La dieta de los gladiadores

4 noviembre 2008 at 3:53 pm 7 comentarios

Otro mito que se nos viene abajo. Si hasta ahora al pensar en los gladiadores romanos nos los imaginábamos con el físico de Kirk Douglas o Russell Crow, con esos cuerpazos “ciclados” de quitar el hipo y pensábamos que algo así sólo podría conseguirse con una dieta hipercalórica a base de churrasco de jabalí, nuevas revelaciones en la revista Archaeology por parte de Karl Grossschmidt, paleopatólogo de la Universidad Médica de Viena, vienen a echar por tierra esta idea sobre la dieta de los antiguos gladiadores.

El Dr. Grossschmidt ha participado en los trabajos de investigación en el que se considera el único cementerio conocido de gladiadores, una parcela de unos 6.000 m2 en Éfeso, en la parte occidental de la actual Turquía, en el camino que llevaba desde el centro de la ciudad hasta el Templo de Ártemis, una de las Siete Maravillas del mundo antiguo. Aquí se han encontrado los restos de más de 60 jóvenes gladiadores, cuyo estudio reciente servirá para llenar las lagunas en las fuentes literarias y como registro arqueológico sobre cómo murieron los gladiadores. Pero la revelación más sorprendente hace referencia a lo que mantenía vivos a los gladiadores: una dieta vegetariana rica en hidratos de carbono, con suplemento ocasional de calcio.

Los autores contemporáneos de los gladiadore a veces se refieren a ellos como hordearii – literalmente, “hombres de cebada”. Grossschmidt y su colaborador Fabián Kanz han sometido muestras de hueso a un análisis isotópico, una técnica de medida que rastrea elementos químicos como el calcio, estroncio y zinc, para intentar averiguar el porqué de este término. Algunos resultados obtenidos cabe interpretarlos como sorprendentes. En comparación con el promedio de los habitantes de Éfeso, los gladiadores comían más vegetales y muy poca proteína animal. Al parecer, el consumo de una gran cantidad simplemente de hidratos de carbono, como cebada y de legumbres, como judías, fue diseñado para su supervivencia en la arena. “Los gladiadores necesitaban grasa subcutánea, explica Grossschmidt; un colchón de grasa que protegiera de heridas sus tendones y venas en una lucha. Un gladiador gordo no sólo moriría en el combate sino que además sería malo para el espectáculo”. Según Grossschmidt las heridas superficiales eran más espectaculares; además al ser heridos sólo en la capa lipídica podrían seguir luchando para regocijo de los espectadores

Pero una dieta a base de cebada y vegetales dejaba a los combatientes con un grave déficit de calcio. Para mantener sus huesos fuertes, las fuentes históricas decían que los gladiadores elaboraban brevajes a base de madera carbonizada y de ceniza de hueso, ricos en calcio. Cualquiera que fuera la fórmula exacta, la cosa funcionó. Grossschmidt dice que los niveles de calcio en los huesos de estos gladiadores eran “desorbitados” en comparación con la población en general. “Muchos atletas hoy en día tienen que tomar suplementos de calcio”, dice. Ellos también lo sabían entonces”.

Anuncios

Entry filed under: arqueología, cultura clásica, langues anciennes, latín, Roma, yacimientos arqueológicos. Tags: , , , .

El latín, una lengua “elitista” y “discriminatoria” para los británicos Respuesta a la orden de dejar de usar latinismos en el R.U.

7 comentarios Add your own

  • 1. Gladiator! - Pgina 2 - psicofxp.com  |  10 noviembre 2008 en 1:52 pm

    […] ms insolita, parecera que su dieta era casi completamente vegetariana: les dejo el articulo La dieta de los gladiadores 4 Noviembre 2008 Otro mito que se nos viene abajo. Si hasta ahora al pensar en los […]

  • 2. Ensalada de garbanzos con bacalao  |  13 diciembre 2012 en 7:51 pm

    […] garbanzos junto a la cebada eran la base de la dieta de…, ¡¡¡los gladiadores romanos!!!. Su consumo era una táctica para su supervivencia en los combates, ya que este tipo de […]

  • 3. Tanke91  |  16 mayo 2013 en 9:04 pm

    Está claro, quién en su sano juicio le daría la mejor carne a un esclavo y más con el promedio de vida tan bajo. Más que por espectáculo yo creo que sería por ahorrar y no malgastar la carne.

  • 4. beltran  |  2 octubre 2013 en 6:18 pm

    Hay gente que puede pensar que gordo es el típico que no puede dar ni dos pasos. Existe hoy en dia un deporte donde podemos ver gente con sobrepeso y gran agilidad y se llama sumo, pueden ver mas de un combate de sumo por youtube para ver a que me refiero como el gran ex-luchador Asashoryu.
    Una persona gorda tendría muchas ventajas en ese tipo de combate por ejemplo es más dificil calcular cuanto te has de acercar y cuanto tejido has de atravesar para dar a un punto vital provocando que le des mas ventaja a tu adversario, un golpe de un adversario gordo con un escudo a otro delgado lo desestabilizara tambien mas facilmente ya que la realidad es que f=m.a.
    Una persona gorda y fuerte como los actuales luchadores de sumo con una espada y un escudo tendria muchas mas posibilidades que un culturista.

  • 5. Tiberius  |  10 enero 2014 en 7:41 pm

    De acuerdo en que la grasa subcutánea sea una defensa frente a heridas superficiales, es lógico, ni en la dieta (al fin y al cabo la carne era cara) y si miramos las “notas” de Galeno o los de Hipócrates, ambos recomiendan la ingesta de céreos en gran medida, aceite de oliva, pescado y huevo más que carne para mantenerse en forma.
    Sobre que los luchadores de sumo puedan ser comparados a los gladiadores…¿beltran estas de broma no? Un luchador de sumo es potencia pero nada más, ni agilidad, ni resistencia y por tanto carece de 3 habilidades imprescindibles en la arena.
    Si queremos ver como el sobrepeso no afecta obligatoriamente al rendimiento y capacidades deportivas y no tiene porqué a la salud entonces miremos a los jugadores de rugby amateur, con un físico seguramente más parecido al de los gladiadores dado que es un deporte que requiere potencia, agilidad y resistencia (los combates duraban más de 5 minutos ya que a menudo eran más exhibiciones que combates a muerte, esto fue en la Roma Imperial más tardía).

    Por cierto me llama la atención estas líneas: “Los gladiadores necesitaban grasa subcutánea, explica Grossschmidt; un colchón de grasa que protegiera de heridas sus tendones y venas en una lucha. Un gladiador gordo no sólo moriría en el combate sino que además sería malo para el espectáculo”. Creo que te has comido algo porque sino estas incurriendo en una contradicción.

    Saludos

  • 7. Ensalada de garbanzos con bacalao  |  8 marzo 2017 en 7:34 pm

    […] garbanzos junto a la cebada eran la base de la dieta de…, ¡¡¡los gladiadores romanos!!!. Su consumo era una táctica para su supervivencia en los combates, ya que este tipo de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Archivos

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


A %d blogueros les gusta esto: