Nerón, el tirano que dejó su nombre en la historia olímpica

16 mayo 2012 at 8:01 pm 1 comentario

En la Olimpiada del año 67 d.C. obtuvo nada menos que 1.808 coronas de olivo

Deportistas profesionales, amateurs, estrellas de cine, activistas, dictadores, héroes mitológicos, monarcas y emperadores. Todo ese amplio crisol de personalidades forma parte del universo histórico de los Olímpicos, principalmente cuando en el repaso se incluyen a los Juegos de la antigüedad, una etapa olvidada y que pierde significado en comparación con la actual pero que atesora hechos aún hoy sorprendentes.

Uno de esos capítulos, quizá no tan difundido por las características del protagonista, revela que Nero Claudius Cæsar Augustus Germanicus, más conocido como “Nerón”, podría cargar con el honor de ser el competidor más laureado desde el nacimiento de los Juegos. Durante su participación en los Juegos del año 67 d. C., uno de los tiranos más impopulares de la humanidad se adjudicó 1808 coronas de olivo ¿el equivalente a una medalla-, un récord tan discutible como imposible de igualar.

Si actualmente formar parte de los Juegos Olímpicos está asociado al privilegio de participar de la elite del deporte, en la antigüedad era sinónimo de gloria. Convertida Grecia en provincia de Roma, la ciudad de Olimpia era vista por los mandatarios romanos como el sitio ideal para ratificar su supremacía sobre el país al que habían derrotado.

No obstante, no era solo este concepto y sus aires caprichosos los que llevaron a Nerón a participar en los Juegos. Según se desprende del Diccionario del Mundo Clásico, de Simon Hornblower y Tony Spawforth, desde varios años antes de su presencia en Olimpia, Nerón ya mostraba su encanto por el atletismo griego, en tanto que su anhelo era “eliminar de Roma la afición por los espectáculos de gladiadores y favorecer otro tipo de entretenimientos más nobles”. Así, cantó y tocó la cítara en unos juegos privados del 59 d. C. organizados para celebrar su primer afeitado de barba, mientras que un año después introdujo unas juegos públicos similares a los helénicos. Siguiendo con su plan, en el 61 d. C. inauguró un gimnasio y hasta distribuyó aceite entre los participantes de forma gratuita.

Ya en las Olimpíadas del 67, Nerón se trazó una meta que contrariaba la idea que siglos después eternizaría el Barón Pierre de Coubertin con aquello de que lo importante “es participar”. Según señala Luciano Wernicke en su libro Historias insólitas de los Juegos Olímpicos, el único objetivo del emperador era ganar, y a cualquier precio.

El tirano se inscribió en una carrera de cuadrigas, pruebas en las que se enfrentaban carros tirados por caballos. De acuerdo con Wernicke, Nerón sobornó a sus rivales para que fueran desertando a medida que se extendiera la competencia. Otra versión sostiene que el reglamento de la carrera establecía que se debía correr con cuatro animales y que el romano se presentó con 10, generando la indignación y el retiro de todos los competidores.

En el punto en el que sí todos confluyen es que Nerón obtuvo un solitario triunfo que, incluso, estuvo a punto de escaparse de sus manos producto de una caída en una curva. Peor aún, este accidente lo dejó mal herido y casi le cuesta la vida.

El paso de Nerón por los Juegos también incluyó, entre otros, su participación en cuadriga de potros, tiro de potros de a diez, heraldos, tragedia y cítara, concursos de canto y de declamación. En todos esos casos y otros tantos, la corona de campeón terminó adornando su cabeza, una “hazaña” que le permitió regresar a Roma para exhibirlas ante su pueblo.

La gloria, sin embargo, sería muy efímera. Un año después de su demostración en Olimpia, serios conflictos políticos terminaron con el Senado declarando al tirano como enemigo público. Tal determinación provocó la huida de Nerón, quien refugiado en una villa decidió quitarse la vida. Y allí, entre lamentos, habría dicho: “¡Qué artista desaparece conmigo!”.

Fuente: Terra Perú

About these ads

Entry filed under: ancient rome, cultura clásica, Olimpiadas. Tags: , , , , , , , .

Píndaro, Homero y Carlos Fuentes La antorcha olímpica sale rumbo a Londres desde el Partenón

1 Comentario Add your own

  • 1. El Observatorio del Nautilus  |  17 mayo 2012 en 9:21 am

    Desde que se perdió en el mar el mecanismo de Anticitera esto de las Olimpíadas ya no es lo mismo. Se perdió su carácter sagrado y tanto las fechas como los premios se tomaron a la ligera. La cólera de los dioses del Olimpo aún resuena!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


logoblog2.gif
Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

FriendFeed

View my FriendFeed

Reunificación de los Mármoles del Partenón

"Hacemos un llamamiento a todos aquellos que en el mundo creen en los valores e ideas que surgieron a los pies de la Acrópolis a fin de unir nuestros esfuerzos para traer a casa los Mármoles del Partenón". Antonis Samaras, Ministro de Cultura de Grecia

Tempestas

CALENDARIO

mayo 2012
L M X J V S D
« abr   jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
adultfreindfinder contadores para web Noticias sites

Archivos

RSS Elementos compartidos

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Inscriptio electronica

Amici Chironis

Apasionados del mundo clásico

Suscríbete a esta fuente


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.667 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: