Archive for 28 abril 2009

El fin de un imperio

caida_roma1

No es raro encontrar en la red artículos apocalípticos que alertan sobre la decadencia de la actual hegemonía norteamericana y en los que se ofrecen presuntas similitudes entre la situación actual y la que desembocó en el final del Imperio romano. Ya he comentado al respecto en alguna ocasión que a los sajones les gustan mucho los paralelismos históricos. A este respecto, hoy puede leerse un magnífico artículo firmado por Geoff Olson en Common Ground a propósito de si puede extraerse una lección en el caso de Roma que sirva para lo que pasa hoy en el mundo.  Que cada cual juzgue…  

Mientras la hegemonía económica y cultural de los EE.UU. está hoy desafiada por el surgimiento de India y China, y sus hospitales, escuelas e infraestructuras se derrumban al tiempo que se sufragan económicamente ruinosas guerras de ultramar, la comparación de los vacilantes EE.UU con el fin de Roma se está convirtiendo en inevitable.

El Imperio Romano, que era un engendro autocrático de la República Romana, duró 500 años. En cambio, si tomamos como dato de inicio del imperio de los EE.UU. las primeras conquistas coloniales tras la guerra Hispano-Americana, el imperio ha durado menos de un siglo, aunque hoy su alcance es superior al de la antigua Roma. Los EE.UU. tienen en la actualidad 700 bases militares en más de 130 países, asegurando que el acceso a los mercados abiertos está respaldado por la fuerza.

Catherine Austin Fitts, ex subsecretaria de vivienda en la administración Bush, da una descripción concisa del imperio mundial de los EE.UU., que se sustenta en dos pilares: el departamento de defensa y el sector financiero / bancario. El control interno del sector financiero se asegura de que los que están detrás no van a seguir los esquemas del doméstico esquema Ponzi , mientras que la influencia militar global de los EE.UU. garantiza que el dinero gracioso del imperio, el petrodólar, sigue siendo la moneda de reserva mundial – por ahora, al menos.

Hoy, la deuda nacional de EE.UU. se encuentra en la pasmosa suma de 10 billones de dólares, esperándose que dentro de 10 años sea de 23 billones. En 2017, se prevé que la deuda sea mayor que toda la producción económica del país, generada principalmente por programas como Medicare, Medicaid y Social Security. Para agravar la situación económica las malas noticias de la recesión / depresión y  la connivencia de Wall Street con el transporte de los bárbaros maletines que, gracias a la flexibilización de los reglamentos financieros de la administración de Bill Clinton , pudieron apuntarse a los esquemas Ponzi.

Una notable fuente de fragmentación democrática de los EE.UU. es la disparidad de ingresos en la nación, a un nivel no visto desde la Edad de Oro. ¿Existe al menos un eco aquí con la antigua Roma? La estratificación de clases en la sociedad romana era extrema. La clase social más rica en Roma, la de la aristocracia senatorial, estaba constituida, según estimaciones, por un 2 por mil de la población, y a continuación estaba  la clase ecuestre, con quizás un 0’01 por ciento. En conjunto estas personas eran las propietarias de casi todo. Los EE.UU. tienen todavía un camino por recorrer para coincidir con Roma. En 2005,  en Estados Unidos los ejecutivos promediaban un salario superior 262 veces al salario medio de los trabajadores, de acuerdo con Lawrence Mishel del Instituto de Política Económica. “En 2005, un director ejecutivo ganaba en una jornada laboral (hay 260 en un año) más que un trabajador medio obtenía en 52 semanas. Por el contrario, la brecha entre la riqueza de la élite romana y el resto estaba en el orden de 5000 – 10000 a uno”.

El autor Ronald Wright identifica otra sorprendente causa del declive de Roma en su libro Una breve historia del progreso. Las conquistas exteriores hicieron que los soldados amasaran grandes fortunas y que regresaran a sus hogares en busca de un poco de consumo. El resultado fue un boom de movimientos de capital en tierras. Los campesinos fueron expulsados a tierras inapropiadas, con el consiguiente agotamiento de los suelos. “La agricultura familiar no podía competir contra las grandes fincas utilizando mano de obra esclava y se declararon en quiebra o se vieron forzados a vender, y sus jóvenes se sumaron a las legiones”, apunta Wright. En una espiral de retroalimentación negativa, las tierras públicas rápidamente pasaron a manos privadas y en tiempos de Claudio, 200.000 familias romanas estaban paro, viviendo de la limosna del emperador con la entrega libre de trigo. Esto formaba parte del “pan y circo” para mantener a la multitud alimentada y feliz. Así, la riqueza pública y los espacios públicos se redujeron cada vez más en manos privadas . Tenemos otra palabra para la actualidad: privatización.

En el declive del Imperio Romano, partes enteras del gobierno fueron externalizadas, en lo que ahora llamaríamos colaboración público-privada. Los ricos fueron capaces de iniciar su propias operaciones, reuniendo tributos para el imperio y de paso un poco más para sí mismos. Luego está el ruinoso coste de la defensa de la capital. Wright observa que en la época de Constantino en el siglo IV, el “ejército imperial estaba formado por más de medio millón de hombres, una enorme pérdida del tesoro …” Sombras de la situación militar actual de los EE.UU. cuyos gastos consumen prácticamente la mitad del presupuesto nacional anual.

¿Pero qué hay del término “decadencia”?” ¿ No desempeñó también la miseria moral un papel importante en la caída de Roma?  No se puede entender la diversión a base de salpicaduras de sangre de los espectáculos de gladiadores sin pensar que los romanos eran turbas con fecha de consumo preferente pasada, por no hablar de los vítores de las clases dominantes de los mejores asientos. Es la realidad sin la televisión. Los retiarii con sus redes y tridentes luchando con los hoplomachi, hombres cubiertos con una enorme armadura y llevando grandes escudos de legionarios. Esclavos luchando con leones, mujeres enanas luchando y elefantes luchando contra carros. Se ha estimado que alrededor de 500.000 personas y más de un millón de animales salvajes murieron en el Coliseo. Sólo podemos imaginar lo que los emperadores podría haber hecho con tecnología de banda ancha, marketing viral y derechos de sindicación.

Pero,¿ hay un principio más general detrás de la caída de Roma?  Edward Gibbon fue el primero en ver el declive del imperio como multicausal: “la prosperidad hizo madurar el inicio de la decadencia, las causas de la destrucción vinieron multiplicadas por la magnitud de la conquista, y, tan pronto como el tiempo o un accidente eliminó el apoyo temporal , el estupendo edificio cedió a la presión de su propio peso”.

En su libro, El colapso de las sociedades complejas, el antropólogo Joseph Tainter cita la ley de Parkinson, que sostiene que el coste de funcionamiento de la defensa de un imperio finalmente lo convierte en presa de los rendimientos decrecientes. La inmensa red interconectada de alianzas, las relaciones de mercado y la politiquería corrupta en última instancia lo convierten en oneroso e  insoportable. 

“Tucídides observó que los imperios empiezan a disminuir cuando dejan de expandirse”, escribió Murphy en ¿Somos Roma? “No se puede leer la situación de Roma en el tercer, cuarto o quinto siglo, cuando la expansión se ha acabado y los emperadores intentan desesperadamente mantener todas las cosas juntas, sin asombrarse de la cantidad de variables en juego. Todos los romanos para hacer frente a un problema urgente – militar, diplomático, económico, político – crearon nuevos problemas no deseados. Murphy cree que los paralelismos entre la época moderna de EE.UU. y el Imperio Romano son muchas y profundas. Las tecnologías de la información y el poder industrial, cosas que los romanos no tenían, sólo han magnificado la altura desde la cual una superpotencia moderna puede caer.

El historiador romano Tito Livio explicó que la fuerza de una sociedad se mide en última instancia por el bienestar de su pueblo – material, social y espiritualmente. Lo cual no significa “pan y circo”. Y cómo se vive hoy, si no es con mensajes de irrealidad de los medios de comunicación, con alimentos desnaturalizados, con el aislamiento urbano, con la aclimatación farmacéutica o con el sacrificio de las libertades en aras de la seguridad. “Un imperio se mantiene poderoso en tanto sus súbditos se regocijan en ello”, insistió Livio.

Procedencia de la imagen: CommonGround.ca

Anuncios

28 abril 2009 at 8:33 pm Deja un comentario

Los 100 días de Obama

obama_atlas

Andy Davey en The Sun. De BBC News 

28 abril 2009 at 2:46 pm Deja un comentario


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente