Posts filed under ‘cultura clásica’

“Rezo día y noche porque estéis bien”: así es la carta hallada del legionario romano

Hace 1.800 años, Aurelio Polión estaba desesperado por saber, desde la actual Hungría, cómo estaba su familia en Egipto

papiro-Aurelio-Polión

El papiro con la emocionante carta, hallado en el siglo XIX y recién descifrado y publicado / UNIVERSITY OF CALIFORNIA, BERKLEY’S BANCROFT LIBRARY

Podemos atisbar el corazón de un soldado de la legión romana. Mientras Virgilio muere en Bríndisi, el poeta Antonio Colinas hacía escribir al moribundo legionario romano de su poema: «No quiero que me entierren bajo un cielo de lodo, /que estas sierras tan hoscas calcinen mi memoria. / Oh dioses, cómo odio la guerra mientras siento / gotear en la nieve mi sangre enamorada». Ahora, un suceso real, acontecido hace más de 1.800 años a un soldado romano, viene a ilustrar los sentimientos de aquellos reclutas que combatían a miles de kilómetros de su tierra natal con sus propias palabras.

El soldado que protagonizó este suceso era de origen egipcio y se llamaba Aurelio Polión. Servía en Europa en la legión romana en los albores del sigloo III y conocemos su historia porque escribió a casa, desesperado, y esa carta que fue hallada hecha trizas en una excavación cerca del Nilo acaba de ser descifrada por un estudioso, Grant Adamson. En la misiva Polión se muestra muy preocupado -y probablemente está herido- porque no tiene noticias de su familia en Egipto desde hace bastante tiempo. Ha escrito seis cartas antes y no ha recibido respuesta. Ansía volver a su patria. Envía esta no ya por el correo militar romano, si no que se la confía a un ex militar, Acutius León, y en el reverso escribe instrucciones de entrega.

Emociones de un soldado

La carta, escrita en griego, que apareció en un templo de época romana junto al Nilo en 1899, muestra de forma muy gráfica las emociones del legionario romano como una carta hoy mostraría a cualquier soldado de nuestro tiempo desplazado en cualquier país extraño para combatir, como un ser humano en medio de un mundo en guerra, cuyas preocupaciones no se limitan a su situación personal sino que también se centran en sus seres queridos.

Polión escribe a su hermano, su hermana y a su madre, una panadera. Si lo hace en griego es, probablemente, porque ellos no sabrían mucho latín y porque escribir en egipcio sería menos práctico o seguro. Lo que sus palabras revelan es que está desesperado por volver a abrazarlos. Redacta en estos términos:

«De Aurelio Polión, soldado de la legio II Adiutrix, para Heron su hermano y Ploutou su hermana y su madre Seinouphis la panadera y señora (?) muchos saludos. Rezo día y noche para que estéis bien de salud y siempre imploro a los dioses por vuestro bienestar. No he dejado de escribiros pero vosotros no me tenéis presente. Yo cumplo con mi parte escribiendo siempre y no dejo de pensar en vosotros y os llevo en mi corazón. Vosotros no me escribís ni me contáis cómo estáis, o qué tal vuestra salud. Mi preocupación es tanta porque aunque no habéis dejado de recibir mis cartas con frecuencia, no me habéis escrito para que yo sepa cómo…»

«Me tratáis como a un extraño»

«… mientras estoy lejos en Pannonia os he mandado [cartas] pero me tratáis como a un extraño. Yo me fui … y estáis contentos… Os he mandado seis cartas. En el momento en que me tengáis (?) pensamiento, obtendré permiso del consular [el comandante] y podré volver con vosotros para que sepáis que soy vuestro hermano. Porque yo no pedí (?) nada vuestro para el ejército, pero yo os culpo porque aunque yo os he escrito ninguno de vosotros (?)… tiene consideración. Mirad, vuestro (?) vecino … Soy vuestro hermano. Escribidme también. Cualquiera de vosotros… mandadme su… a mí. Saludad a mi padre Aphrodisios y a Atesio, mi tío… su hija… y su marido Orsinouphis y los hijos de la hermana de su madre, Xenophon y Ouenophis alias Portas»

Polión, destinado a la provincia de Pannonia Inferior, en Aquincun (Hoy Budapest) debió de ser trasladado, ya que su unidad estuvo activa entre su cuartel general y Bizancio. El investigador Adamson afirma en la página web del Rice Institute, en una información de David Ruth que «Polión estaba alfabetizado, sabía escribir y eso resultaba raro en aquel entonces, pero su ortografía y su gramática griega eran irregulares, lo que hizo su transcripción mucho más difícil», ya que el papiro tiene muchas partes perdidas. Seguramente sería políglota, capaz de hablar en egipcio y griego con su familia antes de alistarse y después de dominar el latin para cumplir su trabajo en la legión romana.

Grant Adamson la descifró en el verano de 2011 y no ha sido hasta ahora cuando ha terminado de editar y publicar su trabajo. El investigador es un graduado del Rice Religious Studies. La carta estaba catalogada brevemente pero sin estudiar a fondo. Se encuentra en la Universidad de California, en la Berkley’s Bancroft Library.

<«Fue uno de los muchos documentos que los responsables de la expedición de 1899 Grenfell y Hunt, excavaron», recuerda Adamson. «Pero su mal estado de conservación impidió que desde hace cien años nadie le dedicase un estudio como este», añade. Muchas de las partes perdidas hacen trozos del texto ininteligible y nunca podrán recuperarse.

La datación ha sido establecida gracias al tipo de letra y algunos rasgos específicos. «La datación de los antiguos papiros es especialmente difícil salvo que la fecha esté mencionada en el texto, aunque se puede realizar una aproximación por el estilo de letra». Pero el investigador añade que otra pista es el mismo nombre de Aurelio, que el soldado podría haber adoptado en 212 como parte de una natulalización general de nuevos ciudadanos romanos. Además, la referencia al consular, al comandante de su unidad, es otra pista, porque sugiere una fecha posterior a 214, cuando la provincia de Pannonia Inferior empezó a estar bajo gobierno consular.

Papiros, momias y cocodrilos

El papiro con la carta de Aurelio Polión es uno de los más de 30.000 descubierto en la ciudad egipcia de Tebtunis al suroeste de El Cairo, durante la expedición arqueológica de 1899-1900 que dirigieron dos británicos: Bernard Grenfell y Arthur Hunt. Habían recibido el primer permiso de excavación para la ciudad y allí apareció ese gran número de papiros. La excavación comenzó el 3 de diciembre 1899, y en pocas semanas ya habían hallado cientos de papiros en la antigua ciudad y en el complejo principal del templo. En enero de 1900, se encontraron otras dos colecciones en la necrópolis de la ciudad. Una de ellas la formaba medio centenar de momias humanas enterradas en un cartoné que se realizaba con papiros reciclados. La otra era más sorprendente: más de 1.000 cocodrilos momificados, de los que una treintena estaban envueltos en el mismo material.

Fuente: J. G. C.  |   ABC          22/08/2012

22 agosto 2014 at 9:46 am Deja un comentario

La familia de Osama bin Laden invierte en las canteras de Carrara

Cantera-de-Carrara

Canteras de Carrara. Foto vía Art is Limited

El conglomerado multinacional de la construcción Saudi Binladin Group, propiedad de la familia del infame líder de Al Qaeda Osama bin Laden, ha pagado 45 millones de euros (60 millones de euros) para adquirir la mitad de la compañía de mármol Marmi Carrara, según informa The Art Newspaper. La firma italiana posee el 50 por ciento de la Società Apuane Marmo, que tiene derecho a extraer cada año 400.000 toneladas de mármol de las legendarias canteras de Carrara.

Las canteras han sido explotadas desde los tiempos de la antigua Roma, y el mármol extraído de ellas ha sido utilizado en esculturas y monumentos como el Panteón, la Columna de Trajano y el David de Miguel Ángel. Durante siglos han sido propiedad de prominentes familias italianas. Es la primera vez que entran extranjeros en el negocio -un desarrollo no bien recibido por todos políticos italianos.

Es probable que la adquisición tenga como telón de fondo el interés creciente del Golfo por los mármoles de calidad.

Fuente: Artnet News |  Osama bin Ladin’s Family Invests In Carrara Quarries

21 agosto 2014 at 4:15 pm Deja un comentario

Pintaius, el astur que luchó en las legiones romanas

EF0GX1Y1.jpg

La Reina Sofía, entre Areces y la arqueóloga Carmen Fernández Ochoa, observa la estela de Pintaius, en 1995. / J. PAÑEDA

Astures y cántabros lucharon durante decenios contra los romanos, pero su sometimiento al imperio a mediados del siglo I después de Cristo propició que perdieran importancia los poblados fortificados, como Noega, en la Campa Torres. Ambos pueblos, lejos de seguir enfrentados, se integraron hasta tal punto que algunos de los antes bárbaros pasaron a integrar el ejército romano. Fue el caso de Pintaius, un legionario que fue una de las estrellas más destacadas de la exposición ‘Astures’, que en 1995 se pudo ver en Gijón y sirvió para poner en valor el legado romano en la ciudad.

Uno de los objetos más preciados de esa importante exposición fue la estela funeraria de un soldado localizada en Bonn (Alemania) y que fue realizada en el siglo I en piedra caliza. Su importancia radica en que deja constancia de la presencia de astures en el ejército del emperador. La inscripción de la estela funeraria dice lo siguiente: ‘Pintaius, hijo de Pedilico, astur transmontano del castillo de Intercatia, portainsignas, que sirvió en la cohorte V reclutada con astures, murió a los 30 años después de servir siete en el ejército’.

La pieza original se encuentra en el Museo de Bonn, pero el Museo Arqueológico de Asturias, sito en Oviedo, cuenta con una réplica de tan importante legado de la historia de la región.

Durante la exposición ‘Astures’, hace 19 años, la propia Reina Sofía mostró su impresión al ver este elemento histórico de tanta importancia y, sin lugar a dudas, Pintaius se convirtió en una figura muy reconocida en toda la ciudad, ya que protagonizaba los múltiples carteles, libros y folletos editados sobre la exposición.

Fuente: M. MENÉNDEZ  |  El Comercio Digital    21/08/2014

21 agosto 2014 at 10:10 am Deja un comentario

Europa por un cochinillo

El insólito viaje de vuelta al yacimiento italiano de Paestum de una pieza de arte única

Paestum-Templo-de-Neptuno

Templo dedicado a Neptuno en el yacimiento italiano de Paestum / RENÉ MATTES (HERMIS-CORBIS)

El año 2007 fue especialmente productivo para el patrimonio italiano en cuanto a recuperación de bienes arqueológicos expoliados: 67 piezas fueron restituidas a sus sitios o a museos; entre aquellos tesoros, destacaba uno: la crátera firmada por Assteas, del siglo V a. C. y que en una de sus caras representa el rapto de Europa. Al menos parcialmente, se había vencido el incesante saqueo de que es víctima el sur del país, una exportación clandestina de obras únicas que va desde los etruscos a la Italia griega llegando a los tiempos romanos. La crátera de Assteas terminó exhibida con triunfo y boato en el Museo de la Villa Getty de Malibú; el mérito es de un departamento especializado de los carabineros. La alarma saltó en 1983 con una publicación monográfica hecha justo en Malibú por Marit Jentoft Nilsen.

Desde antes de su recuperación, tan compleja que intervinieron los cuerpos diplomáticos de Estados Unidos e Italia, la crátera de marras, dado su excepcional valor, estaba siendo estudiada por un equipo de expertos italianos rastreadores entre los que están Marina Cipriani, Maria Luisa Nava y Angela Pontrandolfo, que han sentido, además de la fascinación por el objeto, la manera de acercarse a un homenaje a un artesano semidesconocido que ocasionalmente salta en los libros y en la historia, aquí y allá: Assteas, el que firmaba sus vasos. No era raro que un artista de este calibre signara su obra. Pensemos en un ejemplo que se puede ver en Madrid: la Copa de Aison del Museo Arqueológico Nacional cuyo motivo son las hazañas de Teseo, también de la segunda mitad del siglo V a. C. y probablemente la joya más lucida de este género en colecciones españolas.

En el mismo 2007, el prodigioso e intacto vaso de Assteas se exhibió en Roma en la muestra Capolavori ritrovati [Obras maestras recuperadas] en el Quirinale y ya entonces había mucho rumor en torno sus viajes anteriores. Parece que empezó a dar tumbos (pensemos en su fragilidad) alrededor de 1970, pasando por varios anticuarios sin escrúpulos y que el origen estaba en un tratante local, que se la compró a un profanador de tumbas por un puñado de liras y un cochinillo (vivo). La crátera de Assteas viajó oculta a Suiza y permaneció en una colección privada hasta que en 1981 los Getty la compran por 380.000 dólares: así llegamos elípticamente al pequeño puerco </CF>más caro de la historia. Las pesquisas del departamento de defensa del patrimonio histórico de los carabineros llegaron a la conclusión que la pieza se excavó en los alrededores de Santa Agata dei Goti, un pueblo de la región de Sannio que los arqueólogos identifican como la antigua Saticula.

La firma de la crátera ha estado en el eje del encono por la devolución: se trata de una obra maestra, no de un cántaro más. En la memoria de las indagaciones, uno de los anticuarios relató que le habían contado que todo el trato se había hecho a la luz del día y que al tombarolo [expoliador de tumbas] “le faltaban todos los dientes, decía la mitad de las frases en un dialecto incomprensible y no abandonó en ningún momento su gruesa garrocha”.

Vaso-de-Assteas

Vaso en cerámica de Assteas que representa el rapto de Europa

Assteas firmó otros vasos; en Paestum hay cuatro; uno está en Atlanta, otro en Berlín, y otro en Madrid: el que relata la locura de Heracles y que trajo a España el marqués de Salamanca tras la excavación de unas tumbas que patrocinó en Licinella. Eran otros tiempos. Pero si por alguna razón el viajero no se siente atraído por las cráteras, Paestum tiene al menos otras dos cosas capaces de robarle el corazón a cualquiera, todas arcaicas y misteriosas, todas envueltas en esa nebulosa entre la arqueología y la mística de lo mitológico que pervive. En el mismo museo está la hoy por fin famosa Tumba del Tuffatore (470 a. C.), con sus cinco partes (cuatro paneles que hacen caja y la tapa mortuoria), mostrando una escena que no se sabe bien qué es y que ha hecho saltar la imaginación de literatos y estudiosos. En una de las pinturas, hay un gran vaso sobre una mesa. ¿Simposio o procesión hacia Hades? ¿Celebración de la muerte o banquete memorial? El nombre de la tumba viene dado por lo que se dibuja en la tapa: el estilizado clavadista que se lanza a las aguas, un símbolo del paso de la vida a la muerte. La tumba se descubrió en tiempos recientes (1968) y desde entonces, el debate griego está abierto, y en lo que todos están de acuerdo es que se representa el momento final del banquete y de la existencia, tratada con goce dionisíaco. Si a alguien esto le sabe a poco, enfrente tiene al metopa arcaica del suicidio de Ajax, con su aguda geometría, su aparente simplicidad dramática y trayendo el homérico lamento del hurtado de las armas de Aquiles como la metáfora imperecedera de un robo injusto.

Fuente: ROGER SALAS  |  EL PAÍS        20/08/2014

 

21 agosto 2014 at 9:59 am Deja un comentario

Vuelta a la Roma de Augusto

  • Actividades por el bimilenario la muerte del emperador
  • Entre las novedades se presentará la renovación del montaje del Museo Palatino
  • El Foro Romano reabrirá el antiguo recorrido por la cloaca del Vico Iugario

Palatino-Casa-de-Augusto

Pinturas del interior de la Casa de Augusto situada en la colina del Palatino, Roma

Roma se encuentra inmersa en una fiesta de celebración con motivo de los 2.000 años de la muerte de Augusto (19 de agosto del 14 d.C). La restauración de monumentos, nuevas exposiciones o un simposio arqueológico entre varias instituciones italianas como las academias e institutos extranjeros, son algunas de las actividades programadas.

El simposio tendrá lugar el 17 de septiembre en el Palacio Altemps y con él se cerrará el amplio programa de intervenciones arqueológicas del área monumental del Foro romano y del Palatino, aquella colina que Cayo Julio César Octavio Augusto eligió para su morada en memoria de Rómulo y Remo, los legendarios fundadores de la ciudad.

Entre las novedades que se presentarán con motivo de este aniversario cabe destacar la renovación de las salas del Museo Palatino, donde se encuentran los mejores testimonios de la época augústea.

Otra mejora incluida en esta zona ha sido la ampliación a la visita a la Casa de Augusto y a la Casa de Livia, su mujer. La fecha para realizar esta actividad será el 18 de septiembre. Ambos espacios unen tradición e innovación y acudir a ellos permite conocer la forma de vida y lo hábitos que tenía la clase dirigente de aquella época. En la casa de Augusto se podrán contemplar las habitaciones del complejo, entre las que destaca el studiolo, su pequeño despacho personal en el piso superior, así como las salas de visitas, decoradas con frescos de finales del siglo I a.C.

Espacios de ayer, hoy

También las Termas de Diocleciano se incorporan a este plan. El espacio más importante para el baño público capaz de albergar hasta 3.000 personas en su interior vuelve a su época dorada gracias a la restauración del frontal de la natatio (piscina) y de las estructuras que sustentan lo que se convirtió en la Basílica de Santa Maria degli Angeli e dei Martiri, diseñada en 1562 por el arquitecto y pintor renacentista Miguel Ángel. De esta construcción, que podrá verse desde el 24 de septiembre, cabe mencionar el pequeño claustro donde se muestra la reconstrucción de ritos religiosos de la época de Augusto.

Para el 1 de octubre está previsto que en el Foro Romano se reabra el antiguo recorrido por la cloaca del Vico Iugario a través de la Basílica Iulia, otro importante monumento augústea. A esto hay que añadir la reorganización del Antiquarium de la Villa de Livia en el barrio de Prima Porta.

Para la organización de cada uno de los actos se ha contado con la participación de las cuatro sedes del Museo Nacional Romano: la Crypta Balbi, conjunto monumental de época augústea, donde se encontró el busto de Livia; el Palacio Altemps; las Termas de Diocleciano y el Palacio Massimo, que acoge la exposición Los fastos y el calendario en la antigüedad (del 14 de noviembre 2014 al 2 de junio de 2015), donde se rememora la reforma del calendario que llevó a cabo Julio César, precursor y padre adoptivo de Augusto.

Estas actividades devuelven a Roma un patrimonio restaurado y revalorizado que presenta muchas zonas accesibles por primera vez.

Fuente: CARMEN DEL VANDO BLANCO |  EL MUNDO      20/08/2014

20 agosto 2014 at 4:16 pm Deja un comentario

La toma de Carthago Nova (209 a. C.): con la inestimable ayuda de los pescadores tarraconenses

guerras-púnicas

Del 64 a. C. al 146 a. C., Roma y Cartago se disputaron el Mediterráneo occidental en las guerras púnicas, tres conflictos que tuvieron un escenario clave en la península ibérica.

En la segunda de esas contiendas (218 a. C.-201 a. C.), mientras Aníbal asolaba Italia con sus soldados, el senado romano dispuso campañas en Hispania y Sicilia para aliviar la presión sobre la propia Roma. Los senadores otorgaron el mando de las operaciones al joven Publio Cornelio Escipión.

En 211 a. C., las legiones vencidas por los cartagineses en Hispania se refugiaban al norte del Ebro. Ningún noble romano quería ese destino: muchos indígenas apoyaban al enemigo, y las ganancias resultaban dudosas. El decidido y ambicioso Escipión desembarcó en Emporion (Ampurias, colonia griega aliada de Roma) con 10.000 hombres, para completar un ejército de 28.000 infantes y 3.000 jinetes.

Enfrentado a tres fuerzas cartaginesas iguales o superiores, pero desperdigadas por la Península, Escipión se dirigió en 209 a Carthago Nova (Cartagena), ciudad fundada por Amílcar Barca, padre de Aníbal. Era la principal base enemiga y el mayor puerto de Hispania. Guarnecida con 3.000 hombres, tenía en el terreno su mejor defensa: según el historiador Polibio, la rodeaba una muralla de 4 km; al sur la protegía el mar y al norte un lago salado. Solo era accesible por un estrecho istmo. 

Los romanos tenían unos diez días antes de la llegada de refuerzos cartagineses, pero contaban con un aliado inesperado: pescadores de Tarraco (Tarragona) que conocían el punto débil de la urbe.

Al atardecer, las aguas del lago salado bajaban tanto que podían vadearse a pie para atacar las murallas más bajas y desguarnecidas, allí situadas por considerar los cartagineses que se trataba de una zona inexpugnable. Escipión acampó en un alto al final de la franja de terreno frente a la puerta principal, y fortificó solo su retaguardia, mientras las 35 galeras de su lugarteniente Lelio se aproximaban por mar.

El ataque se inició al amanecer y fue rechazado. Al atardecer se confirmó la información de los tarraconenses: el nivel del lago bajó, y Escipión envió a quinientos hombres a cruzarlo. Los asaltantes escalaron las murallas sin resistencia y se dirigieron a la puerta principal, acosada por el grueso de las legiones, a la par que los hombres de Lelio penetraban desde el mar.

Los romanos mataron a todo el que encontraron e iniciaron el saqueo cuando cayó la ciudadela, último reducto de resistencia. La toma de Carthago Nova alteró el equilibrio de fuerzas en Hispania y dio recursos a Escipión, que no cesó en su presión a los cartagineses hasta expulsarlos de Hispania en 206 a. C.

Fuente: Muy Interesante

20 agosto 2014 at 11:08 am 1 comentario

La diosa navega sobre la marea

  • La restauración de la impresionante ‘Victoria de Samotracia’ hace aumentar las visitas en un Museo del Louvre cada vez más tumultuoso
  • Más de un millón de personas han desfilado ante la obra maestra griega desde su reciente ‘vuelta a casa’.

Victoria-de-Samotracia-Louvre

Los viajeros se agolpan bajo la ‘Victoria de Samotracia’ | MARGA ESTEBARANZ

Hay más gente si cabe. Desde el pasado 8 de julio, fecha en la que la impresionante Victoria de Samotracia fue presentada después de una minuciosa restauración, la escalera Daru se ha quedado pequeña ante la ingente marea de turistas que se agolpan a los pies de la diosa para pasmarse con la elegancia de sus formas resucitadas.

Antes ya eran muchos los que desfilaban bajo una de las tres obras más emblemáticas del Louvre, pero que carecía del aura que se le supone a una Niké triunfante. Ahora no queda hueco en los escalones. A las tres semanas de haber sido colocada de nuevo en el centro de la monumental escalera, ya han desfilado bajo ella un millón de almas. Selfies, instantáneas de la diosa sobre la nave, fotos con la familia y los amigos… la totalidad de visitantes tira de aparato, acaso sin comprender del todo qué es lo que se llevan impreso en sus tarjetas electrónicas.

Con una altura de 5,57 metros y 30 toneladas de peso, la Mensajera de la Victoria representa el momento en que, en sorprendente equilibrio, se posa sobre la proa de un navío. Fue descubierta el 15 de abril de 1863 en la isla de Samotracia, al noreste del Egeo, por el viceconsul de Francia y arqueólogo Charles Champoiseau, quien la encontró hecha pedazos en lo que fue el santuario de los Grandes Dioses. “Ha sido esculpida con un arte que ninguna de las obras griegas que conozco iguala”, escribió al embajador francés en Constantinopla. De autor desconocido, data del siglo II antes de nuestra era.

Iniciada el pasado 10 de septiembre, la restauración se ha realizado en la cercana Sala de las Chimeneas, convertida en taller de fortuna para evitar peligrosos traslados. Fueron desmontados los 23 sillares que forman la nave, comprobando los ensamblajes. También se ha retirado el bloque de cemento que en la restauración de 1932 se había colocado sin demasiado fundamento entre la estatua y el barco. Ahora, el monumento se aposenta sobre un amplio pedestal que eleva la colosal obra casi un metro sobre el suelo, ofreciendo una vista más acorde con su posición original.

Donde más luce la restauración es en el cuerpo de la diosa alada, que ha recuperado su integridad visual. Frotada la superficie de la piedra con una solución de bicarbonato de amonio, ha salido a la luz un espectacular contraste entre la blancura del mármol de Paros de la diosa y la severidad del gris mármol de Lartos, conocida cantera de la lejana Rodas, del barco donde se aposenta.

La limpieza ha resaltado la delicadeza de los pliegues de la vestimenta, apenas sustentada por un golpe de viento, que no ocultan las divinas formas de la Niké. El pecho, el ombligo, la curva del abdomen, han surgido como por encanto. El que carezca de brazos y cabeza no le resta el menor atractivo.

En el Louvre se guardan 30 fragmentos que aparecieron desgajados de la obra. Siete de ellos han podido ser colocados, cuatro en la estatua y tres en el barco. Destaca un grupo de tres plumas acopladas en la cúspide del ala izquierda. Se ha retirado una gola de yeso colocada en anteriores restauraciones, apareciendo un mechón de cabello de la diosa.

Realizada por un equipo de ocho restauradores dirigido por Daniel Ibled, se han encontrado con la sorpresa de la policromía en algunos rincones de la escultura. En especial trazos de una banda de color azul en el borde de la túnica, que conforman una suerte de galón y también en las plumas, invisibles a simple vista. “Esto no quiere decir que las alas fueran azules”, asegura el restaurador jefe. Según considera, se trata de restos de pigmento que pudo ser la base para mezclarlo con otro color.

El coste de la restauración ha sido de cuatro millones de euros. Para obtenerlos, el Louvre recurrió a una laboriosa campaña de mecenazgo. La mayor parte la aportaron grandes empresas: Nippon Televisión Holdings, F. Marc de Lacharrière y Bank of América Merrill Lynch, aunque es más reseñable la recaudación de la increíble cantidad de un millón de euros gracias a la generosidad y el chovismo de 6.700 donantes individuales. Por todos los rincones del Louvre grandes carteles explican y agradecen la campaña.

La Victoria de Samotracia junto con La Gioconda de Leonardo da Vinci y la Venus de Milo integra el trío de superstars del Louvre. El fervor que se muestra hacia el resto de obras, todas únicas e imprescindibles, no le llega a la altura de los zapatos a la sacrosanta trinidad del museo de los museos. El 90 por ciento de los visitantes sólo viene para ver a alguna de ellas. Mona Lisa se lleva la palma; ella es la primera de lejos. Para comprobarlo sólo hay que acceder a la Salle des États. Desde que en 2005 se colgó en este enorme espacio, que se creía suficiente para acoger a los visitantes, se constató que era insuficiente para acoger a la marabunta que lo inunda a todas horas.

Mona Lisa preside la sala. Protegida en todo momento al menos por dos vigilantes y dentro de una vitrina que la aisla. Frente a ella la masa se agolpa detrás de la barrera y dispara móviles, cámaras y tabletas en un intento inútil de descubrir la enigmática sonrisa, alejada seis metros, detrás de los brillos del cristal blindado y bajo la mugre de siglos acumulada sobre el esfumeto de Leonardo, que pide a gritos una restauración como la de su hermana del Museo del Prado.

En el piso de abajo los turistas hacen otra montonera. Esta vez bajo la tercera prima donna del museo, la Venus de Milo. Al contrario que la Victoria de Samotracia, la fascinante Afrodita encontrada en las Cícladas en 1820 no perdió la cabeza en su viaje a través de los siglos. Su rostro contempla impasible al gentío rendido a sus pies. Elipse medio desnuda, la sensual y ondulante figura emana un misterio que fascina a todo el que la contempla.

Vayan a ver a la Mona Lisa o a la Venus de Milo, es obligado que todos pasen ante la diosa Niké y, claro, se detienen a contemplar su último lifting, de manera que la escalinata Daru parece el metro en hora punta. Solo es el principio. Ahora se restauran escaleras, paredes, suelos, arcos y barandillas. Las obras concluirán en la primavera de 2015, justo para acoger la gran exposición que sobre la Victoria de Samotracia ha anunciado el museo y que incluirá el resto de fragmentos encontrados, entre los que destaca la enorme mano derecha aparecida en 1950 y que ya se muestra en una vitrina lateral.

Parque temático del arte, el Louvre tiene muy claro que su éxito se basa en una renovación permanente y si estos días los andamios cubren el ala Richelieu en la calle Rivoli, justo frente a la dorada estatua de Juana de Arco, ya se anuncian nuevas obras para el otoño. “Se va a transformar el vestíbulo de Napoleón para racionalizar los accesos a las colecciones”, explica Coralie James, portavoz del museo. En 2013 visitaron el Louvre 9,33 millones de personas, el más visitado del mundo. Tal afluencia provoca grandes atascos y aglomeraciones bajo la pirámide creada por el arquitecto chino I. M. Pei, mientras afuera una multitud aguarda el turno en una cola que alcanza el Arco del Triunfo del Carrusel. La espera supera la hora y media.

El 70 por ciento de los visitantes son extranjeros. Con un millón de personas, los estadounidenses son los primeros, les siguen italianos y chinos, esperándose que este año los orientales pasen a cabeza. Los españoles ocupamos el puesto duodécimo con 210.000 visitantes.

Inaugurada en 1989, la pirámide es la parte más visible de una reforma que se hizo para recibir a cuatro millones de visitas. No habían pasado 10 años y las cifras superaban el doble de las previsiones. La nueva transformación será, como lo fue entonces, la cara del nuevo Louvre. El denominado proyecto Pirámide permitirá acoger a ¡12 millones! de personas al año. Con un presupuesto de 53,5 millones de euros, está previsto que se concluya a finales de 2016.

Lejos del trasiego de tan tumultuosos lugares, el patio Visconti permanece en un sacro silencio que para sí quisieran muchas iglesias, la cercana Notre Dame (ocho millones de visitantes al año), sin ir más lejos. Y eso que aquí se localiza la última gran transformación del Louvre que ha seguido a la pirámide de Pei. Desde finales de 2012, un singular techo ondulado, metáfora de una alfombra voladora, ocupa el patio. Ala de libélula suspendida en el aire, la etérea estructura de cristal traslucido apoyada en paredes transparentes, fue la solución de los arquitectos Rudy Riccioti y Mario Bellini para albergar uno de los más antiguos sueños del primer museo parisino: las Artes del Islam.

La tarea no fue sencilla, pues se trataba de hacer sitio a una colección que se extiende a lo largo de 12 siglos y abarca desde España al norte de la India, incluyendo Sicilia, los Balcanes, Malta, el Magreb, Libia, Egipto, Oriente Medio, Turquía, Irak, Irán y Afganistán. Junto con el techo volante, se excavó el patio en una profundidad de 12 metros, lo que supuso el empleo de un sofisticado sistema hidráulico que evitase el menor movimiento del ala Denon. Todo ello sin tocar ni una de las fachadas del XVIII, consideradas monumentos históricos.

Los 100 millones de euros gastados pueden parecer excesivos en estos tiempos en los que hasta Francia tiene apreturas, pero el resultado es espectacular. Un total de 2.800 metros cuadrados expositivos nuevos que albergan cerámicas, cristalerías, joyas, armaduras, bronces, marfiles, tapices, manuscritos, artesonados, elementos arquitectónicos reconstruidos… Hasta más de 3.000 piezas, no pocas procedentes de España, que desde hace siglos se llenaban de polvo en los almacenes del Louvre y también del Musée des Arts Décoratifs, que ha cedido una importante cantidad de obras. Merece la pena detenerse ante algunas. La pila bautismal de San Luis, pieza de latón, oro y plata exquisitamente grabada procedente de la Siria del XIV; el espectacular muro de azulejos otomanos del XVI y la extravagante jarra fatimida egipcia tallada en cristal de roca en el año 1.000 son buenos ejemplos. Es hora de partir. Cojamos fuerzas, hay que zambullirse de nuevo en la ávida marea que recorre las galerías y para alcanzar la salida toca nadar a contracorriente.

Fuente: ALFREDO MERINO  |  EL MUNDO       20/08/2014

20 agosto 2014 at 9:46 am Deja un comentario

Presentan ‘Carabanzo Battle’, un videojuego que enfrenta a astures y romanos en la Carisa

Carabanzo-BattleEl Ayuntamiento de Lena ha presentado este miércoles el videojuego “Carabanzo Battle“, basado en los enfrentamientos entre romanos y astures en la Carisa. La empresa asturiana Simar Informática ha desarrollado el programa, que tiene como objetivo la promoción del enclave y el impulso del Festival Astur-Romano de Carabanzo, que se celebrará este fin de semana.

“Hemos decidido el nombre teniendo en cuenta que Carabanzo es la localidad que más tira por la promoción de la Carisa”, ha señalado el alcalde, Ramón Argüelles, durante la presentación. El desarrollo del videojuego ha contado con un presupuesto de 5.000 euros y se ha diseñado con vistas a una próxima ampliación “cuando contemos con los recursos necesarios”, ha matizado el regidor.

El juego cuenta con cuatro pantallas que recrean distintos momentos del paso de los romanos por la Carisa: la construcción de la Vía Carisa, la defensa de los poblados astures, la entrada en los campamentos romanos y una gran batalla final. “Con esta aplicación es posible cambiar la historia”, ha bromeado Argüelles. El juego está disponible en la página web del Ayuntamiento (www.ayto-lena.es) y contará con su propia plataforma. También incluye un breve resumen con la historia del enclave.

Fuente: EUROPA PRESS     13/08/2014

17 agosto 2014 at 11:50 am 1 comentario

Un Pegaso de 33,5 metros de altura

Inauguran en Estados Unidos la estatua ecuestre más grande del mundo

Pegaso-Miami

Simulación de la estatua de Pegaso en Gulfstream Park | Casino e Hipódromo Gulfstream Park

La estatua ecuestre más grande del mundo ha sido inaugurada en el casino e hipódromo Gulfstream Park de la localidad de Hallandale Beach, situada al norte de la ciudad de Miami, en el sureste de EEUU, informaron hoy medios locales.

La escultura, de 33,5 metros de altura y 716 toneladas de peso, es ya el eje central de este parque acuático y representa a Pegaso, el caballo de Zeus, el soberano de los dioses de la mitología griega. En la nueva estatua, Pegaso lucha con un dragón sobre unas montañas, con cascadas y fuentes: “Es mucho más que un caballo”, dijo el ingeniero jefe de la obra, Michael Stark, que agregó que se trata de un símbolo de “fuerza y elegancia”.

Un centenar de trabajadores colocaron la cabeza de este animal mitológico que ha tardado años en construirse y que cuenta con una estructura de cobre y hierro y puede aguantar los peores temporales de la Florida, según sus creadores: “Si estuviera aquí durante un huracán, me refugiaría dentro de su estructura”, dijo Stark.

Fuente: EFE |  EL MUNDO        12/08/2014

16 agosto 2014 at 10:40 pm Deja un comentario

La campaña de Pompeyo contra los piratas

En el año 67 a.C., las autoridades de Roma concedieron a Pompeyo el Grande una autoridad absoluta para perseguir y destruir a los corsarios que infestaban todo el mar Mediterráneo

Por Miguel Ángel Novillo López. Universidad de Trieste, Historia NG nº 127

fresco-Pompeyo

Los piratas cilicios se aventuraron a saquear grandes navíos en alta mar, como los de la imagen. Pintura mural de la casa de los Vettii en Pompeya. BRIDGEMAN / INDEX

En su empeño por crear un gran imperio en el Mediterráneo, uno de los mayores desafíos a los que se enfrentó Roma fue el de imponer su ley a los piratas que amenazaban sin descanso las rutas comerciales y la seguridad de las ciudades. El fenómeno de la piratería era muy antiguo, pero en los primeros decenios del siglo I a.C., la fase final del período republicano, se convirtió en una auténtica plaga. Los más temibles de todos estos corsarios eran los originarios de Cilicia, en el sureste de Anatolia (actual Turquía), una zona que poseía importantes riquezas naturales y que gracias a su relieve montañoso ofrecía un fácil refugio a los corsarios, que hicieron de la ciudad de Traquea su base de operaciones.

Plutarco dejó un vívido relato de las actividades de los corsarios cilicios a principios del siglo I a.C. Contaban con múltiples bases repartidas por la costa, defendidas con torres y murallas, y se calculaba que disponían de un millar de navíos, con tripulaciones aguerridas y pilotos hábiles. Envanecidos por sus éxitos, los piratas lucían en sus barcos «astiles dorados de popa, cortinas de púrpura y remos con ramas plateadas». Se los conocía en todas las costas por su música, sus cantos y sus festines. También sorprendían sus ritos religiosos, incluidas algunas prácticas mistéricas como la adoración del dios iranio Mitra; según Plutarco, fueron ellos los primeros en introducir este culto en el mundo romano.

Las acciones de los piratas eran principalmente de dos tipos: secuestros y capturas de ciudades. Los primeros reportaban pingües beneficios, porque las personas capturadas se vendían luego como esclavos en los mercados de Sicilia, Rodas, Alejandría y Asia Menor. Un ejemplo muy conocido es el del joven  Julio César, quien en 74 a.C., cuando se dirigía a Rodas, fue secuestrado en la isla de Farmacusa. Los piratas exigieron un rescate de 20 talentos (unos 500 kilos de plata), pero César declaró, con su típica arrogancia, que ésa era una cifra muy baja y que él no valía menos de 50 talentos.

Según Plutarco, los piratas cilicios llegaron a tomar cuatrocientas ciudades, sobre todo las desprovistas de murallas. Una vez ocupadas, exigían de sus habitantes un cuantioso rescate para liberarlas. También saqueaban templos, considerados asilos inviolables, y a veces se adentraban en el territorio para robar en los caminos y saquear las casas de campo. Por otra parte –y aunque ése no era su principal objetivo–, no desdeñaban el saqueo de navíos mercantes en alta mar, que iban cargados de piedras y metales preciosos, esencias, telas, sal, tintes, vino y todo tipo de mercancías. El único inconveniente en la vida de los piratas era que en caso de caer prisioneros no podían esperar más que una ejecución sumaria –César, por ejemplo, apresó a sus secuestradores y los hizo crucificar– o, en el mejor de los casos, ser vendidos como esclavos.

La amenaza cilicia

En la década de 70 a.C., los piratas cilicios se habían convertido en una amenaza para la supervivencia misma de Roma. Sus razias ponían en peligro el suministro de trigo a la Urbe e incluso interferían gravemente en el comercio terrestre. No es de extrañar que las autoridades romanas organizaran operaciones para erradicar este azote, aunque ninguna surtió un efecto duradero. Tal había sido el caso de la expedición dirigida por el pretor Marco Antonio en 102 a.C., a quien siguieron Publio Servilio Isáurico, en 78 a.C., que durante dos años acosó a los piratas cilicios desde Panfilia, y Marco Antonio Crético, en 76 a.C., pero la crisis siguió sin resolverse.

Ante el enquistamiento del problema, en Roma se llegó a la conclusión de que había que cambiar de estrategia para terminar de una vez por todas con aquella amenaza. Se decidió poner la dirección de todas las operaciones en manos de una sola persona con poderes extraordinarios. Fue así como, en el año 67 a.C., el tribuno de la plebe Aulo Gabinio presentó la lex Gabinia, por la que se decretaba la elección de un hombre con categoría de procónsul durante tres años para eliminar la piratería en el Mediterráneo. El elegido fue Cneo Pompeyo, por entonces el general más popular de la República gracias a sus victoriosas campañas contra Sertorio y Espartaco. Tendría a su mando una armada de dimensiones impresionantes: 120.000 soldados de infantería –el equivalente a veinte legiones–, 4.000 jinetes y 270 naves –70 de ellas ligeras–. Su presupuesto ascendería a 6.000 talentos áticos.

Pompeyo lanza su ofensiva

El plan de Pompeyo pasaba por proteger los graneros de Sicilia, África y Cerdeña y las rutas de transporte de grano mediante la armada y guarniciones militares; una vez garantizado el suministro de trigo, el procónsul emprendería una ofensiva naval y terrestre contra las bases corsarias. Pompeyo dividió todo el espacio del Mediterráneo en trece zonas, cada una de las cuales estaría vigilada por un contingente de naves bajo el mando de un comandante, el cual debía permanecer en su zona para capturar a los piratas que quisieran huir a otra. El mismo Pompeyo, «como un rey de reyes», iba pasando de una zona a otra para asegurarse de que sus lugartenientes cumplían con su deber. Según Plutarco, Pompeyo «admiró a todo el mundo por la rapidez de sus movimientos, la importancia de sus preparativos y su reputación formidable». Los piratas, que habían pensado plantarle cara y atacarlo, «se atemorizaron, abandonaron sus ataques sobre las ciudades que asediaban y huyeron a sus ciudadelas y sus fondeaderos acostumbrados». En apenas cuarenta días, Pompeyo limpió de piratas los mares Tirreno, Líbico, de Cerdeña, de Córcega y de Sicilia.

Los piratas que escaparon a las redadas de Pompeyo y sus generales buscaron refugio en sus madrigueras de Cilicia, pero el generalísimo se dirigió contra ellos con sesenta de sus mejores naves. Tras reunir sus efectivos en la isla de Rodas, dirigió su armada a los acantilados de la Cilicia Traquea. La superioridad romana era aplastante, y los piratas, presa del pánico, se rindieron, esperando ser tratados con clemencia. Los más recalcitrantes se concentraron en Coracesio (actual Alanya), pero no pudieron sostener el ataque final que Pompeyo lanzó por tierra y por mar.

La clemencia del general

La campaña contra los piratas había durado algo más de tres meses. Según los historiadores antiguos, murieron en combate más de 10.000 corsarios mientras que Pompeyo reunió un inmenso botín, formado por más de 20.000 hombres, 400 navíos, armas, y multitud de materias primas y productos artesanales. Aun así, Pompeyo mostró una actitud misericordiosa con los derrotados. Según Plutarco, «de los piratas que todavía quedaban y erraban por el mar, trató con benignidad a algunos; y contentándose con apoderarse de sus embarcaciones y personas, ningún daño les hizo; con lo que concibieron los demás buenas esperanzas, y huyendo de los otros caudillos se dirigieron a Pompeyo y se le entregaron con sus hijos y sus mujeres. Los perdonó a todos, y por su medio pudo descubrir y prender a otros, que habían procurado esconderse por reconocerse culpables de las mayores atrocidades». Muchos piratas fueron asentados como colonos en distintos puntos de Anatolia, de Tarento, de la Cirenaica o del norte de Grecia con el fin de que olvidasen las razias en el mar y colonizaran nuevas ciudades.

Para saber más

Cneo Pompeyo Magno, el defensor de la República romana. L. Lamela Valverde. Signifer, Libros, 2003.

16 agosto 2014 at 11:47 am Deja un comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2014
L M X J V S D
« jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.528 seguidores