia ofrece hoy grandes oportunidades a la arqueología – añade Campanella-. Gracias a la certeza de las pruebas biológicas podemos corroborar nuestras teorías o proponer otras nuevas, desvelando los misterios del pasado”. Esta es precisamente la parte fascinante del trabajo de este este tipo de “policía científica” de la antigüedad: con los métodos de hoy en día se puede averiguar cómo vivían nuestros antepasados ​​y tal vez extraer algunas lecciones. De hecho, el objetivo de los científicos que trabajan en las píldoras del naufragio del Pozzino, entre los medicamentos más antiguos que han llegado hasta nosotros, es encontrar alguna “mezcla” milenaria que pueda ser descubierta por la medicina actual para la curación de alguna enfermedad. Los “investigadores del pasado” también están trabajando en los restos humanos exhumados por los arqueólogos: “Aparte de tratar de comprender cómo se curaban los antiguos, puede ser también útil entender de qué y con qué se curaban – dice Fornaciari-. La paleopatología, que estudia las enfermedades del pasado, nos ayuda a entender cómo vivía la gente en las diferentes épocas históricas, ya que las enfermedades no son nunca sucesos casuales sino que son producto del medio ambiente. Y puede ser útil a los médicos de hoy en día: del mismo modo que puede ser interesante descubrir remedios usados en la antigüedad e intentar proponerlos actualizados, es igualmente importante saber cómo han evolucionado durante siglos las enfermedades que todavía nos aquejan hoy. Trazar su historia significa conocerlas mejor y quizás encontrar nuevas maneras de combatirlas más eficazmente”.

Fuente: ELENA MELI: C’era il medico di bordo sulle navi di duemila anni fa 14/06/2011 (Traducción LTdN)

Anuncios

15 junio 2011 at 8:18 pm Deja un comentario

Hallan un conjunto funerario romano del siglo I junto a la Necrópolis de Carmona

El Servicio Municipal de Arqueología del Ayuntamiento de Carmona (Sevilla) ha encontrado junto a la Necrópolis un conjunto funerario romano del siglo I que podría ser “uno de los mayores hallazgos encontrados en la localidad durante los últimos años“.

Según ha informado el Consistorio carmonense en un comunicado, se trata de tres cámaras funerarias y varias tumbas individuales de época romana que se han ido descubriendo en un solar junto al conjunto arqueológico de la Necrópolis de Carmona y que formarían parte de la necrópolis romana originaria.

Asimismo, han concretado que estas tumbas estarían alineadas y próximas a la Vía Augusta a su paso por Carmona, en una de las entradas a la ciudad romana.

Actualmente se está excavando la cámara funeraria de la tercera cámara de pozo descubierta en la zona y en la que están apareciendo también otras piezas de interés arqueológico como parte del ajuar y de las ofrendas utilizadas para despedir a los fallecidos.

El arqueólogo municipal, Juan Manuel Román, ha avanzado que hasta la fecha se han encontrado tres cámaras funerarias subterráneas del siglo I y los técnicos no descartan que sigan apareciendo más tumbas. Todas ellas tienen “una especial importancia”, puesto que si la primera que se encontró destacó por no haber sufrido ninguna clase de expolio y contener aún todos los objetos funerarios que el paso del tiempo había conservado, la segunda de las cámaras mantiene todavía parte de sus pinturas murales policromadas.

En cuanto a la última de las tumbas descubiertas, destaca por conservar intactas las losas que la cubrían. Las tumbas, que podrían tener carácter familiar, tienen una estructura similar, con un pozo de entrada por el que se accede a la cámara, en cuyas paredes se hallaban los nichos en los que se colocarían los restos de los fallecidos.

Junto a ellas han aparecido también varias tumbas individuales de inhumación, por lo que la zona está ofreciendo información “muy valiosa” sobre la Carmona romana y, en especial, sobre sus ritos funerarios.

Por último, el director del Museo de Carmona, Ricardo Lineros, ha informado de que todas las piezas que se han ido encontrando están siendo depositadas para su estudio en dicho museo, ya que la primera apreciación señala que existen objetos valiosos de cerámica, vidrio, metal, etc.

Fuente: Europa Press 15/06/2011

Foto: Europa Press/Ayuntamiento de Carmona

15 junio 2011 at 3:59 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente