Posts filed under ‘cultura clásica’

Documentan la parte mejor conservada del ‘otro’ acueducto de Tarraco

  • Una intervención del Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC) determina 12 kilómetros de la estructura que captaba agua del Gaià y que subministraba a la ciudad en época romana
  • El trazado forma parte de un sistema diferente al del Francolí, que incluye el Pont del Diable

acueducto-del-Gaià

La intervención del ICAC ha permitido documentar 12 kilómetros del acueducto del Gaià a su paso por La Secuita. ICAC

No se conservan estructuras a la vista ni espectaculares arcadas, pero fue determinante para garantizar el suministro de agua a la flamante Tarraco a medida que crecía, cuando ya era capital de la principal provincia del Imperio. El acueducto del Gaià fue “el otro” acueducto, eclipsado de alguna manera por el del Francolí y, en concreto, por el tramo popularmente conocido como el Pont del Diable, pero ambas construcciones fueron muy importantes para cubrir las necesidades hídricas de la población a partir del siglo I d.C.

Y, tras tantos siglos en segundo plano, al acueducto olvidado de Tarraco le ha llegado su oportunidad. Una intervención llevada a cabo este años por el Institut Català d’Arqueologia Clàssica (ICAC) ha permitido documentar y localizar parte del recorrido, que nacía en el Pont d’Armentera y que tenía una longitud de más de 40 kilómetros. La actuación se ha centrado en el tramo de 12 kilómetros que pasa por la localidad de La Secuita, el mejor conservado de todos.

“Hemos podido determinar el trazado de esta parte a partir de los restos conservados y situar sobre un único mapa los que son visibles hoy en día, los que están soterrados y los que se han perdido, a la vez que se ha realizado la documentación fotográfica”, explica Jordi López, investigador del ICAC responsable de la actuación y que ha formado equipo con el topógrafo y arqueólogo Josep Maria Puche.

A partir del trabajo de campo se ha podido interpretar todo el trazado, “unos 12 km que se encuentran dentro del término municipal de La Secuita, donde hay numerosos tramos a la vista que suman aproximadamente un kilómetro en total”, detalla López. Añade que la documentación elaborada permitirá a las diferentes administraciones “proteger mejor el monumento, a la vez que da opción a planificar futuras campañas de exploración arqueológica e incluso de excavación y restauración de algunos de los puntos más cercanos al casco urbano”.

Diferente estado de conservación

Según López, el acueducto del Gaià se aprecia bien a su paso por La Secuita y se puede seguir con relativa facilidad porque la estructura romana fue reutilizada mayormente como margen de contención de los campos de cultivo. También goza de buena salud a la altura de Vallmoll y Nulles, pero no tanto en la zona de Els Pallaresos o a su llegada a la ciudad de Tarragona. “En las últimas dos décadas se ha construido mucho allí –en Els Pallaresos-, con grandes urbanizaciones, y muchos metros se vieron afectados porque nadie lo tuvo en cuenta”, dice.

En Tarragona pasó los mismo en la zona de la Muntanya de l’Oliva. El acueducto llegaba hasta allí y desde ese punto el agua era distribuida por la ciudad romana mediante dos ramales, uno que cruzaba la calle Rovira i Virgili y otro que se dirigía hacia el casco antiguo. “Entre l’Oliva y la parte antigua habría un puente más espectacular que el del Diable, pero no se conserva nada, sólo parte de los cimientos”, sostiene el investigador del ICAC.

La inmensa mayoría de los estudios sobre los acueductos de Tarraco se han centrado en el que captaba el agua del río Francolí porque el acueducto de les Ferreres o Pont del Diable formaba parte de él y esta parte tan espectacular sí fue preservada. Pero para Jordi López la actuación realizada ahora en La Secuita “es un primer paso” que puede propiciar muchos más: “Sería ideal poder hacer lo mismo con todo el trazado de 45 kilómetros y que los demás municipios por donde pasa se impliquen, como ha hecho La Secuita”. “Los ayuntamientos deberían apostar por recuperar y proteger el patrimonio”, señala. El acueducto del Gaià, que era de mayor longitud que el del Francolí, partía “de un punto por determinar” del Pont d’Armentera, a una cota de unos 350 metros sobre el nivel del mar. El trayecto abarca los términos de Pont d’Armentera, Aiguamúrcia, Vila-rodona, Alió, Puigpelat, Nulles, Vallmoll, La Secuita, El Catllar y Els Pallaresos, hasta llegar, finalmente, a la ciudad de Tarragona.

Acueducto-del-Gaià-La-Secuita

El tramo de La Secuita, con partes al descubierto y otras soterradas, es el que mejor se conserva del acueducto del Gaià. ICAC

Medidas de protección y proyectos de futuro

Las actuaciones que ha llevado a cabo el equipo del Institut Català d’Arqueologia Clàssica en este tramo del acueducto del Gaià han sido financiadas por el Ayuntamiento de La Secuita, que en la actualidad tiene en vigor dos convenios con el centro de investigación, con sede en Tarragona. “Por el término municipal pasan tramos aéreos y otros que están bajo tierra, pero muchos se conservan muy bien”, explica Eudald Roca, el alcalde de esta localidad del Tarragonès.

Según Roca, la apuesta por documentar la estructura tiene “el objetivo de protegerla mediante herramientas urbanísticas y para que en un futuro se puedan llevar a cabo excavaciones en los puntos más relevantes”. Actualmente el municipio está elaborando su nuevo Plan de Ordenación Urbanística Municipal (POUM).

Fuente: LAURA CASAS  |  LA VANGUARDIA

31 octubre 2014 at 8:18 am 1 comentario

Los tesoros 2.0 del Vaticano: La Biblioteca Vaticana comparte en internet 4000 manuscritos de gran valor histórico

4.000 manuscritos de la Biblioteca del Vaticano se han digitalizado y podrán visitarse desde cualquier dispositivo electrónico

Pal.lat.895.f.001r

Pal. lat. 895. Lucio Anneo Floro: Epítome de Tito Livio

La Biblioteca Apostólica del Vaticano ha digitalizado y colgado en Internet su archivo con 4.000 manuscritos de gran valor histórico en alta resolución que podrán visitarse desde cualquier dispositivo electrónico.

El archivo digital ya está accesible en el dominio www.vaticanlibrary.va y también puede visitarse desde el portal www.digitavaticana.org, que mantiene Digita Vaticana, una fundación que obtiene fondos para que se lleven a cabo los proyectos de conservación de los archivos históricos de la Santa Sede.

El proyecto para la digitalización de la Biblioteca Apostólica del Vaticano comenzó a finales del mes de marzo con la firma de un contrato de cuatro años de duración con la empresa NTT DATA para digitalizar parte del archivo eclesiástico. Monseñor Cesare Pasini, prefecto de la Biblioteca Apostólica del Vaticano, ha indicado que con este proyecto “se cumple la misión de poner a disposición de todo el mundo algunos de los tesoros más conocidos de la humanidad, por medio de la colaboración y puesta en común del conocimiento de instituciones y compañías en todo el planeta”.

Fuente: EUROPA PRESS |  EL MUNDO

29 octubre 2014 at 7:42 pm Deja un comentario

Augusta Emérita, el “hogar bien merecido” de Octavio

Seminario internacional ‘Augusto en Hispania’, en el Museo Nacional Romano

Merida-colonia-fundada-Octavio-Augusto

Mérida en septiembre vuelve siempre a los tiempos de Octavio Augusto

Octavio Augusto (63 a. C.-14 d. C.) nunca estuvo en la Lusitania romana, pero su recuerdo se hace omnipresente en estos días en Mérida, la vieja Augusta Emérita, la ciudad extremeña que fue fundada a impulso de la paz que el emperador soñó sólida y dilatada tras dominar a los últimos pueblos levantiscos de la península ibérica.

Mérida surgió en el 25 a. C. como “un destello”, como un “triunfo eclatante”, en palabras de la catedrática de Arqueología de la Universidad de Sevilla Pilar León-Castro Alonso, en medio de otras ciudades romanas como Olissipo, Metellium o la propia Norba, que cederían protagonismo  ante el impulso de la que llegó a ser pujante capital lusitana.

El arqueólogo Walter Trillmich, ex director del Instituto Arqueológico Alemán de Berlín, dice que Augusta Emérita nunca pretendió ser un monumento a la Victoria, al modo de la lejana Nicópolis, fundada por Octavio Augusto para recordar el triunfo de Accio sobre Marco Antonio. Mérida fue por el contrario un brindis a la pacificación, una copa elevada en una tierra virgen en la que ofrecer cobijo y un buen futuro a los veteranos de las guerras contra cántabros y astures.

La ciudad no fue concebida como una urbe más de diseño mil veces repetido sino, sobre todo, como una construcción que debía dar cuerpo a los derechos laborales de aquellos que durante lustros habían luchado por Roma. Para Walter Trillmich la colonia Emérita fue pensada por su fundador como la viva expresión de la propiedad “ganada por los propios méritos” y el esfuerzo personal. Era “el hogar bien merecido” de los que dieron su juventud por el emperador.

De todas estas cosas se ha hablado el pasado fin de semana en el Seminario Internacional ‘Augusto en Hispania’ que se ha celebrado en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida (MNAR) con participación de especialistas españoles, alemanes y franceses y con asistencia de casi un centenar de personas.

2.000 años

Este encuentro es probablemente el acontecimiento más importante en los actos convocados en la capital extremeña para conmemorar el Bimilenario de la muerte de Octavio Augusto. El otro es la exposición ‘Augusto y Emérita’ que puede verse en el MNAR hasta el próximo mes de enero, en la que ocupa un lugar de privilegio la cabeza velada del emperador que fue encontrada en su día en el peristilo del Teatro Romano.

Octavio Augusto nunca estuvo en Augusta Emérita, pero su figura se hizo omnipresente en esta ciudad a través de la formidable maquinaria de propaganda en que se tornaba la continua representación de la figura del emperador en los espacios públicos urbanos o en un elemento de tan extendido manejo y amplia difusión como la moneda.

Se conocen más de doscientas esculturas de Octavio y en el mismo territorio hispano se erigieron templos en su recuerdo. Su deificación elevó su figura hasta casi hacer olvidar su humana condición. Todos los miembros de la familia que creó con su esposa Livia, con la que estuvo casado cincuenta años, alcanzaron la gloria de ver cincelados sus perfiles en materiales nobles.

Ser tratado como un dios debió acabar de convencer a Octavio de que la posteridad se encargaría de hacer de él un personaje intocable. Pero a mí me gusta pensar que si ahora levantasen su imperial cabeza en medio de la monocromía de los mármoles y  la ruina de los capiteles, el emperador estaría dispuesto a cambiar todos los pedruscos que llevan su nombre por la posibilidad de volver a ser mirado de tú a tú por los ojos de quienes dos mil años después, en el seminario ‘Augusto en Hispania’, han mostrado su interés por entender las decisiones de gobierno de un hombre que un día tuvo todo el poder en sus manos.

Fuente: Mercedes Barrado Timón  |  eldiario.es Extremadura

28 octubre 2014 at 6:29 pm 1 comentario

El Disco de Festos, una plegaria a la diosa madre

  • El británico Owen Jones afirma haber descifrado parcialmente el Disco minoico
  • Los arqueólogos llevan un siglo tratando de traducir la inscripción, encontrada en Creta

Disco_de_Festos

El Disco de Festos

 CLARA PALMA HERMANN | EL MUNDO

Un equipo coordinado por el británico Gareth Owens, del Instituto Tecnológico Educacional de Creta, puede haber dado por fin con la clave del Disco de Festos. Junto con John Coleman, profesor de fonética en la Universidad de Oxford y otros académicos, afirma haber logrado ‘leer’ el 90% del Disco. La traducción, a partir del desconocido lenguaje indoeuropeo en el que se encontraría la inscripción, está aún en su fase inicial, pero gracias a la repetición de ciertas palabras y de semejanzas con fórmulas ya traducidas, Owens aventura la hipótesis de que se trata de un texto religioso, en honor de la diosa madre.

Hallado en 1908 en el Palacio de Festos por el arqueólogo italiano Luigi Pernier, el disco homónimo está datado a finales de la Edad de Bronce, entre los siglos XVIII y XV a.c. De 15 cms de diámetro, contiene un total de 242 signos -de los cuales 45 son únicos- repartidos entre ambas caras. Los caracteres, que conforman palabras separadas por finas líneas, fueron imprimidos sobre la arcilla con algún tipo de sello, lo que convierte técnicamente al Disco en el documento impreso más antiguo conocido.

En un principio, se consideraba que los símbolos figurativos de la inscripción no están emparentados con otras escrituras cuyos vestigios han sido hallados en la isla mediterránea. Sin embargo, las semejanzas con el Lineal A -que servía para representar una lengua minoica desconocida- y el Lineal B -descifrado en 1952 por Michael Ventris y empleado para escribir una lengua micénica-, así como con los jeroglíficos anatólicos y egipcios, no han dejado de tentar a los investigadores.

“Leer, que no es lo mismo que entender”

La mayoría de los expertos están, en cualquier caso, de acuerdo en que los caracteres representan sílabas, quizá con algunos ideogramas insertos, y deben ser leídos de afuera hacia adentro en el sentido de las agujas del reloj.

Ahora, según ha publicado el News Archaeology Network, Owens -que también es profesor de Cultura Helénica y cuya tesis doctoral versó precisamente sobre la escritura Lineal B- podría haber dado los primeros pasos hacia una solución. Durante 6 años, el británico residente en Creta se esforzó en “leer, que no es lo mismo que entender”, los caracteres del Disco, al que califica de “CD-ROM minoico”.

Ahora, tras aventurar una transcripción del 90% del texto, el Instituto Tecnológico Educacional de Creta ha grabado incluso una conjetura de cómo sonaría el aún desconocido idioma indoeuropeo.

El equipo de Owens ha aplicado el cálculo de probabilidades y estudios fonéticos para comparar los signos de la inscripción con los del Hacha de Arkalojori y de la Piedra de Malia, dos piezas que reflejan un tercer sistema de escritura conocido como ‘jeroglífico cretense’. Éste se considera más o menos inteligible a través del Lineal A. El resultado -que no deja de ser provisional- ha llegado tras “aplicar sistemáticamente el desciframiento de la escritura Linear B micénica a la escritura silábica minoica, así como la continuidad epigráfica” explicaba Owens, en una charla impartida en el conocido formato TED Talks.

Similar al ‘idamate’ del Linear A

Sobre la transcripción fonética se apoya el comienzo de una interpretación, que el académico ya aventurara en un programa de National Geographic dedicado al Disco. Según su teoría, algunas palabras son inteligibles gracias a los rudimentarios conocimientos que se poseen de las lenguas minoicas y micénicas, y a la comparación con otras lenguas indoeuropeas. Así, se identifica un nombre femenino, similar al ‘idamate’ del Linear A, referido a una diosa madre emparentada con la Démeter griega. Además, el vocablo más frecuente del texto, que aparece en tres ocasiones, junto con derivados de la misma raíz, se transcribe como ‘a-qwe’, que significaría ‘madre’. Esta palabra “es probablemente la clave del laberinto lingüístico del Disco de Festos, y quizá la razón por la que el texto fue grabado” sostiene Owens, que la relaciona con ‘akka’ en Lineal A. La forma estaría emparentada con la deidad Akko griega o con la Acca Larentia latina. Entre el resto de palabras interpretadas se cuentan vocablos que significarían ‘mujer sabia’ y ‘mujer gestante’, así como una posible variante del nombre de la Astarté mesopotámica.

Además, el Disco cuenta con un grupo de palabras que para Owens son muy similares a las fórmulas votivas en Lineal A halladas en el santuario del monte Iuktas, donde se llevaban a cabo libaciones en honor de la diosa madre minoica. El hecho de que el texto, según el académico, está rimado, refuerza la hipótesis de que el Disco constituye una ofrenda votiva dedicada a la diosa.

El Disco de Festos es considerado, junto con otras piezas como el Mecanismo de Anticitera, uno de los “grandes enigmas” de la Antigüedad, y ha dado pábulo ha todo tipo de interpretaciones. A lo largo del último siglo, ha sido leído como una plegaria religiosa, una narrativa épica, una llamada a las armas o incluso un teorema geométrico.

A falta del hallazgo de una piedra Rosetta o de nuevas inscripciones, los expertos coinciden en que cualquier hipótesis es difícil de comprobar, al no contar con un contexto suficiente. Owens sin embargo se muestra optimista y confía en el trabajo en equipo. “Estos son, sin lugar a dudas, tiempos interesantes,” remacha.

27 octubre 2014 at 7:52 pm Deja un comentario

Una exposición muestra el uso de los romanos de la isla de Lobos para elaborar tinte

El Centro de Arte Juan Ismael, ubicado en Puerto del Rosario, abrirá mañana martes una exposición que presenta un avance de los trabajos arqueológicos en el yacimiento de Lobos 1, los cuales apuntan a que dicho islote pudo ser un taller romano de elaboración de tinte púrpura

Lobos-púrpuraSANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 Oct. .- La excavación sobre la que da cuenta esta exposición se desarrolla en el marco del convenio de colaboración suscrito entre el Cabildo de Fuerteventura y el Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife (OAMC), con participación de científicos del Proyecto de Investigación Poblamiento y Colonización de Islas en el Atlántico-PYCIA, de la Universidad de La Laguna y el OAMC.

La exposición se denomina ‘Lobos 1, un taller romano de púrpura’, ya que los datos arqueológicos muestran que existió un taller de producción de púrpura de época romana, fechado entre el siglo I a.C. y el I d.C.

Su instalación, más allá de los límites del Imperio Romano, cuestiona la localización que tradicionalmente se ha dado a las Islas Purpurarias en Mogador, mencionadas por el historiador clásico Plinio en relación a la expedición de Juba II a las Islas Afortunadas y sitúa al islote de Lobos como límite meridional de los intereses romanos en la fachada occidental atlántica, en relación con el aprovisionamiento y explotación de la púrpura.

Se ha seleccionado para la muestra un conjunto de materiales que comprenden cerámicas realizadas a torno (ánforas, recipientes de cocina y vajilla de mesa); piezas metálicas de bronce, hierro y plomo (anzuelos, agujas de coser redes, tachuelas, clavos, etc.) y líticas (yunques, mazos), relacionados con la labor del procesado de la púrpura.

Todo este repertorio gira en torno a un espacio central de la sala en la que se ha colocado una muestra del conchero especializado en Stramonita haemastoma, púrpura, en el que se pueden observar los patrones de fractura de estos moluscos, resultado del procesado sistemático para la obtención del glande purpurígeno del que se extraía la sustancia para obtener el tinte.

Fuente: EUROPA PRESS

27 octubre 2014 at 7:23 pm 1 comentario

Descifran el disco de Festos, la ‘Rosetta’ de la cultura minoica

  • La pieza es considerada uno de los mayores enigmas arqueológicos
  • Se trata del único que se conserva con estas características en todo el mundo antiguo
  • Sus 242 signos se han mantenido indescifrables durante más de 100 años

Disco-de-Festos

Uno de los grandes enigmas de la arqueología. El descubrimiento soñado por cualquier experto en cultura minoica cuyo significado sigue siendo eso: un sueño que no acaba de hacerse realidad, un enigma complejo que se resiste a desvelar sus códigos.

Louis Godart, haciendo referencia al halo de misterio e incertidumbre que rodea al disco de Festos, escribió: “Nadie puede descifrar un texto de tan sólo 242 signos si no posee ninguna base firme a propósito del mismo texto y del mensaje que contiene. Junto a la fascinación que ejerce, el disco, por ahora, está condenado a guardar celosamente su misterio“.

Sin embargo, Gareth Owens afirma haber resuelto parcialmente enorme enigma arqueológico. Las claves para conocer su significado habrían sido descubiertas por él (experto en lenguaje minoico) y por John Coleman (profesor de Fonética en la Universidad de Oxford). También han contado con la ayuda de Christophoros Charalambakis, (profesor de Lingüística en la Universidad de Atenas y maestro del propio Gareth Owens).

Gareth-Owens-disco-de-Festos

Gareth Owens junto al disco de Festos, en el Museo de Heraklion. Fotografía realizada por cretazine.com

Owens y Coleman creen en torno al 80% del disco de Festos puede ser leído usando valores de sonido de la Micénica Linear B -descubierto por Ventris en 1952-. Owens ha llegado a afirmar que “es lo más parecido a una Piedra de Rosetta minoica”

El siguiente paso, y el más difícil es comprender qué expresan exactamente sus símbolos, aspecto en el que continúan trabajando. Por el momento, la idea que consideran más factible es que se trate de una escritura sagrada de los minoicos, “algo así como una biblia minoica” , ya que en el disco se hace referencia en varias ocasiones a una diosa minoica, muy ligada a la figura de la maternidad.

¿Qué es el disco de Festos?

Este impresionante objeto fue hallado en 1908 en el Palacio de Festos, Creta, en un pequeño vano rectangular entre montones de cerámica. Su descubridor fue el arqueólogo italiano Luigi Pernier. Se trata de un disco plano de arcilla cocida. Un texto en espiral, visible en ambas caras, recorre su superficie desde el borde exterior hacia el centro. Doscientos cuarenta y dos signos impresos mediante cuarenta y cinco punzones diversos, que hasta el momento no habían podido ser descifrados.

Lo característico es que cada signo se inscribía por separado en la arcilla blanda mediante la utilización de tipos. Se trata del único que se conserva con estas características en todo el mundo antiguo, un hecho tan sorprendente que parte de la comunidad científica mantiene reservas sobre su autenticidad.

Palacio-de-Festos

Palacio de Festos, en Creta. Lugar donde se descubrió el disco de Festos

Después de su descubrimiento, más de un centenar de posibles traducciones del disco de Festos se han publicado, pero ninguna de ellas ha sido admitida totalmente por los expertos.

Aunque la mayor parte no duda del descubrimiento de Pernier, algunos investigadores consideran que este descubrimiento se trató de un absoluto fraude. La oposición más firme es la de Jerome M. Eisenberg, quien escribió en 2006 un tajante y minucioso artículo para la revista Minerva titulado “El disco de Festos: ¿cien años de fraude?”, en el que defendía que el disco había sido creado en el siglo XX únicamente para gloria de unos investigadores que no deberían hacerse llamar como tal.

Fuente: LIDIA GÓMEZ  |  EL MUNDO

27 octubre 2014 at 6:39 pm Deja un comentario

Una nueva hipótesis sitúa el anfiteatro de Barcino bajo Santa Maria del Pi

  • El ingeniero y arqueólogo Luis Conde publica una tesina con diversos indicios
  • Comprobar con catas si existió “no está entre las prioridades actuales” del Ayuntamiento de Barcelona

Iglesia-de-Santa-Maria-del-Pi

Iglesia de Santa Maria del Pi, en Barcelona /  Wikimedia Commons / Maria Rosa Ferre

anfiteatro-de-BarcinoEl relato académico sobre la Barcelona romana ha pasado, en apenas tres años, de no situar ningún anfiteatro en la ciudad a teorizar dos ubicaciones distintas a lado y lado del núcleo amurallado. La primera hipótesis que se hizo pública, en 2011, fue la de la historiadora Jordina Sales, que sitúa el edificio bajo la actual basílica de Santa Maria del Mar. En paralelo, el doctor en ingeniería química e historiador Luís Conde trabajaba en otra hipótesis con epicentro en la basílica de Santa Maria del Pi, aunque ha esperado a darla a conocer hasta concluir su tesina y publicarla en una revista académica.

La investigación de Conde arrancó de la observación “con ojos de ingeniero de los bloques que componen la muralla romana de Barcelona. “Son heterogéneos en forma y tamaño, aunque según el consenso académico vigente la mayoría procederían de las canteras de Montjuïc, con algunas piedras de necrópolis reaprovechadas”, analizó Conde. “¿Qué sentido tendría destruir una necrópolis para tan pocas piedras, si ya estás trayendo la mayoría de tan lejos? ¿Por qué esculpirlas tan diferentes, si las sacas tú mismo de la montaña? ¿No habían ninguna solución más económica y práctica?”, cavilaba incrédulo Conde, máxime cuando la fama de los ingenieros romanos ha llegado hasta hoy precisamente por su pragmatismo y habilidad. “Lo más lógico, a mi entender, es que la mayoría procedan de construcciones canibalizadas”, sostiene.

En una guía de Barcelona de 1855, el historiador Antoni de Bofarull recogía una tradición oral que situaba un anfiteatro romano en las cercanías de la calle Boqueria. Conde, que poseía de un ejemplar de esta guía, buscó enseguida un mapa actual de Ciutat Vella. Pronto se fijó en dos calles muy concretas del barrio Gòtic, Cardenal Casañas y Cecs de la Boqueria, cuya forma arqueada coincide al encararse y converge en Santa Maria del Pi. Con un ordenador puso a prueba la curvatura y vio que encajaba con la mitad superior de una elipse matemáticamente perfecta. “La huella del anfiteatro ha quedado fosilizada en la trama urbana de Ciutat Vella”, asegura, como sucede en otras colonias romanas, como Lucca o Florencia (Italia). Aunque ha hallado otros indicios, para Conde la prueba del algodón es la geometría. “Los ingenieros no lo podemos evitar, ¡pensamos a través de las matemáticas!”, bromea.

La insospechada forma se convirtió en su tesina final del master de Arqueología, que cursó en la UB al terminar la carrera de Historia. Luís Conde (Palma de Mallorca 1937) se pasó a las letras puras una vez jubilado, por lo que asume que muchos expertos del sector todavía le ven “como un intruso”. Sin embargo, la tesina –apoyada en una amplia recopilación de datos y argumentos– recibió el visto bueno del profesorado y también el de los responsables de la revista Pyrenae, que edita el Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología de la UB. En 2015 publicará la teoría en un libro monográfico.

Los indicios
Geometría a parte, varios indicios arqueológicos e historiográficos concordarían con la hipótesis de un anfiteatro romano frente a la puerta oeste de la ciudad antigua. Por ejemplo, la forma del ramal de la Via Augusta que llegaba a Barcino. Sabemos que baja desde Sants hacia Sant Antoni –bajo el mercado se ha hallado un tramo de calzada intacto– y recorre la calle Hospital, pero al llegar la Rambla hace un giro brusco hacia el norte para alcanzar la plaza Vila de Madrid, donde puede visitarse una necrópolis romana. “El tramo entre Rambla y Vila de Madrid es más nuevo que el resto, está fechado entre los siglos I y III dC, que es la época en la que habría existido el anfiteatro”, apunta Conde. “Y el codo del giro se ha localizado, sin poder darle una explicación clara”, añade. Su hipótesis es que, cuando llegó la moda de los anfiteatros, se construyó en la zona del Pi “porque era el único espacio libre en el promontorio donde estaba Barcino” y ello obligó a desviar la vía. “Construirlo en otro lugar hubiera sido menos práctico, por el desnivel de seis metros que rodeaba la ciudad amurallada”, razona.

El anfiteatro sólo habría durado un par de siglos, según Conde, a causa del auge de la moralidad cristiana y de los primeros ataques de los bárbaros. “En el siglo III dC muchas ciudades de las actuales España, Francia e Italia tuvieron unos sustos terribles con los anfiteatros extramuros, porque era muy peligrosos en momentos de asedio”, explica. “Los invasores podían aprovechar su altura y cercanía para atacar el interior de la ciudad, así que se modificaron murallas a toda prisa para engullirlos o simplemente se destruyeron y se usaron sus piedras para reforzar los muros”, señala. De ahí la hipótesis de Conde sobre los bloques heterogéneos en la muralla barcelonesa.

Otro ítem. Una intervención arqueológica exploratoria en la pequeña plaza que hay detrás de Santa Maria del Pi halló una hilera de tres pilares rectangulares, rodeados de una zanja. Según Conde, quedarían en la parte central del anfiteatro y podrían ser soportes de la fosa bestiaria que había bajo las arenas de los anfiteatros, donde estaban las fieras y los montajes de escenografía. La interpretación oficial, sin embargo, considera los pilares como una “cimentación” de uso indeterminado y los fecha en una época posterior, atendiéndose a la datación de la zanja. Según Conde, la zanja podría haberse construido más tarde para expoliarlos, ya que cubiertos de tierra se asemejarían a tumbas.

La tesina se apoya también en el fragmento “pequeño pero claro” de una bóveda descubierta bajo la puerta lateral de Santa María del Pi, que Conde interpreta como una de las cáveas, los túneles que sostenían las gradas del público, por la forma y porque su orientación cuadra con la elipse de la trama urbana. No obstante, el hallazgo de la cavidad no recibió gran repercusión ni una interpretación clara, “porque el sondeo se hacía para ver si estaban seguros los cimientos de la iglesia, sin buscar nada romano”.

Santa Eulàlia tiene la clave
También encontraron, incorporado a los cimientos del Pi, “un posible altar que ahora está expuesto junto a las columnas del Templo de August“: “Es una piedra con un agujero, en la que se depositarían las reliquias de un santo”. Conde sostiene que es anterior a la iglesia del Pi y que pudo servir para dar culto a Santa Eulàlia, la niña mártir que según la leyenda fue torturada por no renunciar a su fe cristiana y que aún hoy es copatrona de la ciudad. Alrededor de la plaza del Pi, el historiador e ingeniero ha contado hasta 17 topónimos que harían referencia a la santa: Arc de Santa Eulàlia, calle La Palma –la representación cristiana del martirio–, Baixada de Santa Eulàlia… Algunos perviven y otros cambiaron de nombre con los siglos o se perdieron, como la calle de la Boqueria –antes llamada de Santa Eulàlia–, la Puerta de Santa Eulàlia en la muralla antigua –en el Pla de la Boqueria– o la plaza Arenaria –entre las calle Ferran y Boquería, que “se edificó tras las persecuciones a los judíos del Call”–.

Y es que la pequeña Eulàlia es fundamental para ubicar el edificio. Según la tradición, sus restos fueron enterrados en el anfiteatro de Barcino, donde recibió martirio y sobre los que se erigió una primera iglesia. La llamaron ‘de Santa Eulàlia’ –no se ha localizado nunca– pero con los siglos pasó a llamarse ‘de Santa María’. Según consta en documentos eclesiásticos, en el año 878 el obispo Frodoino habría hallado los restos bajo una iglesia llamada Santa Maria de las Arenas y los habría trasladado solemnemente hasta la Catedral, donde hoy reposan.

Y ahí empieza el debate. ¿Aquella Santa Maria de las Arenas corresponde a la actual basílica del Mar o a la del Pi? Para Jordina Sales, la de las Arenas es la marítima que hoy tenemos en el Born, que ya se había asociado a este nombre por las arenas del mar y bajo la que se halló una necrópolis en los años 70. Para Conde, la de las Arenas es la del Pi, porque “en el siglo VII el obispado había convertido la pequeña iglesia de la mártir en un monasterio benedictino y sólo alrededor del Pi había los campos necesarios para cumplir con el Ora et labora“. “Pero no quiero polemizar con Jordina Sales, sólo expongo mi hipótesis”, avisa Conde, que ha estudiado el trabajo de la historiadora. “Aunque el anfiteatro no estuviera en Pi, hubo algo elíptico que dejó esta huella tan particular en el trazado de las calles”, resume.

Buscar el anfiteatro “no es prioritario”
El Institut de Cultura de Barcelona, de quien depende el Servicio de Arqueología de la ciudad, reconoce que está al corriente de la hipótesis de Luís Conde –que la explicó personalmente a Carme Miró, directora del servicio, y a Joan Roca, director del MUHBA– pero rehúsa valorarla o tomar partido por alguna de las dos ubicaciones propuestas. Avisa que “la única forma de comprobarla es realizar catas”, pero que “no está entre las prioridades actuales del Servicio de Arqueología” intervenir en la zona de Santa Maria del Pi ni en la de Santa Maria del Mar.

Actualmente el Pla Barcino concentra sus esfuerzos en la muralla, la domus de la calle Avinyó, el acueducto a su paso por Sant Andreu, el subsuelo de la Plaça del Rei y la basílica de Sant Just i Pastor, además de la villa romana de La Sagrera. Carme Miró, responsable del Servicio de Arqueología, también ha declinado pronunciarse sobre la validez de las dos hipótesis por no conocerlas suficientemente.

Conde atribuye el silencio municipal a problemas presupuestarios, pero asegura que tiene la conciencia muy tranquila: “Creo haber hecho lo suficiente para que esta teoría quede en la memoria de la gente que en el futuro participará en la investigación arqueológica en la ciudad”. “He dado mucho la tabarra, así que si un día excavan por la zona y encuentran algo, ¡ya se acordarán de mí, ya!”, se ríe. Hasta ese día, la existencia y ubicación exacta del anfiteatro de Barcino continuará siendo un misterio. Uno más de los muchos que aún quedan por desvelar sobre Barcino.

Fuente: MERITXELL M. PAUNÉ  |  LA VANGUARDIA

27 octubre 2014 at 2:21 pm 1 comentario

Entradas antiguas


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

octubre 2014
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.639 seguidores