El puzzle romano de Cartagena

5 agosto 2012 at 8:28 am Deja un comentario

Rostros de mujer, flores y pájaros en las pinturas de un edificio de comerciantes romanos

El Ministerio de Cultura financia este proyecto, que durará doce meses, con 305.000 euros

Detalle del rostro de una mujer en una de las pinturas del Molinete

Las pinturas, divididas en tres grandes paneles, pertenecen a los siglos I y II después de Cristo. El proyecto de restauración comenzó hace pocas semanas, cuando los restos de los murales fueron envueltos en gasas y unidos con material adhesivo para transportarlos. Tras la mudanza a una nave del polígono industrial Cabezo Beaza, propiedad del Ayuntamiento, los restauradores se encargaron de limpiarlos.

El lugar de origen de estos murales es una sala del edificio del atrio del Molinete. Éste recibe su nombre porque las habitaciones están dispuestas en torno a un pequeño patio con columnas y un pozo. «En este edificio, los comerciantes romanos celebraban banquetes en honor a una divinidad, posiblemente a la diosa Isis o el dios Serapis», cuenta la arqueóloga codirectora de la excavación del año 2008, María José Madrid.

El edificio del atrio está compuesto por varias salas «diáfanas y con mucho carácter romano», explica la especialista, porque existían varias partes porticadas y todas las habitaciones, con muros pintados, estaban comunicadas. A finales del siglo III después de Cristo, cuando la ciudad sufrió una fuerte crisis económica, cambió el uso de estas salas, que se convirtieron en improvisadas viviendas y talleres.

Un dintel casi intacto

Las pinturas representan ‘máscaras lunares’, un dibujo esquemático parecido a una guirnalda que alterna imágenes vegetales con un instrumento llamado sistro (de sonido similar a los cascabeles), pequeños rostros femeninos e incluso pájaros.

En estos paneles, «la pintura se encuentra bastante bien conservada porque se pintó sobre una fina base de cal aún reciente, según la técnica llamada ‘pintura al fresco’» asegura el responsable del grupo de restauración, Fede Petri Sancha Saarinen durante una visita de ‘La Verdad’ para conocer el trabajo.

La mayor parte de las piezas ya han sido liberadas de las gasas y el adhesivo. Sin embargo, aún queda una placa de mural engasada en una mesa del fondo de la sala. Tiene aproximadamente un metro y medio de ancho por dos metros de largo y forma parte de la decoración superior del dintel de una puerta. Por el momento, el equipo no ha empezado a trabajar con ella y ésta se mantiene casi intacta sobre una capa de espuma de poliuretano para que no se estropee.

El trabajo del equipo, formado por cinco especialistas en restauración de material arqueológico, no se limita a la limpieza de los fragmentos. En muchas ocasiones ni siquiera es necesario que utilicen productos especiales, únicamente unas brochas para quitarles la tierra. Sin embargo, las piezas deben unirse, como si se tratara de un puzle, para mantener la estructura original que permita conservarlas y exponerlas al público.

El proceso de restauración transcurre con calma por la cantidad de fragmentos, de apenas unos milímetros, que se han encontrado. Éstos permanecen sobre una superficie de arena en las siete mesas de trabajo de la sala de restauración.

Frente a la fragilidad de las piezas, los restauradores muestran profesionalidad y entusiasmo, son conscientes del valor histórico y artístico de la obra que unen con sus manos. «Para encajar cada pieza nos fijamos en el corte que tiene, en el diseño y también en la parte de atrás, por si tiene marcas o alteraciones en la superficie, para guiarnos por ellas», cuenta Sancha Saarinen mientras sujeta un pequeño fragmento coloreado.

Los restauradores siempre respetan el original y, después de tratarlo, rebajan el nivel del mortero (la parte trasera no visible del mural) cuando es muy grueso, para que sea menos pesado, y aplican una capa uniforme de arena y cal para facilitar la colocación de un soporte y transportarlo.

La capa que se añade por detrás suele tener un color similar al de la pintura. Sin embargo, «en las piezas arqueológicas debe apreciarse el paso del tiempo, así que el ciudadano tiene que ser capaz de distinguir el fragmento original del añadido por nosotros», asegura Sancha, de la empresa madrileña In Situ, adjudicataria del proyecto.

Una vez que las placas de pintura estén restauradas, se colocarán de nuevo en los muros de donde se desprendieron para que los visitantes puedan apreciarlas en su entorno original.

Rayos ultravioleta

Para dejar constancia del trabajo realizado durante la restauración, los técnicos documentan todo el proceso con fotografías, un diario y un informe de los materiales y las técnicas empleadas.

Cuando la restauración ha terminado, se tratan los restos con un protector de rayos ultravioleta y, aunque se puedan visitar en el futuro, deben estar siempre cubiertos. «Los materiales que utilizamos envejecen a los 10 o 15 años aproximadamente, pero las piezas deberán tener un mantenimiento continuo, porque de lo contrario se echaría a perder la restauración», indica el responsable del grupo.

La conservación de los restos arqueológicos es fundamental para que no se estropeen con el paso del tiempo o por la acción de elementos naturales como el agua, el agente más dañino. El cuidado incluye comprobar el mortero, limpiar el polvo y seguir el mismo tratamiento que previamente se les dio a las piezas.

Finalmente, Sancha destaca la importancia de que los ciudadanos conozcan y entiendan el complicado proceso de meses o incluso años que se dedica a la excavación y restauración de los restos arqueológicos. Éstos son necesarios para la preservación del patrimonio de la ciudad y su posterior exhibición al público.

El proyecto de restauración de las pinturas murales tiene una duración aproximada de doce meses y está financiado por el Ministerio de Cultura con un presupuesto aproximado de 305.000 euros. Forma parte de uno más grande: el del Molinete.

La excavación del conjunto arqueológico, situado en el casco histórico de la ciudad, está en una zona muy degradada durante los últimos 30 años. Hasta el momento se han excavado y musealizado las termas y el edificio del atrio, únicamente una manzana del barrio del foro romano, y aunque existe un proyecto para recuperar el resto de las ruinas, los arqueólogos todavía no han encontrado financiación para llevarlo a cabo.

Las zonas excavadas y restauradas contaron con financiación de la Consejería de Cultura y Turismo de la Región de Murcia para la excavación, la cubierta y la posterior adaptación museográfica.

El parque arqueológico, de unos 26.000 metros cuadrados, en el que se situaban estas pinturas, maravilla a arqueólogos y visitantes por la cantidad de ruinas encontradas y el buen estado en el que se conservan. Si han permanecido en tan buenas condiciones es «porque, hacia el comienzo del siglo IV después de Cristo, hubo un incendio que provocó un derrumbamiento de la segunda planta», aclara Madrid. De esta forma se mantuvo totalmente cubierta y protegida del paso del tiempo la planta baja que puede visitarse hoy en día.

El Ara Pacis de Carthago

Además de las pinturas rescatadas, también se encontraron un centenar de instrumentos de la vida cotidiana y otros elementos decorativos. Expuestos desde el año pasado, primero se instalaron en la Casa Consistorial y el Museo Romano y posteriormente en el Museo Arqueológico de Murcia. En la actualidad se encuentran en la exposición ‘Arx Asdrubalis, La ciudad reencontrada’, en el Museo Arqueológico de Cartagena.

Entre las piezas de la muestra, consideradas las más representativas de las excavaciones, se encuentra el cuerno de la abundancia, de mármol blanco y similar al Ara Pacis. «Fue posiblemente un regalo de Roma para la apertura de las termas», cuenta la arqueóloga.

También se pueden ver capiteles jónicos y corintios, esculturas, decoración pictórica y marmórea, ánforas, pinturas, monedas y cerámicas que se utilizaban en la vida cotidiana.

Fuente: La Verdad     05/08/2012

About these ads

Entry filed under: ancient rome, arqueología, arte, pintura, yacimientos arqueológicos. Tags: , , , , , .

Volabo Hallan en fondos arqueológicos de Vélez-Málaga un ánfora romana del siglo I con vino de la época

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

agosto 2012
L M X J V S D
« jul   sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.390 seguidores

%d personas les gusta esto: