Archive for 2 junio 2008

Trirremes

 481 a.C.-479 a.C. Segunda Guerra Médica. Dos años que pudieron cambiar el curso de la Historia. Ante el amenazante avance de Jerjes I y las hordas persas, el ejército griego decide hacerle frente por mar y por tierra. Así, mientras Leónidas y sus 300 espartanos, ayudados de 400 tebanos y 300 tespieos, se enfrentan al invasor persa en el paso de las Termópilas, su épica gesta permite a Atenas reorganizar a sus tropas y a su fuerza naval y frenar así el avance por mar de la flota persa en el estrecho de Eubea. La victoria naval de la Liga Délica en Salamina (480 a.C.) no será sino un adelanto de la victoria final sobre los persas ocurrida al año siguiente en Platea (479 a.C.). 

La batalla de Salamina fue clave por tanto en el devenir futuro de la guerra y en ella un arma resultó determinante en su resolución: la trirreme, el auténtico barco de guerra de la antigüedad.  En Salamina, los persas atacaron a los griegos, pero cuando concluyó la batalla los persas habían perdido más de 200 naves por apenas 40 de los griegos. Las trirremes griegas, más estrechas que el resto de naves de la época, resultaban  más idoneas para combatir en batallas cerradas y este aspectó fue el que decantó la balanza en favor de su flota.

Muchas son aun hoy las preguntas y debates abiertos en torno a este tipo de construcciones. Buena parte de estos interrogantes son debidos a la ausencia absoluta de restos arqueológicos. Si bien es cierto que se han hallado abundantes naufragios antiguos, lo han sido  siempre de naves de carga, pero nunca de buques de guerra. La razón es bien sencilla: los barcos de madera sin lastre no se hunden. Probablemente la única posibilidad de encontrar restos de naufragios de antiguos buques de guerra sea en tierra, en las proximidades de algún puerto fluvial.  Es posible que cerca de Éfeso y Troya se encuentren decenas de antiguos naufragios ocultos en la tierra, pero su excavación es difícil y costosa. Mientras tanto, para el conocimiento de las trirremes dependemos de un reducido número de obras de arte y unas cuantas sugerencias extraidas de textos antiguos. Las representaciones más importantes con las que contamos son el relieve de Lenormant, de alrededor del 400 a. C. y el llamado vaso Ruvo, en el que se representa la popa de la nave Argo.  

Es cierto que en la literatura griega hay abundantes referencias a las trirremes. Su ascenso como instrumento de la hegemonía marítima coincidió con el florecimiento de las ciudades-estado griegas, especialmente de Atenas, y con ellas el desarrollo de su arte y su literatura. Pero a pesar de que la literatura habla de trirremes, de sus componentes y de sus tripulantes, la nave en sí nunca fue descrita de modo que pudieramos hacernos una idea visual, ni se explicó tampoco cómo funcionaba el sistema de remos. A pesar de ello, de las fuentes de que disponemos podemos extraer los siguientes datos respecto a las trirremes:

– La dotación habitual de una trirreme era de de unos 200 hombres, siendo el número de remeros en torno a 170.

– La longitud del buque era superior a 35 metros, el ancho máximo era de 4’8 metros.

-Las trirremes eran más grandes y más rápidas que los dos modelos antiguos, los triakóntoroi (naves con 30 remeros, posiblemente en una sola fila) y los pentekóntoroi (naves con 50 remeros, probablemente con doble fila, es decir, cuatro remeros en cada fila ). En este último caso es probable que, a pesar del nombre, el número de remeros fuera de 100  y sólo fueran contados los del nivel superior, estando los otros en un nivel inferior en la zona de carga de la bodega.

– Uno de los temas más controvertidos en el tema de las trirremes es la disposición de los remeros en la nave. Hoy la hipótesis que tiene mayor aceptación es la de  J.S. Morrison. Morrison, antiguo profesor universitario de lengua griega y experto en trirremes, afirma que ésta disponía de tres hileras superpuestas de remos por banda, con los bancos dispuestos de forma escalonada. Así, en una trirreme habría tres tipos de remeros:  1.- Los tranitas (Thranitai , de thranos, taburete),  ocuparían la posición más alta en la figura de Morrison. 2.- Por debajo de ellos, ocupando una situación intermedia, se sentaban los zigitas (Zygitai , de zygon, bao). 3.- Los remeros que van sentados en la posición inferior son los talamitas (Thalamioi , de thalamos , cala, bodega). La representación de Morrison sería así:

 Siendo el tema de la disposición de los remeros en la nave el tema principal de debate muchos otros asuntos están abiertos:

De entrada, el nombre mismo. Antes de las trieres ( del griego Τριήρεις, Τριήρης en singular), los términos utilizados en la literatura para las naves bélicas fueron τριακόντοροι (triakόntoroi) y πεντηκόντοροι (pentekóntoroi) cuyos nombres, como hemos dicho, hacen referencia al número de remos de que disponen. Pero las trirremes, y posteriormente los buques más grandes, deben utilizar un método diferente de clasificación. Si, como se dice en ocasiones, el término hace referencia al número de bancos de remos superpuestos, ¿cómo explicamos los tetreres (cuatrirremes), penteres (quinquerremes), hexeres, hepteres e incluso galeras aun más grandes?. Evidentemente deben seguir otro proceso diferente de clasificación.Pero, ¿cuál?.

¿Quiénes fueron los primeros en utilizarlas?. Antes de las trirremes la nave de mayor uso fue la birreme (2 filas de remos), utilizada, por ejemplo, en la guerra de Troya. A decir de algunos la trirreme fue inventada por los fenicios. Por lo demás, si creemos a Tucídides (I, 13), los corintios habrían sido los primeros griegos en construir trirremes en el siglo VIII a. C.; y si esto es así llama la atención que los ateniense tardasen 200 años en construir los suyos. ¿Por qué?.

¿Usaron los distintos remeros remos de diferente longitud?. Se conocen remos de 4 m. y de 4’20 m. Es posible también hubiera un tercer tipo de remos más cortos. Morrison, en cambio, cree que todos los remos tenían la misma longitud y que si hubo remos más cortos fue los que utilizaron los remeros más próximos a la proa y la popa. El debate en este punto sigue abierto.

Los griegos llevaron la trirreme a su más alto grado de eficiencia. En lugar de utilizar estas naves como meras plataformas de lucha para infantes de marina, fue utilizado como un arma en sí e idearon tácticas para optimizar su rendimiento. Los atenienses, en particular, desarrollaron estrategias de lucha que los hizo prácticamente invencibles. Pero la táctica ateniense llegó a ser comprendida por sus adversarios y esto les llevó, para no perder la superioridad, a aumentar el número de infantes de marina. Esto obligó a los atenienses a reforzar sus naves para dar cabida a la nueva tripulación y el aumento de peso que siguió anuló la ventaja de velocidad y maniobrabilidad que las habían hecho tan temibles. 

Dos intentos que sepamos se han hecho para construir una réplica a tamaño real de una trirreme. Hacia 1860 Napoleón III mandó construir una trirreme romana para navegar por el Sena, y en 1985-87 se construyó la trirreme Olympias, con asesoramiento de Morrison y el ingeniero naval John Coates. 

El segundo intento tuvo, sin duda, más éxito que el primero, pero muchos aspectos técnicos referidos a las trirremes siguen siendo controvertidos. Parece que hay planes en los Países Bajos para construir una tercera réplica. 

Aquí puedes ver una animación en 3D de una trirreme y aquí otro video en el que se destaca su uso como máquina de guerra. Y aquí una secuencia de la escena de la batalla naval en Ben-Hur.

 Imágenes:

  • Imagen 1: Maqueta de trirreme griega. Deutsches Museum, Munich
  • Imagen 2: Relieve Lenormant (Atenas,  Acropolis Museum) Photo de John Lewis
  • Imagen 3: Vaso Ruvo de figuras rojas. Detalle. Sobre 425-375 a.C. Museo Jatta (Ruvo de Puglia). Tomada del Beazley Archive
  • Imagen 4: Colocación de los remeros según Morrison

 Fuentes:

2 junio 2008 at 10:10 pm 9 comentarios


Follow La túnica de Neso on WordPress.com
logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

junio 2008
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivos

RSS Blogs en Χείρων·Chiron

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente